Skip to main content

¿El plástico que utilizas en verdad es biodegradable o solo degradable?

Dra. Sandra Pascoe Ortiz · Docente Investigadora UNIVA Guadalajara

 

¿Sabías que…? algunos de los productos plásticos que se ostentan como biodegradables no lo son, o que frecuentemente los consumidores asumimos que lo son y no es así. Es común encontrar en los supermercados y diferentes comercios, incluyendo restaurantes, productos plásticos etiquetados o catalogados como degradables, fotodegradables, biodegradables, compostables, con nombres que comienzan con el prefijo bio, con la leyenda amigable con el medio ambiente o producto ecológico, más aún, productos que con su color, textura, composición o empaque nos hace pensar que son productos que mejorarán el medio ambiente, pero ¿qué significa en realidad todo esto? ¿Estamos contribuyendo a tener un mundo mejor?, o más bien no sabemos a qué se refiere cada término. El consumidor promedio piensa que pone su granito de arena al comprar este tipo de productos porque de una u otra manera el material algún día “no muy lejano” va a dejar de existir, o que al tirarlo a la basura o al jardín, automáticamente desaparece solo por pertenecer a este tipo de materiales, la realidad es distinta en la mayoría de los casos.

Los materiales degradables son todos los que de una u otra forma se fragmentan, aunque esto no implica que los pedazos se incorporen al suelo o que los componentes químicos del material se transformen en sustancias más fáciles de asimilar por la naturaleza, esto depende de si se trata de materiales biodegradables o no; la mayoría de los materiales plásticos, por no decir que todos, son degradables y con ello se ha ocasionado un problema aún más grave cuando dichos plásticos no son biodegradables, la generación de microplásticos que invaden suelos, agua y aire; los microplásticos son pequeñas partículas del mismo plástico y que aunque ya no los vemos siguen existiendo y contaminando.

Los plásticos fotodegradables se degradan por acción de la luz solar, es decir, el sol acelera su degradación provocando que en menor tiempo “desaparezcan” de nuestra vista, algunos de los plásticos sintéticos no biodegradables son adicionados con compuestos que aceleran su degradación en presencia del sol y con ello se desintegran formando los ya mencionados microplásticos.

En cuanto al término biodegradable, éste se utiliza para los materiales que por la acción de microorganismos o el medio ambiente son descompuestos en otras sustancias que se incorporan a la naturaleza, generalmente son los plásticos producidos con materias primas renovables provenientes de plantas o de organismos, pero no necesariamente, ya que existen plásticos sintéticos que son biodegradables también, como son el alcohol polivinílico (PVOH) o el polisuccinato de butileno (PBS).  El problema con algunos de los productos plásticos es que se dicen biodegradables sin serlo, en ocasiones mezclan derivados del petróleo con algún aditivo que los hace degradarse (no biodegradarse) en menos tiempo, a algunos de ellos ese aditivo además les cambia el color y la gente asume que son biodegradables, ejemplos de esto son los vasos o platos de unicel (poliestireno expandido) de color beige, así como los cubiertos o popotes de polipropileno, poliestireno o polietileno (por decir algunos), que son mezclados con fibras naturales o algún componente vegetal en mínimas proporciones lo que no hace que sean biodegradables, sin embargo, los consumidores así lo creen o algunos vendedores así los anuncian.

Tenemos también los materiales compostables que son todos aquellos que pueden ser biodegradados por medio de un proceso de compostaje, esto dará como resultado la incorporación de sus componentes a la composta por la acción de distintos microrganismos entre los que destacan bacterias y hongos, es decir, estos materiales si son biodegradables, pero solo bajo ciertas condiciones controladas la biodegradación se llevará a cabo en un corto tiempo, de lo contrario tardará más su incorporación a la naturaleza, por lo tanto, pueden existir en el suelo o el tiradero municipal varios meses, incluso años.

Por otro lado, existen diferentes materiales que en su nombre llevan el prefijo “Bio”, esto por ser bio-basados, es decir, que se produjeron a partir de sustancias naturales o renovables como la caña de azúcar, algunos son el BioPE (biopolietileno) o el BioPET (biopolietilentereftalato) sin embargo, se sigue tratando del mismo compuesto químico (polímero) no biodegradable que el que se obtiene a partir del petróleo, por eso hay que saber que no todo lo bio es biodegradable.

Y por último tenemos los materiales amigables con el medio ambiente o ecológicos, dentro de ellos se considera a todos los que son reciclables, reutilizables o biodegradables y aquí vale la pena mencionar que la mayoría de los plásticos derivados del petróleo no biodegradables son reciclables o reutilizables, así que el plástico, que a veces es considerado como el villano del cuento no es tan malo como parece, solamente hay que tener el cuidado de separarlo del resto de los residuos, principalmente de los residuos orgánicos o de los contaminantes y disponerlo (colocarlo) en los lugares adecuados para que se pueda llevar a cabo el proceso de reciclaje y no termine en tiraderos municipales cientos de años, en bosques, playas, ríos, lagos o el mar.

Aquí es importante recalcar que los productos plásticos tienen un cierto tiempo de vida útil, muchas veces el producto aún sirve y nosotros los hemos convertido en basura, es el caso de los cubiertos desechables, por ejemplo, que en realidad siguen sirviendo, pero al ser considerado desechable se utiliza una vez y se tira, o las bolsas de la compra con las que sucede prácticamente lo mismo, así que el material no es el culpable de la contaminación, sino nosotros que no hacemos un buen uso de él. Sepamos que cualquier acción que realizamos tiene un impacto directo en el ambiente, incluso respirar, pero no por eso vamos a dejar de hacerlo lo importante es que tomemos conciencia de lo que compramos, del uso que le damos a los materiales y recursos, de los residuos que generamos y de la disposición que le damos a los mismos, es decir, que es importante que tratemos de aprovechar al máximo los materiales y que nos interesemos en saber de qué manera podemos contribuir al mejor aprovechamiento de los mismos; además de investigar e informarnos a cerca de lo que significan los diferentes términos ecológicos ahora tan en boga, todo con el fin de hacer una compra inteligente si nuestro interés es realmente contribuir a cuidar el mundo y lo que en él existe.

 

Comunicación Sistema UNIVA

Author Comunicación Sistema UNIVA

More posts by Comunicación Sistema UNIVA

Dejar un comentario.