Skip to main content

¿Por qué el feminismo es trascendental para una sociedad justa e igualitaria?

Dra. Verónica Vázquez Piña · Consultora en Género y Ética. Docente en UNIVA León

 

Cuando me invitaron a dar la clase de Derechos Humanos y Valores en la UNIVA plantel León en 2009, la reflexión giró en torno a Jesucristo como uno de los primeros activistas por los derechos de las personas y el establecimiento del amor al centro de las relaciones sociales.

Las mujeres a lo largo de nuestras vidas sufrimos diferentes tipos de violencia, en 2007 en México se promulga la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LGAVLV), para erradicar este problema y en Guanajuato hasta 2010 se armoniza la legislación.

El feminismo como movimiento social y reivindicativo de los derechos de las mujeres desde el siglo XVIII hasta el siglo XXI se ha centrado principalmente en denunciar la desigualdad, la falta de libertad y autonomía de las mujeres. Las universidades e instituciones académicas han sistematizado el conocimiento y construido la teoría de género desde disciplinas muy diversas, el derecho, la política, la psicología, la antropología, la historia, la literatura, la sociología, por citar algunas, para explicar las causas de opresión de las mujeres y sus mecanismos de dominación y reproducción.

Marcela Lagarde, antropóloga social que bajo un diagnóstico y mucha teoría fue fundamental para el diseño de la LGAVLV, donde se definen los conceptos, las modalidades y ámbitos de violencia, así como se establece un sistema integral para su prevención, atención y erradicación. El feminicidio es conceptualizado ante el rechazo de muchos abogados que, hasta nuestros días, pueden no entender la violencia estructural que tiene sumido al planeta y a nuestro país con 10 feminicidios al día en promedio, debido a que el género nos atraviesa tanto a hombres como mujeres y mantiene un orden naturalizado de violencia y de dominación de las mujeres, para que éstas sean seres para otros, seres de servicio.

Pero la transformación de la sociedad es posible con universidades comprometidas en la formación de valores donde las mujeres y hombres tengan la misma dignidad, sean valiosas no por tener distintos roles, mujeres cuidadoras, y hombres proveedores, sino que los hombres puedan ser cuidadores y poner en el centro el amor en todas sus expresiones, así como Jesucristo lo manifestó en su mandamiento: Amarás al prójimo como a ti mismo. Sólo con la transversalización de la perspectiva de género lograremos espacios seguros e igualitarios que permitan el desarrollo humano y en valores que tanto buscamos para nuestro estudiantado y país.

Comunicación Sistema UNIVA

Author Comunicación Sistema UNIVA

More posts by Comunicación Sistema UNIVA

Dejar un comentario.