Skip to main content

En la ficción y en la realidad: la nueva Mujer Maravilla

Gael Iván García López · Estudiante Licenciatura en Administración de Empresas

 

En varias ocasiones hemos visto como muchos de los actores que interpretan personajes icónicos en el cine son todo lo contrario a como lo son en la vida real, vemos cómo en la ficción son personas bondadosas y que siempre ayudan a los demás y en realidad, son personas prepotentes que no se preocupan por otra cosa más que por sí mismos.

Este no es el caso de Gal Gadot, la cual, muchos de nosotros conocemos por su personaje en las películas de DC Comics como Wonder Woman, un personaje bondadoso que hace todo lo posible para ayudar a los demás. La actriz no se queda atrás con estas cualidades, se le ha visto apoyando a causas nobles como pasar tiempo de calidad con niños que quieren conocerla; su más reciente acción fue una visita sorpresa al Hospital Infantil Inova en Falls Church, Virginia, centro cercano al rodaje de Wonder Woman 1984. La israelí los vistió con su disfraz de heroína para animar a los pequeños que reciben tratamientos contra el cáncer o cardiopatías.

Su reciente proyecto Impact se centra en mujeres que, han hecho aportaciones importantes, pero no se les ha dado el reconocimiento que deberían, como es en el caso de Arianna Font, una puertorriqueña de diecinueve años que inventó junto a sus compañeros de clase, un sistema de purificación de agua que ha ayudado a miles de familias en la isla; otro caso es el de Kameryn Everett, una patinadora sobre hielo que a sus veinte años, entrena a niñas afrodescendientes/negras, para que progresen en un deporte que ha mantenido un historial de prejuicios racistas.

La actriz siempre se ha mostrado como alguien generosa que destaca por su carisma, atributos que la llevaron a ser Miss Israel en 2004. Además, cuando tenía sólo dieciocho años, debutó en el cine en la franquicia de Rápidos y Furiosos, y desde ese momento ha logrado reflejar por qué es tan querida por el público y por qué ha llegado a donde está el día de hoy.

Gal Gadot nos ha enseñado que la humildad es una virtud y que si llegas a tener oportunidades como ella, de ser mundialmente reconocida por un personaje que es emblemático, se tiene que aprovechar para hacer el bien y ser un ejemplo y una inspiración para futuras generaciones que necesiten una motivación para ser personas de bien en el futuro.

Comunicación Sistema UNIVA

Author Comunicación Sistema UNIVA

More posts by Comunicación Sistema UNIVA

Dejar un comentario.