Skip to main content

Mtro. Francisco Meza Estrada · Coordinador de la Licenciatura en Derecho UNIVA León

 

Los recientes datos económicos y financieros nos muestran que uno de los grandes pendientes del gobierno del presidente López Obrador sigue siendo el aspecto económico. Sobre todo, considerando que al iniciar su cuarto año de gobierno nos deberíamos de encontrar en una etapa de resultados y no de promesas.

Los análisis económicos de los expertos, aunque buscan ser ponderados no pueden ocultar señales negativas que persisten hacia adelante. Algunos de estos datos son los siguientes:

CRECIMIENTO ECONÓMICO

Todos estamos implicados en el crecimiento de la economía, pero el gobierno federal es el responsable de trazar el rumbo de la economía y por consecuencia, de propiciar las condiciones para el crecimiento económico.

Después de 4 trimestres consecutivos de recuperación, el PIB registró una disminución en el tercer trimestre de este año. La más reciente información del INEGI mostró una disminución del –0.4%. Fue el sector de los servicios el que disminuyó -0.9%; mientras que, el industrial aumentó 0.3% al igual que el agropecuario 1.3%.

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) también muestra una disminución durante en agosto de –1.2% y en septiembre de-0.4%. Confirmándonos que existe una tendencia decreciente en el 2021.

Aunque el presidente, en otro momento, ha desdeñado el PIB debe de estar preocupado y pensando en alternativas junto con su gabinete.

LAS PRESIONES INFLACIONARIAS

También recientemente el INEGI dio a conocer que la inflación anual es del 7.05% muy por encima de la meta inflacionaria del Banco de México. La proyección es que durante el próximo año será del 5% también por arriba de la meta.

Este es un tema muy importante para los mexicanos pues estamos hablando de su poder adquisitivo. En esta materia no puede intervenir el presidente; sino que, el responsable es el Banco de México (Banxico) y en la Junta de Gobierno existen diferencias sobre la política monetaria para los próximos meses. Alguno o algunos no están de acuerdo con el aumento de las tasas de interés; mientras que otros, estarían por un incremento más agresivo.

Por si esto no fuera poco, la renovación del gobernador del Banco de México también influye en sus próximas decisiones.

Por lo pronto, en diciembre veremos si deciden aumentar las tasas de interés y si son 25 puntos base o 50 puntos base.

EL TIPO DE CAMBIO

Lo que había sido más estable era el tipo de cambio y de lo que se preciaba el presidente, pero en los días recientes eso cambió.

El 26 de noviembre alcanzó un precio de 21.81 y aunque en los días recientes ha recuperado terreno todo apunta a que continuará su volatilidad, siendo muy sensible a los temas políticos que se van presentando al cierre del año.

ENFRENTAR O EVADIR EL RETO

Con todo lo anterior, el cierre e inicio del próximo año presentan todo un reto en materia económica para el gobierno federal. La situación no está puesta para una recuperación económica que se anhela después de haber sido afectados por la pandemia.

Si el presidente enfrenta el reto tomará decisiones coherentes que propicien el crecimiento económico y buscará las alianzas necesarias con sectores clave como en este caso son los empresarios.

Si decide evadir el reto se mantendrá en el mismo discurso de que el país ya se recuperó, minimizar o despreciar ciertos indicadores económicos y señalar a ciertos sectores como alarmistas o generadores de noticias faltas.

El bienestar económico de todos los mexicanos sigue siendo un pendiente y esperamos que exista crecimiento y estabilidad. Siempre hemos aspirado a eso.

Comunicación Sistema UNIVA

Author Comunicación Sistema UNIVA

More posts by Comunicación Sistema UNIVA

Dejar un comentario.