WhatsApp widget
SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

Angela Ivonne Padilla García • Estudiante del Bachillerato en Higiene y Salud Comunitaria UNIVA Guadalajara

 

Para mí un amigo de verdad no es aquel que dura para siempre (que también puede ser), sino el que estuvo para ti cuando lo necesitaste, que supo apoyarte y ayudarte a seguir adelante, es quien te ayudó a crecer como persona y no a decrecer como tal, aquel que, aunque no duró mucho fue el mejor mientras estuvo, es el amigo que algún día recordarás, al cual le agradecerás lo que hizo por ti y olvidarás lo que hizo para perderte.

Pero, no nos centremos en mi definición. Según el diccionario de la Real Academia Española, un amigo es “una persona con la que se tiene una relación afectiva cercana, construida sobre la base de la confianza, el cariño y el respeto”, pero mucha gente puede decir ser tu amiga, aunque no todos lo son en verdad, ya que las características de uno son: aquel que te escucha, hace críticas constructivas y no destructivas, no te dejará de apoyar por una simple discusión, se preocupa por ti en todo momento, se alegra por tus logros, es sincero y te acepta como eres, o sea, que no te pide que cambies. Como dijo Gabriela Mistral, “Decir amistad es decir entendimiento cabal, confianza rápida y larga memoria, es decir, fidelidad”.

Un error que cometemos muchos -y que tengo que aceptar también he cometido yo- es el considerar a cualquiera un amigo, tal vez simplemente por ser una persona cercana con la que convivimos mucho, sin embargo, muchas veces se disfrazan de amigos para al final dejar ver que no son más que simples conocidos.

Todos, o la mayoría, hemos querido algún día envejecer y tener a nuestros amigos todavía a nuestro lado y, aunque sería algo muy bonito, no solo hay que centrarnos en la cantidad de años que pasemos con esa amistad, sino la calidad de la misma, porque al final es lo mismo tener miles de amigos falsos a no tener ninguno. Por eso concuerdo con Eduardo Galeano en que, “Según decía Carlos Fonseca Amador, amigo es el que critica de frente y elogia por la espalda. Y según dice la experiencia, el amigo de verdad es amigo en las cuatro estaciones. Los otros son amigos del verano, nomás”.

 

 

La confianza es darle a alguien el poder para destruirte

¿Y por qué se la daría? Porque sabes que no lo hará.

Anónimo

 

Dejar un comentario.