SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Unadis Biblioteca

English Assistance

Mtra. María Ana Rábago Agredano • Docente Ciencias de la Comunicación, Lenguajes y Multimedia 

 

¡¡¡Hey!!! ¡¡¡Voltea a verme!!! ¡¡¡Te estoy hablando #%&*!!!

Es evidente que en los últimos tiempos, la comunicación en la sociedad es muy agresiva:

Ahora resulta que si en una manifestación no se destruyen los edificios o se tumban las puertas, no serán escuchados o vistos y es entonces que aunque duela, se justifica… ¿en serio? Lo triste es que terminan haciendo lo que tanto reclaman: la falta de respeto, la intolerancia, la humillación y denigración de otras personas que no piensan igual.

La promoción de algunos artistas, deportistas y hasta marcas transnacionales, utilizan la agresión humana, comercial e incluso familiar. Para hacer virales sus novedades e imagen se terminan riendo de las reacciones provocadas y de la respuesta de sus seguidores, pero lo más preocupante, es que se sienten satisfechos por haber logrado tanta atención, aunque sea negativa.

Los niños y jóvenes terminan haciendo lo mismo; ya no piden, sino que exigen; no se ganan las concesiones, las pelean e incluso amenazan con golpear, lastimar y a veces utilizan incluso la palabra “matar”, si no se les otorga lo que desean y creen merecer.

Algunos líderes de gobiernos o poderes, si no les dicen lo que quieren escuchar como respuesta social a sus actos, entonces utilizan la denostación, las comparaciones, la amenaza y la discriminación como respuesta. En diversas empresas, los jefes solo saben solicitar trabajos con soberbia y argumentos desafiantes, para dejar en claro su superioridad.

¿Es entonces una tendencia? ¿Es acaso verdad, que somos sordos y solo escuchamos los gritos?

Lo que vemos es que ante actos violentos y agresiones, sí hay respuesta, sí hay reacción, sí hay acciones… sí se toman en cuenta.

Entonces ¿Está bien agredir? para que me escuchen en casa, en el aula, en el trabajo o en la sociedad ¿hay que ser combativo, poco amable e incluso manipulador?

La situación es hacer sentir culpable al interlocutor, aun sin saber de qué; no se busca retroalimentación ni negociación o puntos de acuerdo, solo importa que una de las partes, la agresiva, obtenga lo que quiere, sin importar lo que quieren los demás… ¿Será entonces que agredir ya va a ser un derecho? ¿Te gusta esa nueva manera de comunicación?

Comunicación Guadalajara

Author Comunicación Guadalajara

More posts by Comunicación Guadalajara

Dejar un comentario.

Leave us your information to get in touch with you