WhatsApp widget
SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

Pensar en el futuro: Pensiones y retiro

Lic. Gerardo Omar Patiño Conejo • Docente UNIVA Querétaro

 

El tiempo es la sustancia de que estoy hecho. El tiempo es un río que me arrebata, pero yo soy el río; es un tigre que me destroza, pero yo soy el tigre; es un fuego que me consume, pero yo soy el fuego.

 Jorge Luis Borges

 

El tema de pensionarse, parece que solamente afecta a quienes están en edad para alcanzar una pensión (60 años o más) y en la mayoría de los jóvenes, es un problema que no se encuentra en su agenda de prioridades.

Sin el afán de caer en un lugar común, cierto es que, a nuestro país, siempre se le ha considerado como un país de gente joven, sin embargo, la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR), en su último informe, estima que la población adulta, en nuestro país, se triplicará para el año 2050, por encima de la media mundial, es decir; se prevé que incremente 81 por ciento entre 2015 y 2030.

Dicho de otra manera, la mayoría de nuestros jóvenes actuales y población económicamente activa de este país, serán muy probablemente, la futura tercera edad de nuestro país, y todos desde nuestro ámbito, deberíamos alistarnos para esa expectante realidad.

Una certeza de la vejez es que es menos saludable que la juventud, situación en la que no se repara cuando uno es joven. Por ello algunos estudiosos estiman en términos coloquiales, que tenemos que hacer una bolsa de dinero para la futura salud, casa, alimento, vestido, sustento; porque con los actuales grandes sistemas de pensiones que tenemos en este país (ISSSTE, IMSS e ISSFAM), la pensión que recibiremos no va a ser muy grande (con una tasa de reemplazo de 31 por ciento), considerando la proporción del último sueldo que recibirán los trabajadores al pensionarse, nuestro país, es el segundo con las peores pensiones de América Latina, sólo después de la República Dominicana, que otorga 23 por ciento, reveló el Informe Panorama de las Pensiones en América Latina y el Caribe, elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo, el  Banco Mundial y la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico.

De no llevarse a cabo reformas en México para aumentar las contribuciones al sistema de pensiones, la única vía para mejorar la calidad de vida y el nivel de riqueza de los jubilados es a través de aportaciones voluntarias; sin embargo, de acuerdo con el informe de la OCDE referido, el nivel educativo de los mexicanos y sus ingresos mensuales limitan estas contribuciones.

Para enfrentar ese reto demográfico actual y futuro, nuestros gobiernos, deberán anticiparse a los cambios demográficos y adaptar proactivamente sus sistemas a través de políticas públicas que atiendan las crecientes necesidades, alistándose para efectuar mayores transferencias de recursos para atender a ese segmento poblacional.Asimismo, muchos países han reformado sus sistemas de pensiones con medidas como elevar la edad legal de retiro, reducir beneficios e incrementar las tasas de contribución (situación compleja para las empresas legalmente establecidas y para el Estado), para enfrentar el reto demográfico actual.

En el caso de nuestro país, la última reforma en el sistema de Pensiones sucedió el 16 de diciembre de 2020, entrando en vigor a partir del 01 de enero de 2021 (Reforma a la Ley del Seguro Social y a la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro) y la última desde del 2007 a la ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, con las cuales, es una realidad no se alcanza el fin teleológico que debe imperar en nuestras leyes, instituciones y sistemas, que no es otro más que, tengamos “todos” garantizado el derecho humano a la seguridad social y derecho humano a una pensión digna que conlleve una buena tercera edad (vejez), ya que únicamente son parches, paliativos al sistema actual, que aunado a la inminente vejez futura de muchos jóvenes, la informalidad de nuestra economía, y a la casi nula preocupación de nuestros gobiernos en el tema, hacen que sea un tema a pensar y actuar desde hoy.

Dejar un comentario.