SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Unadis Biblioteca

English Assistance

Adolescentes infractores olvidados por la justicia

Dra. Lucía Almaraz Cázarez • Docente UNIVA Ciencias Sociales y Humanidades

 

Poco o nada se habla últimamente de los adolescentes que delinquen, y eso particularmente es porque nos hemos olvidado de ellos, a pesar de que cada vez más menores de edad se ven involucrados en actos delictivos, la pregunta a responder es: ¿a nivel institucional cómo se atiende a los adolescentes involucrados en la comisión un delito?

En México el Sistema Justicia Integral para Adolescentes, surge a través de la Ley Nacional del Sistema Integral de Justicia Penal para Adolescentes, la cual fue publicada en 2016, esta ley aplica a quienes se les atribuya la comisión de un delito y tenga entre 12 años cumplidos y menos de 18 años, el objetivo de esta legislación es garantizar los derechos humanos de los adolescentes a quienes se les impute o sean responsables de un delito.

De acuerdo con el informe especial sobre los adolescentes y el sistema penal, Jalisco se encontraba en el 2018 en el tercer lugar de población de adolescentes internos en alguno de los tres centros destinados para ellos. En ese año Jalisco contaba con 271 adolescentes internados, 260 hombres y 11 mujeres, con una reincidencia del 40%.

Según el informe especial de la CNDH denominado “Adolescentes: vulnerabilidad y violencia”, existen condiciones de vulnerabilidad que precedieron a la comisión del delito de las que destacan:

68% antes de ser privados de su libertad, consumía alcohol y drogas.

62% padres separados

60% uno o varios familiares han estado en prisión.

89% de las y los adolescentes habían trabajado antes de ser privados de su libertad, siempre en condiciones precarias y con bajos sueldos.

 

Otros hallazgos una vez que el adolescente fue acusado de cometer un delito e ingresaron a las instituciones de justicia:

57% dijo haber sufrido malos tratos o tortura por parte de la policía o la autoridad que lo detuvo

31% señaló que en su casa faltaba con frecuencia comida.

69% de los adolescentes refirió que las autoridades que los detuvieron no les informaron sobre sus derechos.

 

Los delitos que con mayor recurrencia cometen los adolescentes son: el homicidio, robo con violencia, secuestro, violación y parricidio.

 

Lo que debemos comenzar a observar como sociedad son los siguientes aspectos:

Las instituciones de internamiento carecen de los medios, la orientación, los profesionistas especializados, los programas idóneos que estos adolescentes requieren.

Se carece de la voluntad política para dotar a estos centros de los medios indispensables que requieren para cumplir con sus objetivos. Ello deja en claro el poco interés que, los responsables de las políticas de seguridad y de justicia, asignan a que las y los adolescentes puedan superar esta condición.

Se deben implementar medidas tendientes a evitar que los miembros de los cuerpos policiales o de investigación, inflijan malos tratos, a las y los adolescentes presuntamente infractores.

La “mano dura” ha fracasado en los intentos de pacificar al país bajo el enfoque (puramente represivo) frente a la violencia juvenil existente.

Lo que ha funcionado en otros países es atenderlos desde un enfoque integral a los adolescentes infractores, asumiendo que estamos ante un fenómeno complejo, tratando de incidir en la cultura ciudadana de la prevención.

 

Dejar un comentario.

Leave us your information to get in touch with you