SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

San Juan de Dios y San Camilo de Lellis: Patronos de los enfermos y de los hospitales

Por 1 abril, 2019noviembre 28th, 2019Lideres de opinión, Voces UNIVA

Dr. Enrique Fernández Valadez, Profesor de Cardiología. Departamento de Medicina • Plantel Guadalajara

 

 

El 8 de marzo de 1495 nació en Casarrubios del Monte, un pueblo de Toledo, España, Juan Ciudad Duarte, aunque algunos mencionan que nació en Montemor, Portugal. Era hijo de una numerosa familia de judíos dedicados al pastoreo. Su madre murió siendo él todavía muy joven. Obviamente fue pastor y más tarde, a los 28 años de edad se enroló en el ejército de Carlos V y participó en varias batallas. Después se dedicó a vender libros y estampas religiosas.

Recorrió Sevilla, Gibraltar, Ceuta y se asentó finalmente en Granada. Se dice que en una ocasión a los 40 años de edad, mientras estaba en Granada, asistió a una prédica del padre San Juan de Ávila y se impresionó a tal grado que se arrodilló y comenzó a gritar: “Misericordia Señor, que soy un gran pecador”, después de lo cual se confesó con San Juan de Ávila y se autoimpuso como penitencia fingir como loco para recibir un trato con humildad, rechazo y maltrato, incluso llegó a estar internado en un asilo para locos, el Hospital Real granadino donde lo maltrataban y lo golpeaban como se acostumbraba hacer en esa época con los enfermos dementes. La estancia de San Juan en el asilo fue muy importante ya que comprendió el gran error de la forma en la que se trataba en esa época a los enfermos mentales, y fue lo que lo motivó a ayudarlos, tanto así que alquiló una casa vieja en Granada donde recibía a cualquier enfermo, mendigo, loco, anciano, huérfano o desamparado. La mantenía pidiendo limosna en las calles.

Si bien es verdad que no era médico ni sabía medicina, obtenía más éxitos en el tratamiento de esas personas que cualquier médico. Estableció las bases de un nuevo concepto de atención sanitario al tratar a las personas enfermas desde un enfoque integral y con el máximo respeto por su dignidad. Enseñó que primero hay que curarles el alma con amor y buenos tratos, si se quiere obtener la curación del cuerpo. Su determinación y voluntad, pero muy especialmente su carisma, le permitió reunir una buena cantidad de voluntarios con los cuales fundó lo que sería más tarde la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (Ordo Hospitalarius Sancti Ioannis de Deo: OHSJD). En Granada se hizo popular el grito nocturno de Juan por las calles de Granada “¡Haced el bien hermanos, para vuestro bien!”. Fue entonces que el obispo lo llamó Juan de Dios. Un día su hospital se quemó y durante el incendio, sin pensar en sí mismo, entró en más de una ocasión para sacar a los enfermos, así logro salvar la vida de todos sus pacientes.

Finalmente después de haber trabajado incansablemente durante 10 años en su hospital, murió el 8 de marzo de 1550 (el mismo día que nació, pero 55 años más tarde, cerrando así un ciclo). El Papa Alejandro VIII lo canonizó en 1690. Es patrono de los que trabajan en hospitales y de los que propagan libros religiosos. La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, orden mendicante católica, es una de las mayores organizaciones internacionales de cooperación sin ánimo de lucro en el mundo. En la actualidad la Orden está presente en 53 países con 1500 hermanos, unos 40000 colaboradores y más de 20 millones de beneficiarios.

El correo de El Vaticano emitió el 12 de junio de 1986 una serie de tres estampillas dedicadas al centenario de la proclamación de San Camilo de Lellis y de San Juan de Dios como los Santos Patronos de los Hospitales y de los Enfermos, las tres con diseño de Antonio Ciaburro. En la primera se observa a San Camilo de Lellis cargando a uno de los enfermos durante la inundación producida por el Río Tíber en 1598, basado en la pintura hecha en 1745 por el francés Pierre Hubert Subleyras. En la segunda se puede apreciar a San Juan de Dios salvando a los enfermos del incendio del Hospital Real de Granada, tomado de la obra del pintor granadino Manuel Gómez-Moreno González de 1880.

En la tercera, con un valor facial de 2000 liras vaticanas, se muestra al Papa Juan Pablo II confortando a un enfermo. Además se observan los escudos o símbolos de cada una de las órdenes hospitalarias, la Cruz Roja de los Camilianos (Siervos de los enfermos) en la esquina superior izquierda y la Cruz con la granada (“Juan de Dios, Granada será tu cruz”) de los Juaninos en la esquina superior derecha. El Estado de la Ciudad del Vaticano es miembro de la Unión Postal Universal desde el 1 de junio de 1929.

La cuarta estampilla con valor facial de 1 peseta fue emitida por España y se imprimió por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre el día 8 de marzo de 1950, con motivo del IV Centenario de la muerte de San Juan de Dios.

Se sabe que en abril de 1596 llegaron al puerto de Cartagena de Indias, Colombia, los primeros Hospitalarios donde se hicieron cargo del Hospital de San Sebastián. En febrero de 1586 en la entonces Nueva España se fundó un hospital que ha sido llamado de diferentes maneras, primero Nuestra Señora de los Desamparados con su templo adjunto, la iglesia de San Juan de Dios (que posee una hermosa portada abocinada) en la plaza de la Vera Cruz que se encuentra frente a la Alameda, y en 1604 la orden de San Juan de Dios comenzó a hacerse cargo del mismo por lo cual resulta lógico que el hospital cambiara su nombre por el de Hospital de San Juan de Dios, después Morelos y finalmente el Hospital de la Mujer.

Al suprimirse las órdenes hospitalarias por decreto de las cortes españolas el año 1821, los religiosos se vieron obligados a abandonar la institución, misma de la que se hicieron cargo después de la Independencia las Hermanas de la Caridad. Años después, en tiempos del segundo Imperio Mexicano, Maximiliano decretó que el hospital se dedicara a la atención de las prostitutas enfermas. El templo aún permanece abierto al culto y el hospital estuvo abandonado varios años hasta que el edificio se rescató para albergar desde 1981   el soberbio Museo de Artes Aplicadas Franz Mayer. En nuestra ciudad y en el mes de abril de 1551, el Obispo Don Pedro Gómez Maraver fundó una pequeña capilla llamada de la Vera Cruz y un pequeño hospital, y el 11 de junio de 1606, los religiosos Juaninos se hicieron cargo del hospital general adjunto y un siglo más tarde, el 3 de marzo de 1726, se inició la construcción del actual templo de San Juan de Dios terminándose hasta 1750, iglesia que se encuentra en el cruce de la Calzada Independencia y la Avenida Javier Mina.

El 25 de mayo del año de 1550 nació en la región de los Abruzos, Italia, Camilo de Lellis, fundador de los Siervos de los Enfermos. Quedó huérfano de madre a los 13 años de edad, en su adolescencia fue un ludópata que se entregó al juego de las cartas y más tarde siguió la misma carrera militar que su padre, hasta que después de resultar herido en una batalla, trabajó como enfermero. Poco después regresó al ejército y llevó una vida disoluta que le hizo perder sus escasos bienes y terminar en la miseria viviendo de limosna. Más tarde fue llevado a un Convento de Frailes Capuchinos donde trabajó como peón de albañil y ahí tuvo lugar su conversión ingresando a dicha orden como fray Cristóbal. En una ocasión que iba a viajar a Roma, le tocó ver a un enfermo abandonado en un muelle y eso lo inspiró a dedicar su vida al cuidado de los enfermos, colocándose como enfermero en el Hospital de Santiago en Roma, que estaba bajo la dirección de Felipe Neri. Al ver el trato negligente que se daba a los enfermos, pensó en una asociación que les brindara un trato digno, en eso influyó también el haber presenciado muchos heridos abandonados en los campos de batalla. Ingresó a la Universidad Gregoriana (antes Colegio Romano) y se ordenó sacerdote a los 34 años de edad.

Se dedicó a trabajar como enfermero y finalmente pudo fundar el 8 de diciembre de 1591 la Congregación de Hermanos Ministros de los Enfermos y Mártires de la Caridad (“Clericorum Regolarium Ministrantium Infirmis) conocida como los Camilianos, la cual contaba entre sus votos con uno especial: el de “servir a todo enfermo aún el contagioso, a costa de la propia vida”. Fue de gran ayuda en una epidemia de tifus que surgió en Roma. Introdujo la práctica de cerciorarse que los enfermos estuvieran muertos antes de enterrarlos y que las oraciones continuaran al menos 15 minutos después de la muerte aparente, para evitar que fueran enterrados vivos. Después de una vida dedicada por completo a la asistencia de los enfermos abandonados, murió el 14 de julio de 1614 en Roma y fue canonizado el 29 de junio de 1746 por el papá Benedicto XIV. En 1886 el Papa León XIII declaró a San Juan de Dios y a Camilo de Lellis protectores de todos los hospitales y enfermos del mundo católico, así como del personal hospitalario.

Para Camilo no hay otra profesión que pueda ser más sublime que la de atender y servir a los enfermos; por ello afirmaba: “Entre las obras de caridad cristiana ninguna agrada más a Dios que la de servicio a los pobres enfermos”. De ahí se desprenden sus bienaventuranzas: “Bienaventurado y dichoso el servidor de los enfermos que gasta su vida en este santo servicio con las manos metidas en la masa de la caridad”, “Dichosos ustedes, que tienen tan buena ocasión de servir a Dios a la cabecera de los enfermos” y “Dichosos ustedes, si pueden ir acompañados al tribunal de Dios por una lágrima, un suspiro o una bendición de estos pobrecitos enfermos”.

El día 8 de este mes de marzo se cumplieron 524 años del natalicio de San Juan de Dios, y a San Camilo de Lellis, según el santoral, se le conmemora el día de su fallecimiento, el 14 de julio.

 

LECTURAS RECOMENDADAS

 

Dejar un comentario.