SEDES
Ags Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Unadis Biblioteca

English Assistance

A un año del confinamiento y ¿La salud mental?

Dr. Efraín López Molina • Coordinador Académico de la Licenciatura en Psicología y docente UNIVA

 

A un año del confinamiento en México por la pandemia del COVID-19 en todo el mundo, la pregunta es ¿Y la salud mental? Esta es una pregunta que podemos dirigir a cada uno de nosotros, a nuestros amigos, colegas, familiares y sobrevivientes del Sars-Covid-2.

La salud mental es tan importante para la vida porque nos provee de elementos e insumos importantes para tomar decisiones, comportarnos y para disfrutar la vida, que es el propósito de cualquier ser humano, pero cuando perdemos la salud mental o parte de ella, esto se vuelve un suplicio para la persona, sus familias y la sociedad en sí.

Este último año lo hemos pasado en convivencia con el virus y como era de esperarse, esto vino a traer estragos respecto a la salud mental; lo primero que sentimos fue la resistencia, nos rehusábamos a resguardarnos y protegernos (es más, aún algunos seguimos resistiéndonos), después apareció la ira, manifestándose con la agresión a los demás y a hasta hacia nosotros mismos, recordarán las brutales manifestaciones a enfermeras y médicos a quienes les aventaban cloro con la intensión de “purificarlos para no contagiarnos”, por mencionar algún ejemplo, pero en el fondo teníamos y posiblemente seguimos teniendo miedo… un miedo que se fue transformando después en ansiedades, angustias y depresiones.

La pandemia trajo en términos de salud mental un incremento de enfermedades mentales y de factores de riesgo psicosociales como lo son: estrés, cansancio mental, burnout y violencia. Y en términos de psicopatologías se manifestaron con mayor fuerza las depresiones, ansiedades, las alteraciones en los comportamientos alimentarios y se agudizaron las adicciones, en particular hacia el alcohol y tabaco.

Las personas hemos experimentado una serie de cambios tanto en nuestros cuerpos como en nuestra psique, y ¿la salud mental está relacionada con la física? la respuesta es sí; indudablemente existe una relación entre el cuerpo y la mente. Si no cuidamos de nuestro cuerpo tendremos alteraciones en nuestra psique y si no cuidamos de nuestra psique nuestro cuerpo empezará a manifestarse. Una de las principales alteraciones que posiblemente hayamos experimentado es el insomnio y hoy, en la actualidad sabemos que si tienes un “buen sueño” es decir, si duermes de “corridito” aproximadamente 7 u 8 horas diarias, seguramente tus sistemas psicológicos te lo agradecerán y tendrás una buena base psicológica para afrontar la vida.

Por lo que los profesionales de la salud mental seguimos insistiendo en lo siguiente:

El ejercicio físico es una de las mejores estrategias para tener una buena salud mental, se recomienda que por lo menos caminemos de manera vigorosa unos 30 minutos por día, pero seguramente, muchos de los que nos lees podrían también andar en bicicleta, correr, entre muchas otras actividades.

Desconéctate, aunque parece una contradicción en estos tiempos, a lo que nos referimos es a estar consciente del tiempo que pasas frente a las pantallas, en los últimos años hemos tenido un abuso en la permanencia frente a estas y hoy sabemos que es importante darnos un descanso, porque las pantallas nos exponen a un sobre-trabajo mental.

Fomenta y alimenta tu red social y familiar. Una cosa es que tengamos que mantener un distanciamiento social, pero necesitamos fomentar nuestros lazos de amistad y familiares, busca la manera de alimentarte de tus amigos y de tu familia, siempre cuidándote y cuidando a los demás.

En estudios sobre la felicidad, se ha encontrado que las personas que tienen una buena vecindad son más felices en comparación de quien no, por lo tanto, fomentemos una buena relación con nuestros vecinos.

Establece límites. Una de las cosas que nos fue sucediendo con el trabajo de home office, fue que perdimos límites y de repente, estábamos trabajando en todo momento y todos los días; parte de tu salud mental depende de decir no y decidir cuándo parar.

Alimentación sana, una de las mejores cosas para obtener una buena salud mental es tener una adecuada nutrición, los nutriólogos dicen: “somos lo que comemos”, si lo necesitas acude con un nutriólogo, ellos son unos buenos aliados de la salud mental.

Procura un sueño reparador, es decir, dormir unas 7 u 8 horas diarias, en caso de que no lo estés consiguiendo acude con el médico para solucionarlo de inmediato. Aunque hay muchos remedios para este asunto considera la visita al profesional de la salud.

Busca la intercepción, es decir esta capacidad de introspección, viaje al interior de tu ser y hazle caso; “las corazonadas” existen.

Trabaja y hazlo con entusiasmo, no importa si te apetece, Dalí decía: que la inspiración te tome trabajando, lo mismo aplica con las motivaciones, las antecede el comportamiento, además el tener y sostener un trabajo (y todo lo que esto implica) es un buen síntoma de salud mental.

Busca ayuda; si consideras que necesitas ir con un psicólogo, acude lo más pronto posible, los psicólogos tienen muchas técnicas para mejorar tu salud mental.

Asistir con el psiquiatra no es para locos, ya dejemos atrás este mito, en ocasiones por circunstancias de la vida puede que necesites medicamento para salir adelante.

Por último, sigue cuidándote, toma en cuenta las recomendaciones de la autoridad sanitaria, de nada sirven estos esfuerzos si perdemos la vida o la de nuestros seres queridos.

Dejar un comentario.