SEDES
Aguascalientes Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Unadis Biblioteca

English Assistance

Mtro. Ángel Gabriel Orihuela Escobedo Docente Ciencias de la Comunicación, Lenguajes y Multimedia

 

La convocatoria hecha por los grupos feministas para realizar el paro de actividades el 9 de marzo tomó tal fuerza que los empresarios en México calcularon un costo económico de 26 mil millones de pesos.

Esa cantidad es casi tres veces lo que el gobierno de Jalisco afirma que invertirá en construir el Peribús, y es apenas menor al fondo que los diputados proponen para que México le haga frente al Covid-19.

Ante este pronóstico de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, otros organismos empresariales respondieron con rapidez y se sumaron en apoyo a esta iniciativa.

Por ejemplo, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) recomendó permitir la ausencia de las mujeres durante el 9 de marzo, manteniendo goce de sueldo y sin ninguna repercusión.

Pero este presunto apoyo vino con una nota al pie: el sindicato patronal aconsejó a las empresas que no puedas operar sin mujeres que “permitan” que sus trabajadoras se unan al paro mediante el uso del color morado en sus prendas de vestir durante este día. Además, podrían promover alguna plática, taller o acto conmemorativo en el centro de trabajo.

El Consejo Coordinador Empresarial confió también en que las empresas fueran empáticas con las mujeres que hayan decidido participar en el movimiento.

En el estado, la Coparmex local, el Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco y la Cámara de Comercio de Guadalajara tuvieron posturas similares.

Ahora bien, habría que cuestionar la idea de que las mujeres necesitan permiso para manifestarse por la defensa de sus derechos.

Además, valdría la pena profundizar un poco sobre la responsabilidad de las empresas en la violencia de género. Por ejemplo, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, casi la mitad de las mujeres de 15 años y más han vivido al menos un incidente de violencia. De ellas, más de una quinta parte reportó violencia laboral, que suele ser emocional o sexual.

Al acoso, la discriminación, los exámenes ilegales de embarazo y los códigos de vestimenta desiguales para mujeres y varones, hay que sumar, por supuesto, la brecha salarial.

Según la Organización Internacional del Trabajo, los hombres en México ganan, en promedio, 15.6 por ciento más que las mujeres. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos señala que esta brecha en el país es superior a la media de este club de naciones ricas.

Y, de acuerdo con un reporte del Foro Económico Mundial, la humanidad tardará 100 años en cerrar la brecha de género.

Así que ojalá el discurso empresarial no quede tan sólo en palabras y se atiendan las consignas del movimiento feminista, tal y como lo expresó la propia Coparmex: “expresamos nuestro compromiso para atender nuestra responsabilidad en la empresa. El reclamo y la exigencia que, a través del silencio, se escuchó más fuerte que nunca durante el Paro Nacional #UnDíaSinMujeres #UnDíaSinNosotras…, es un llamado urgente al que todos, como sociedad, debemos atender”.

Que sea de verdad.

Dejar un comentario.

Leave us your information to get in touch with you