SEDES
Aguascalientes Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

La cosmovisión católica

Por 20 diciembre, 2018noviembre 22nd, 2019Convocatorias

Dra. Ma. Cristina Martínez Arrona

Jefatura de Universidad a Distancia UNIVA • Plantel Guadalajara

No se puede hablar de educación católica sin hablar de humanidad,

precisamente porque la identidad católica es Dios que se hizo hombre

Papa Francisco

 

La filosofía tiene una estrecha relación con la identidad, las características, valores y creencias con las que nos identificamos y experimentamos, por lo tanto, todo esto responde a nuestra naturaleza. Por ejemplo, a un pájaro volar, a un pez estar en el agua; al ser humano lo define el amor, lo constituye su capacidad de recibir y dar amor. Esta certeza, para los creyentes, proviene de la experiencia que nos da la fe.

Hablar de cosmovisión católica es comprender a la persona y la realidad desde la perspectiva de Dios revelado en Jesucristo. Nos mueve la certeza de que la persona es su imagen y semejanza (Gn 1,2), centro y objetivo del desarrollo; su misión en el mundo es el cuidado y la administración de la casa común. La personas, desde esta perspectiva, son seres en relación y autónomos, fundamento de su intangible dignidad.

Por intereses económicos globales, el contexto actual cuenta con una serie de mecanismos, políticas y marketing que nos impulsan a creer que nuestra felicidad y/o sentido está en satisfacer una serie de necesidades que nos dan placer, prestigio y comodidad. Necesidades que responden al hacer de la persona, no tanto a su ser, realidad que algunos filósofos, sociólogos y economistas identifican como un reduccionismo antropológico, o sea, limitar el misterio de nuestro ser persona al poder adquisitivo, a la posesión de bienes y momentos de entretenimiento.

La educación católica afirma que toda persona tiene derecho a una formación de calidad que responda a su fin propio, esto es, abierta a las relaciones fraternas con otras culturas, que fomente la unidad, la paz y el bien común. Tiene una perspectiva clara que le ofrece su experiencia de fe y observa desde otros puntos de vista los sucesos, proyectos y a las personas.

La Universidad del Valle de Atemajac “sabe de dónde parte, a dónde se dirige y cómo lograr lo que pretende” (Ideario UNIVA, 1979). “Su identidad católica orienta su Ser, Quehacer y el horizonte que quiere formar” (Filosofía, 2016). Parte del corazón mismo de Dios y pretende una sociedad más justa y fraterna a través de su servicio educativo, y apuesta por la formación de líderes con valores al servicio del bien común y el desarrollo sustentable. Identidad que se sintetiza en su misión, visión y valores.

La cosmovisión católica busca dar respuesta a los desafíos que presenta el mundo global desde una antropología social, preocupada por el desarrollo sostenible y en relación con la trascendencia. La UNIVA concreta su identidad católica a través de su proyecto educativo, ofreciendo una formación integral desde el humanismo solidario, con la intención de generar cultura desde los valores del evangelio. Trabaja para que los egresados de los programas que oferta como Sistema UNIVA, desempeñen su profesión como líderes de transformación social.

La dignidad humana no se puede limitar a “tener más” bienes materiales y de consumo, sino que lo relevante es su capacidad de “ser más”, y esta abarca todas las dimensiones de su ser persona: la corporal, la espiritual, la social, su misión en el mundo, su trascendencia, dimensiones que permiten a la persona actuar con sabiduría, de ahí que el lema del proyecto educativo de la Universidad Católica del Valle de Atemajac sea “saber más, para ser más”.