SEDES
Ags Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Unadis Biblioteca

English Assistance

Category

Líderes de opinión

Atrévete a estar incómodo 2> Por | Líderes de opinión, Voces UNIVA | Sin comentarios

Mtra. Eila Gisela Zalles Torres • Docente de Ciencias Económico Administrativas en UNIVA Plantel Puerto Vallarta

 

Dedicado con cariño a mi grupo de próximos egresados y por extensión, a todos los recién egresados y próximos a egresar.

Querido recién egresado:

No voy a felicitarte, aunque seguramente es lo que quieres escuchar. Ya recibirás muchas felicitaciones en estos días y sí, tienes razón en sentirte satisfecho y orgulloso. Aunque debo decirte algo: no has llegado al final, esto es apenas el principio. Parece que las películas y novelas nos han hecho un mal al presentarnos la boda como el «final feliz», ya que un casamiento en realidad es el inicio de una nueva vida, así mismo tu graduación es apenas el comienzo de lo que será tu vida profesional.

Me he hecho el propósito de ser la persona, que me hubiera gustado tener para guiarme de joven y por eso, en lugar de felicitarte, quiero darte el consejo que me hubiera gustado que me dieran: atrévete a estar incómodo.

Ser universitario es un privilegio en nuestro país y lo sabemos, es una experiencia cómoda que nos permite sentirnos estudiantes en lugar de adultos, un rato más. Por eso es normal que, al egresar, tu tendencia natural sea seguir buscando esa comodidad. ¿En qué forma? El trabajo más fácil o uno que me quede cerca de casa. Incorporarme al negocio familiar. O simplemente, seguir estudiando, no tanto por amor a aprender, sino por esas ganas de querer seguir siendo estudiante.

Y sí, todas esas son buenas alternativas y son cómodas. El secreto que quiero decirte es este: tendrás el resto de tu vida adulta para estar cómodo. En unos años, aquello que buscarás será la estabilidad. Este momento de tu vida es para estar incómodo. Para atreverte a mudarte a una nueva ciudad en la que no conoces a nadie. Tal vez de seguir estudiando, sí, pero en un nuevo país. De tomar ese trabajo que es retador y que te implicará mucho esfuerzo y muchas horas lejos de tu familia y amigos. De decirle no al negocio familiar hoy, para aprender cosas nuevas que puedas poner en práctica ahí más adelante.

Nadie quiere estar incómodo, pero en la incomodidad es donde encontrarás espacio para crecer. Seguir haciendo lo que siempre has hecho, vivir donde ya has vivido, incluso «ser el mejor» donde ya todos te conocen es tentador, pero mi consejo hoy es que no te quedes con las ganas de probar, de experimentar, porque estás en un momento único.

Y es el momento, porque hoy, a tu edad tienes todo por delante y nada que perder. Conforme pase el tiempo tus decisiones se irán más a lo seguro, a proveer para ti y tal vez para una familia, tu costo de vida se irá incrementando y «lanzarte a la aventura» dejará de ser opción, empezarás a incorporar en tus planes palabras como «hijos» o «fondo para el retiro».

Así que abre tus alas y vuela, que aquí estaremos siempre las personas que te queremos, deseándote todo el éxito del mundo.

Ser universitario es rentable 2> Por | Líderes de opinión, Voces UNIVA | Sin comentarios

Mtra. Julia Patricia Samperio Casco • Docente de Ciencias Económico-Administrativas y Negocios Internacionales y Profesora-Líder del Centro de Competitividad y Emprendimiento Sostenible (CCES) de la UNIVA Plantel Guadalajara

 

El conocimiento es poder. La información es libertad.

La educación es la premisa del progreso, en cada sociedad, en cada familia.

Kofi Annan

 

Mucho se habla respecto de la importancia o no y la necesidad actual de contar con un grado de educación superior, cuando las habilidades y la experiencia son lo que solicitan las empresas y cuando hoy, pareciera fácil comenzar un negocio y emprender. Sin embargo, para empezar, esa experiencia y esas habilidades, son difíciles de desarrollar cuando no se tiene un contexto y ciertos conocimientos, por lo que las probabilidades de cometer errores son mayores, la curva de aprendizaje es más pronunciada y, por lo tanto, la experiencia y el éxito, tardarán más tiempo en llegar.

De manera complementaria, lo que muchos no saben es que hoy, la educación superior basada en competencias está apostando por el desarrollo de las habilidades bajo un contexto de conocimientos, de esta manera, los estudiantes llevan a la práctica de la manera más real posible las diferentes estrategias abordadas por las temáticas académicas, con la ventaja de que los estudiantes pueden tener distintas experiencias para ser desarrolladas, a la vez que estudian, están inmersos además en diferentes entornos reales, con metas y objetivos a cumplir.

Algunas de las habilidades que se desarrollan además de las profesionalizantes, son las llamadas habilidades blandas, que tienen como objetivo generar empatía y cohesión en los equipos de trabajo, desarrollar la autogestión, el pensamiento crítico y la visión a largo plazo. El Foro Económico Mundial planteó por su parte, algunas otras de estas habilidades importantes como la comunicación, el sentido de urgencia, la colaboración, la credibilidad, la valentía ante las decisiones difíciles, así como la mentalidad estratégica.

Y estos, son elementos que requieren experiencia y tiempo para ser desarrollados y apropiados por cada persona, por lo que el entorno y el tiempo universitario resultan ser idóneos para ello, ya que a través de experiencias en el aula, fuera de ella y, en actividades extracurriculares vinculadas al ecosistema empresarial, social, gubernamental, de innovación y emprendimiento, los estudiantes pueden, sin duda alguna ir adquiriendo estas habilidades, sobre todo al enfrentarse a distintos retos, situaciones y proyectos, así como al relacionarse con sus pares, maestros, mentores, asesores y otros actores que aparecen durante la vida universitaria.

Según el Instituto Mexicano de Competitividad (IMCO, 2019), el nivel de educación sigue siendo asociado a un mejor sueldo, ya que según los estudios está comprobado que se puede tener un incremento de hasta 72% en el salario, al obtener un título universitario, en comparación con una educación de bachillerato, aunque este promedio varía según la carrera elegida. Por otro lado, hoy, quizás se pueda adquirir el conocimiento general de algunas áreas del saber desde cualquier sitio gracias a la conectividad, sin embargo, las bases sociales y las habilidades de relacionarse con el otro, se aprenden de inicio, más fácilmente en las universidades, ya sea en el aula virtual o presencial.

Como si eso fuera poco, hay un gran diferenciador en la educación universitaria y es el hecho de aprender a ver por el otro, y eso también se aprende de las experiencias, de las inmersiones, del voluntariado, de las oportunidades de evaluar que hay otros escenarios distintos a la propia realidad y eso, además de todo, ayuda a formar personas comprometidas con el entorno social y medioambiental.

Algunas opiniones podrán ser escépticas al respecto y argumentar que existen grandes empresarios sin estudios universitarios, sin embargo, ellos tampoco han quedado exentos de cometer errores y, por tanto, hoy contratan a los mejores universitarios para apoyarles en la gestión del negocio. Otro argumento a favor de la educación superior, es el alto índice de mortalidad de los emprendimientos no profesionalizados y la gran cantidad de programas, asesorías y consultorías ofertadas para las empresas e ideas de negocio buscando respuesta en la implementación de estrategias que ayuden a mejorar y medir el desempeño, más allá de la experiencia.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE) en su estudio Panorama de la Educación (2017), en México, solamente 21 de cada 100 estudiantes que ingresan a educación básica llegarán a cursar la educación superior, 4 llegarán a la maestría y solamente 1 cursará un doctorado. Lo que indica que son pocos los que tienen la oportunidad de vivir esta experiencia, por lo que tener una educación superior, es un privilegio que debe ser aprovechado por los jóvenes para poder proyectar un futuro mejor, más certero y aunque esto no asegura al 100% el éxito y un mejor nivel de vida, sin duda alguna abre la puerta a mayores y mejores oportunidades que el resto de la población desafortunadamente, no tiene; además de volver al estudiante mucho más competitivo en su ámbito, cuando en este mundo globalizado la competencia no es el de enfrente, sino, aquel profesionista que se encuentra en el otro lado del mundo y aplica también a una posición en empresas transnacionales o, aquella empresa que llega al mercado nacional a presentar una mejor oferta de negocios, por lo que, así sea un futuro de emprendedor, empresario o colaborador, las ventajas de convertirse en un universitario, son muchas. Hoy y en congruencia con el lema institucional de nuestra Universidad “Saber más, para ser más”, el ser universitario es rentable tanto en lo económico, como en lo social, pero sobre todo en lo humano.

 

El arte de la guerra, sucia 2> Por | Líderes de opinión, Voces UNIVA | Sin comentarios

Pbro. Lic. Armando González Escoto • Director de Publicaciones del Sistema UNIVA

 

“El arte de la guerra” es un clásico chino anterior a la era cristiana, al cual las potencias occidentales siguen añadiendo capítulos cada vez más sucios y degradantes.

Líderes de estas novedades han sido desde el siglo XVII Inglaterra y después Estados Unidos. A partir del discutible principio de que la riqueza es un signo de salvación y de que el fin justifica los medios, estas naciones han provocado verdaderos genocidios en todo el planeta. Uno de sus objetivos históricos fue el admirable imperio chino, al que Inglaterra pretendió invadir y destruir ya desde mediados del siglo XVIII, sin éxito hasta las criminales guerras del opio, un siglo después.

Herido el león de oriente otras potencias europeas, junto con Estados Unidos y Japón se lanzaron como hienas sobre sus despojos. Japón invadió China en 1934 estableciendo un imperio títere en la región de Manchuria, desde donde pretendió hacerse con todo el territorio. Pero ya desde 1911 el camino favorecido por las potencias occidentales fue promover la Guerra Civil por la cual la sociedad china se dividió y se enfrentó por varias décadas. Al terminar la Segunda Guerra Mundial, las ruinas de China reclamaban un salvador, tarea para la cual Estados Unidos se venía preparando desde hacía tiempo, a cambio de lo cual, la nación “salvada” quedaría sometida a su liberador, como sucede hasta la fecha con los países de América Latina. Pero intervino un factor subestimado, se llamaba Mao.

Al margen de su ideología y de sus conocidos errores como líder, Mao fue extremadamente hábil para arrebatar a su país de las garras occidentales, valiéndose del apoyo de la Unión Soviética, sin por ello convertirse en su satélite. Su primer ministro, Zhou Enlai, puso la plataforma que permitió a Deng Xiaoping, hacer de China nuevamente una potencia mundial, en esta tarea tuvo el trascendental apoyo del estratega de las finanzas, Xi Zhongxun, padre del actual presidente, para abrir el país a la inversión extranjera no como quien depende de otros, sino en igualdad de condiciones.

El éxito económico de China y su progreso interior en todos los órdenes le puso a la altura de Estados Unidos, algo que el actual presidente Trump no ha podido sufrir, así que se ha dedicado a seguir abonando capítulos aún más perversos a la historia bélica de su país.

Aparte de la ya larga serie de contradicciones, bravuconadas, rupturas unilaterales, acusaciones torpes, golpes bajos y zancadillas, la CIA ha tenido la oportunidad de alentar sublevaciones en la región occidental de Xinjiang, de mayoría musulmana, como lo había venido haciendo desde hace años en la del Tíbet, para luego centrarse en la de Hong Kong. Últimamente se ha valido de la India, aliado sumiso de Estados Unidos, para generar conflictos en la frontera con China, y aún de Japón, con quien subsisten diferendos territoriales.

Es entonces de lo más extraño que Trump culpe al Pentágono de promover guerras para vender armas, cuando que su misma política, desplegada a la vista de todo el planeta, muestra lo poco que le importa la paz, si a cambio de ello Estados Unidos “vuelve a ser grande”.

 

Publicado en El Informador del domingo 13 de septiembre de 2020.

Ya no estoy aquí: Histrionismo monocromático con sentido antropológico 2> Por | Líderes de opinión, Voces UNIVA | Sin comentarios

Dr. Fabián Acosta Rico • Docente-Investigador UNIVA Plantel Guadalajara

 

Hasta mediados del siglo XX, la antropología parecía versar sobre las costumbres y formas de vida de los pueblos primitivos de civilizaciones rudimentarias nómadas o sedentarias de corte rural. Las ciudades aparentaban ser conglomerados sociales eximidos en dos grandes y homogéneas clases sociales: los capitalistas, dueños de los medios de producción y los proletarios cuyo único patrimonio es su fuerza de trabajo.

Este reduccionismo clasista no permitía vislumbrar la riqueza antropológica de las grandes urbes generada por el surgimiento de corrientes culturales propias de la modernidad ligadas a la política, el arte e incluso a la religión. Esta visión ignora que es una inercia natural en los individuos generar lenguajes, hábitos y códigos colectivos que dan identidad y sentido de pertinencia.

El libro La sociedad de las esquinas, del antropólogo estadounidense, Foote Whyte le dio banderazo a los estudios antropológicos orientados a la investigación de los diversos grupos humanos que constituyen el tejido social de las grandes urbes. El trabajo de Foote Whyte versó sobre las pandillas italo-estadounidenses de la ciudad de Nueva York; este trabajo, pionero en su tipo, ha inspirado a otros antropólogos e incluso cineastas interesados en la diversidad cultural de las megalópolis contemporáneas.

Aclamada por la crítica, la película del cineasta mexicano, Fernando Frías de la Parra, Ya no estoy aquí bien puede calificar como un falso documental de este tipo que nos ofrece una mirada profunda, una introspección cruda, a cara lavada, de lo que fue uno de tantos movimientos contraculturales urbanos que han aparecido en México y luego se han extinguido, cual moda que ha dejado de ser novedosa y atractiva (como ocurrió con los famosos emos, un día proliferaban en escuelas y plazas y a la vuelta de unos años dejaron de existir). Este movimiento que tuvo su mayor auge a comienzos del nuevo milenio se llamó “Los Kolombia”; sobre ellos trata el filme de Frías de la Parra.

Pueden imaginarlo, en la muy norteña ciudad de Monterrey, Nuevo León, surgió una tribu-urbana conformada principalmente por adolescentes y jóvenes de vestimentas y peinados estrafalarios de quienes el sello distintivo era su gusto por la cumbia, cuyo cadencioso ritmo lo bailaban encorvados y dando repetitivos giros con los brazos tirados hacía atrás.

El protagonista es Ulises Samperio, un regio a quien no le gusta el cabrito, la banda o la música norteña lo suyo es la cumbia; comandaba una pandilla de poca monta de kolombias de nombre “Los Terkos” cuyas vidas discurrían en la vagancia y los bailes. No tenían oficio ni beneficio. Extorsionaban jovencitos de secundaria para comprarle a su líder un MP3; su delinquir timorato o de baja escala, suscitó el enojo de otra pandilla más peligrosa y norteña.

Este desencuentro y otras situaciones desafortunadas, pusieron en un predicamento a Ulises y a su familia al grado de verse obligados a dejar su barrio y hogar. Ulises termina de ilegal en la ciudad de Nueva York. Si en México carecía de metas que no fueran más allá de ser un kolombia, en Estados Unidos Ulises seguirá sin brújula ni rumbo dejando pasar los días buscando la manera de sobrevivir en una sociedad cuyo idioma desconoce y no está muy interesado en aprender. Es un personaje monocromático en sus registros actorales; da la impresión de que así es él: no está fingiendo si no mostrando en sus diálogos y bailes el corazón expuesto de su cultura tribu-urbana. No hay más aristas ni recovecos psicológicos que explorarle.

La película no tiene acción, drama ni romance es como ya la califiqué, más un documento antropológico que retrata la situación y el modus vivendi de los jóvenes regios, cuya pasión e identidad la importaron de Colombia. Puede incluso llegar a impacientar, porque más allá de la huida a Estados Unidos y la confrontación con la otra pandilla; en la trama del filme no hay mayores sobresaltos, giros o hechos relevantes. Las actitudes de Ulises son de una vacuidad existencial que recuerdan un poco al personaje principal de la novela El Extranjero de Albert Camus. En lo personal me exasperó su pasividad y su superficialidad, más allá de su baile y gusto musical no tiene nada que ofrecer Ulises y el resto de su pandilla. Hay que ver esta película con ojos de antropólogo para disfrutarla, de lo contrario, puede incluso llegar a ser poco atractiva para públicos que estamos acostumbrados a películas que, por regla, tienen que estar sorprendiéndonos cada 3 o 5 minutos. Estos vicios de cinéfilo contemporáneo no ayudan a disfrutar películas que pretenden recrear la realidad sin mayores oropeles fílmicos.

Ya no estoy aquí es una película mexicana muy aclamada que destaca en el catálogo de Netflix; plataforma en la que por varias semanas estuvo entre las diez más vistas. En el Festival Internacional de Cine Morelia, hace un año, fue la ganadora absoluta.

Una alternativa de solución: La creatividad 2> Por | Líderes de opinión, Voces UNIVA | Sin comentarios

Mtra. Cecilia de los Ángeles Sandoval Mex • Docente UNIVA Online

 

Ante contextos que presentan retos y desafían el planteamiento de la situación y el quehacer actual, generalmente la primera reacción es de miedo y de resistencia, dado que se enfrenta a algo desconocido. Pasado el primer impacto, se camina por un proceso de duelo frente a lo que ya no formará parte del statu quo, aquello que antes formó parte de nuestra vida. Y una vez reconocidas y asimiladas las razones del reto o cambio a enfrentar, se acepta y se avanza a una etapa de pensar, planear y ejecutar la transición a un nuevo estilo: se encuentra una nueva forma de ser y hacer.

Hoy, dada la crisis sanitaria generada por el COVID-19, estamos ante una situación que ha venido a cambiar nuestro entorno social, familiar, laboral, educativo y económico; por lo que debemos buscar desarrollar habilidades, actitudes y valores que nos ayuden a enfrentar este gran desafío. Considero que, ante un entorno que requiere nuevas alternativas y soluciones, es fundamental desarrollar y aplicar la creatividad en propuestas innovadoras que permitan a los negocios seguir creciendo y operando, y como seres humanos lograr nuestros objetivos.

La creatividad es una habilidad cognitiva inherente al pensamiento humano por lo que cada uno puede practicar para incrementarla. Registrar, desarrollar, relacionar y procesar sistemáticamente ideas, hechos, pensamientos y preguntas, facilitan su desarrollo, así como el pensamiento fluido, flexible y divergente.

Las etapas de un ciclo de creatividad e innovación son: 1) Evaluar la situación (el proceso cognitivo es el insumo más valioso; 2) Clarificar, identificar los desafíos para encontrar propuestas; 3) Explorar ideas y formular soluciones; 4) Aceptación de la exploración, de manera ágil y focalizada para resolver la lista de retos. Se analizan las opciones con lo que se logra implementar un prototipo para confirmar la validez de la propuesta o alternativa; 5) y finalmente se formula un plan de acción sostenido por las lecciones aprendidas en las etapas metodológicas previas y con el potencial de negocio clarificado.

La creatividad aplicada a los problemas cotidianos busca nuevos modos de vida que faciliten la superación de los conflictos y afronte los nuevos desafíos. Es nuestra oportunidad de ejercitarnos en ello: cuestionando, investigando y proponiendo soluciones flexibles, teniendo apertura a nuevas experiencias y expectativas. Hoy debemos agilizar nuestros procesos de aprendizaje y la puesta en marcha de las nuevas competencias, pues con ellas nos habremos fortalecido al enfrentar este reto.

Y… ¡arrancamos! 2> Por | Líderes de opinión, Voces UNIVA | Sin comentarios

Mtra. Laura O. Robles Sahagún • Coordinadora de ALUMNI y Bolsa de Trabajo

 

Arrancamos con el cierre de año, arrancamos con el inicio del ciclo escolar, semestre y cuatrimestre según corresponde a los planes de estudio; arrancamos con el estrés de las clases en línea y el trabajo desde casa de los papás y mamás, después de las vacaciones.

¿Cómo? ¿Pero si hubo vacaciones? Muchos ni cuenta se dieron, pero sí, si hubo periodo vacacional. Lamentablemente gran cantidad de familias no pudieron salir como cada verano acostumbran, ahora sí que ni a visitar a los abuelos y, sin percatarse en qué momento, ya están otra vez con clases y trabajo desde casa.

El cansancio mental empieza a causar estragos muy fuertes en los estados emocionales, sin dejar de lado la situación financiera tras los miles de empleos perdidos a nivel nacional. Sectores severamente dañados y los flujos de efectivo cada día menores, con ello la economía familiar muy lastimada.

Al extenderse el tiempo de confinamiento, los padres de familia se han visto en la necesidad de comprar, renovar o mejorar el equipo de cómputo con el que se contaba en casa. Ahora lo que vemos en redes sociales son mensajes de compra de equipos usados con las tres B (buenos, bonitos y baratos). Los centros de reparación de computadoras se encuentran rebasados de trabajo y los costos se han elevado. Las compras en las diferentes plataformas en línea muestran equipos agotados y es que el inicio de clases en línea (y la falta de una fecha probable de regreso a la presencialidad) obligó a tomar medidas que faciliten la vida en los hogares.

Las inversiones en tecnología no son menores, se ha incrementado el consumo de energía eléctrica domiciliaria, los planes de internet se han tenido que crecer y obviamente pagar más. Se han hecho adecuaciones en casa de espacios con compra de escritorios, sillas, mesas de trabajo y diferentes accesorios, todo con cargo a las familias y no veo incentivos del gobierno para apoyarles, tampoco veo ofertas o beneficios por parte de los proveedores de internet (algunos ni siquiera mejora en sus servicios).

Y pues sí, arrancamos con este ciclo escolar con más dificultades que siempre, con cansancio, desesperación y una incertidumbre y desesperanza como yo nunca antes la había visto. Deseo profundamente que esta experiencia pase pronto y de verdad sirva de aprendizaje para todos y con ello, construir una mejor sociedad, más solidaria, próspera y con bases sólidas para un desarrollo como el de otros países que muchas veces envidiamos y citamos como ejemplo. ¿Por qué en México no podríamos lograrlo si nos lo proponemos?

Éxito a estudiantes, maestros, padres de familia, centros escolares de todos los niveles. Que este ciclo escolar sea muy provechoso para todos.

 

 

Publicado en La Crónica de Hoy Jalisco del viernes 4 de septiembre de 2020.

Informe y mensaje 2> Por | Líderes de opinión, Voces UNIVA | Sin comentarios

Pbro. Lic. Armando González Escoto • Director de Publicaciones del Sistema UNIVA

 

De acuerdo a las teorías sobre liderazgo, el líder debe tener una propuesta ideal capaz de convencer a sus seguidores, como sería una patria libre, un país próspero, una sociedad de oportunidades para todos, o una nueva transformación que permita superar condiciones inicuas precedentes y abra las puertas del crecimiento y del desarrollo a una nación.

Con frecuencia los grandes ideales incluyen propósitos muy personales del líder que pueden o no ir en la línea de sus grandes ideales, propósitos manifiestos o reservados.

El presidente Andrés Manuel ha comunicado una y otra vez su gran ideal de transformar a México en un país mejor, lo cual exige un combate serio y definitivo en contra de la corrupción. La propuesta seduce a la sociedad, pero en la sociedad operan diversas fuerzas, la mayoría de las cuales ha estado tanteando al gobierno, indecisas por no saber si va en serio, para prevenirse, o es solamente parte de la mercadotecnia política del presidente en turno. El presidente en turno, si es sagaz, tendrá que dar la impresión de que no va tan en serio, para desarmar posibles golpes, y a la vez ir en serio para no desalentar a la sociedad, tarea descomunal y de difícil pronóstico.

Uno de los recursos más evidentes de López Obrador ha sido elegir un discurso todo el tiempo contradictorio, en cuyo análisis se han desgastado hasta el infinito un gran número de periodistas, ideólogos y hasta intelectuales distraídos, como ha estado sucediendo en estos mismos días con motivo del informe presidencial.

También ha sido un recurso acudir a la voluntad soberana del pueblo, aunque el pueblo se reduzca en diversas ocasiones, al auditorio que tenga enfrente. Desde luego todos estamos de acuerdo en que un país democrático es un país que establece instituciones y las hace respetar, y que los plebiscitos suceden solamente en ocasiones excepcionales.

Si consideramos que la impunidad es el aliado principal y soporte permanente de la corrupción, la decisión de juzgar a los expresidentes no puede depender de la voluntad popular, debe ser un recurso legal permanente, como lo fue, en la Nueva España, el juicio de residencia.

Cierto que López Obrador acaba de reiterar no estar de acuerdo con dicho juicio, pero en un discurso que sabemos contradictorio, no hay para qué discutir el punto.

Más allá de los ideales propuestos y de los propósitos ocultos o manifiestos, serán los hechos reales y trascendentes lo que otorgue la valoración final al actual gobierno.

Por lo pronto será de vital importancia que junto con el llamado a cuentas de cuantos en el pasado han delinquido en la función pública, se observe con lupa a cuantos lo estén haciendo en el presente, pues la conciencia moral no se improvisa de un día para otro, ni la corrupción se abate en veinte minutos, sobre todo cuando ha sido la piel y el músculo y hasta el esqueleto de la clase política.

Este esfuerzo requiere de innumerables ciudadanos y recursos, más que de manifestaciones estentóreas y ridículas en contra del presidente que fue electo con tan notable número de votos.

 

Publicado en El Informador del domingo 6 de septiembre de 2020.

¿Qué tanto puede afectar un líder en una empresa? 2> Por | Líderes de opinión, Voces UNIVA | Sin comentarios

Mtro. Ernesto González Aldana • Profesor UNIVA Online – Plantel Lagos de Moreno

 

Líder viene del inglés leader que significa dirigente o jefe que ocupa el primer lugar o un papel de primer orden en determinado campo.

Hablar de qué es ser líder puede ser muy variado, Koontz y Weihrich lo definen como “el arte de influir en las personas para que se esfuercen voluntaria y entusiastamente en el cumplimiento de las metas grupales”.

Aunque una empresa funciona como una gran máquina en la que todos los engranajes son importantes, es un hecho que las empresas más exitosas en el mundo deben muchos de sus logros a las decisiones que sus líderes han tomado al frente de sus negocios. Finalmente, un líder es quien dirige, orienta y supervisa todos los esfuerzos del equipo, por eso la relación con sus subordinados es fundamental tanto para la obtención de logros como para plantear soluciones ante cualquier problemática.

Las organizaciones dependerán siempre del liderazgo de sus dirigentes para crecer y mantenerse, ya que son los encargados de desarrollar al máximo, el potencial de la empresa y de sus trabajadores. Algunos otros beneficios de contar con un buen liderazgo empresarial.

Como vemos, el líder es la cabeza de la empresa y, por lo tanto, debe de integrar y difundir los valores y la cultura organizacional. Cada decisión, cada gesto y cada movimiento, llevan impresa la manera en que los líderes entienden la actividad empresarial. De ahí, la aspiración que no debe tomarse de forma literal sobre tener una empresa a la medida de cada uno. Si esto es así, se debe en parte a que el liderazgo supone muchas más cuestiones que hacer visible una voz de mando.

El líder formal está siempre al frente de su grupo por medio de cargos de áreas funcionales, departamentos o empresas complejas. El líder debe ser centrado, elocuente y estar bien convencido primeramente con el papel que hace y con la empresa.

Algo que hay que tener claro es que el liderazgo es imprescindible desde antes de que nazca la empresa. Ya durante la fase de planificación y creación de la misma, se harán necesarias las características de la personalidad del líder.

Porque también hay líderes que no están con la empresa y solamente buscan su propio bienestar o interés personal sin importar nada más.

Por lo general, la figura del líder en una empresa coincide con la figura del dueño de la misma, o cuando ésta es muy grande, con el gestor que la dirige. Si el líder cumple todas las características que lo hacen líder, llevará a cabo los objetivos de la empresa y con el apoyo de sus subalternos generará un trabajo en grupo que, definitivamente, tendrá éxito.

Una encuesta realizada a nivel mundial reveló cuáles son las destrezas más importantes para manejar proyectos de alta complejidad en organizaciones, siendo las “habilidades de liderazgo” las que mayor reconocimiento tuvieron (81%), por encima de las “habilidades de gestión de proyectos técnicos” (9%) y las “habilidades de gestión estratégica y de negocios” (9%), de acuerdo con Statista.

Hemos visto empresas muy buenas y de gran fama mundial, en donde el líder no se compromete con la empresa porque considera a corto plazo mudarse a otra organización con mejores ingresos para él, y es aquí en donde radica la gran pregunta inicial ¿afectaría a la empresa porque no están en la misma frecuencia?

En las empresas gubernamentales, como los dirigentes están en un determinado plazo, a cada momento tratan de resolver sus propias necesidades y no las de la empresa, que, en este caso, es el pueblo mismo.

Sin embargo, en las empresas privadas, en las que un líder sabe que todo su potencial está enfocado al lugar donde está laborando, éste dará todo para que la empresa llegue a otros niveles porque sabe que será beneficiado en todos los aspectos y esto le causará una mayor realización profesional, personal, laboral, social y económica. Incluso, sin buscarlo, podrían lloverle propuestas de trabajo.

Desde mi punto de vista y la experiencia de trabajar en diferentes empresas de diferentes giros y tamaños, es muy importante que el líder esté bien enfocado en lo que quiere, de esta forma, logrará salir adelante positivamente. Pero si el líder no es congruente con lo que hace o dice, causará problemas graves, que en algunos casos se resumen en la disolución de la misma organización.

El líder definitivamente afecta a su empresa, ya sea positiva o negativamente. Como antes lo he mencionado, al ser la cabeza, es el ejemplo a seguir. Recordemos que la comunicación fluye de arriba hacia abajo y que la mala comunicación será deformada y ambigua para lo que se quiera hacer en el futuro.

El liderazgo es un elemento imprescindible en el mundo administrativo. Una empresa sin un buen líder al frente, no podrá crecer y, desde luego, si crece, no podrá mantenerse en el sector frente a una competencia que está ofreciendo lo mismo, pero con un liderazgo fuerte al frente.

Es menester desarrollar un modelo de liderazgo adecuado a la complejidad de la labor informativa en un plano que permita el ejercicio de las libertades de prensa y de empresa, esto requerirá contar con directivos capaces de moverse entre estos dos requerimientos.

Adicionalmente, o como requisito para interpretar cabalmente su misión, los directivos que trabajen en este sector deben ser hábiles en cuanto a la diversificación de las funciones, preferencias, formatos y cambios basados en modelos de innovación requeridos por los usuarios de estos servicios en el mundo contemporáneo.

Los líderes permiten establecer relaciones interpersonales de mutuo respeto y cordialidad, que faciliten el trabajo, la participación y el apoyo de los periodistas en cada una de las etapas de la elaboración del producto informativo.

En definitiva, un líder debe defender principios y valores; así como tener la capacidad para gestionar cambios en las formas de trabajo, promoviendo la convergencia mediática, la transformación del papel y del alcance que tienen las empresas.

 

 

El tan preciado alcohol en momentos de pandemia ¿cuál es cuál? 2> Por | Líderes de opinión, Voces UNIVA | Sin comentarios

Mtra. Leslie Becerril Serna • Docente-Investigador UNIVA Plantel Guadalajara

 

En mi opinión personal y profesional como química fármaco bióloga, puedo decir que, una de las sustancias que más utilizamos en el laboratorio es el alcohol, sin embargo, esta sustancia química no sólo se utiliza en laboratorio o industria, es parte fundamental de cualquier botiquín en casa y lo utilizamos comúnmente para desinfectar alguna herida o bien, lo consumimos en bebidas alcohólicas, por lo que es de suma importancia, saber lo que estamos consumiendo. Recientemente, la Comisión Para la Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado de Jalisco ha reportado la muerte de más de 40 personas que han consumido alcohol adulterado.

Para que una bebida alcohólica sea segura, debe producirse bajo el registro y autorización correspondiente, con procesos bien conocidos, controlados y estándares de calidad probados.

Cualquier bebida que no sea autorizada por la Comisión antes mencionada, corre el riesgo de ser peligrosa para su consumo, dichas bebidas adulteradas, suelen ser elaboradas con otro tipo de alcoholes de bajo costo y que no son propiamente destinadas al consumo humano, por ejemplo, el ALCOHOL METÍLICO que se utiliza comúnmente como solvente industrial de plásticos, pinturas, cementos, tintas, entre otros.

De la destilación se fabrican bebidas muy populares y de costos muy accesibles para la mayoría de las personas, sin embargo, si estas no se producen de manera adecuada pueden producir bebidas inseguras, comúnmente conocidas como ALCOHOL ADULTERADO, que provoca graves daños a los consumidores, que van desde intoxicación o ceguera permanente, hasta el daño más grave: la muerte.

Ahora bien, las bebidas alcohólicas como la cerveza, vino, vodka, etc., se pueden generar de procesos como la fermentación o la destilación, dependiendo del proceso, las bebidas tienen menor o mayor grado de ALCOHOL ETÍLICO.

Por lo que es recomendable adquirir las bebidas alcohólicas en lugares debidamente establecidos, que cuenten con productos registrados y autorizados, con sellos originales que demuestran que no han sido adulterados previos a su consumo y por supuesto, mantener siempre un consumo con moderación.

Ahora, por los tiempos que estamos viviendo, escuchamos hablar mucho sobre el uso del gel anti-bacterial, pero, ¿qué es el gel anti-bacterial? ¿quién lo inventó, qué contiene, por qué debemos usarlo?

En 1966, su inventora (una enfermera latina), lo formuló pensando en personas que no tenían acceso al agua y al jabón; observó su efecto anti-bacterial, sin imaginar que desde la gripe porcina y hasta la fecha, se convertiría en el desinfectante principal de apoyo para el control de estos virus.

El gel contiene alcohol, el llamado ALCOHOL ETÍLICO O ETANOL (C2H5O2,) este, en una concentración del 60-65%, soluble tanto en agua como en grasas, flamable y con olor característico.

El término anti-bacterial provocó incertidumbre y mala información, debido a que las personas se preguntaban ¿cómo un gel que tiene un poder anti-bacterial, puede utilizarse para prevenir una enfermedad viral?

Bueno, fue la Organización Mundial de la Salud (OMS) quien recomendó utilizar el gel como una medida auxiliar al lavado de manos para desinfectarlas.

La principal función del gel anti-bacterial para este virus que nos aqueja, es romper la cápsula lipídica, es decir, tiene la capacidad de destruir la capa protectora del virus, por lo que este pierde su capacidad de infectar y su uso es tópico (local).

Sin embargo, a pesar de que el gel contiene alcohol etílico, este NO DEBE consumirse como bebida, pues a estas concentraciones y sin las regulaciones de un alcohol de uso alimenticio, puede provocar daños al sistema nervioso central y causar dependencia si lo bebemos.

Por lo que debemos tener muy claro y saber diferenciar qué tipo de alcohol se puede consumir y untar, así como cuál no es apto en ninguno de ambos casos.

Por último, en nuestra nueva realidad de vida, debemos ser conscientes de nuestro cuidado, considerar a los demás, ser prudentes y siempre leer antes de consumir.

 

Los santos inocentes 2> Por | Líderes de opinión, Voces UNIVA | Sin comentarios

Pbro. Lic. Armando González Escoto • Director de Publicaciones del Sistema UNIVA

 

En México el adjetivo “inocente” tiene por lo menos cuatro acepciones: menor de edad, ingenuo, no culpable, o francamente tonto. La segunda semana de este mes que ya termina tuvimos el inicio de la jornada de los santos inocentes, la inmediata segunda temporada de la serie televisiva “los secretos de Lozoya”.

Como en toda serie que se respete, el hilo de la trama se acompaña por otros temas tales como el cumplimiento de la catástrofe anunciada, es decir, los sesenta mil fallecidos por COVID-19, negro telón de fondo de la serie; la agudización de la crisis económica mundial, peor que la recesión de 1929, como el ambiente en que los hechos se desarrollan; los efectos especiales gratuitamente ofrecidos por la delincuencia organizada, desordenada o eventual, todo acompañado por la increíble campaña en favor de la comida chatarra, para que mejor disfrute de esta nueva producción.

Es verdad que el derecho afirma que nadie está obligado a acusarse a sí mismo, pero también es cierto que aceptar las consecuencias de los propios actos es un signo de madurez, una sociedad formada por inocentes crónicos es una sociedad infantil que no merece confianza ni es digna de asumir responsabilidades; si quienes conforman la clase política son personas infantiles e inmaduras ¿qué clase de país podemos tener?

Que las declaraciones, videos de unos y otros, señalamientos y acusaciones se filtren a los medios es parte del misterio, pero sobre todo, evidencia de que en las mazmorras del Poder Judicial, las cosas siguen sin cambiar, ¿o será que incurrir en esta clase de filtraciones o no es delito o si lo es no se sanciona?

Una gran parte de la sociedad mexicana sabe que la transformación del país no es algo en lo que se deba creer como se cree en una doctrina religiosa, sino algo que se debe hacer y demostrar con evidencias, porque la corrupción no se abate con series televisivas de policías y ladrones, sino con reformas muy concretas de las leyes, por ejemplo, que los delitos de corrupción no prescriban, que los errores procesales no permitan la liberación de delincuentes, sino la sanción inmediata a quienes levantan mal los procesos,

que a los gobernantes se les prohíba promoverse, pagando con nuestros impuestos tiempo aire en los medios de comunicación, que la mayor y principal sanción a los políticos corruptos, consista en la devolución de lo robado con los intereses que correspondan, estas reformas sí que nos hablarían ya en serio de una genuina transformación, más allá de escándalos tanto más fugaces cuanto más impactantes e inútiles, habida cuenta de que antes de lo que uno se imagina, aún los personajes más demonizados, acaban siendo liberados para que disfruten de lo mucho que se robaron, y todos felices.

Entre ingenuos o tontos seríamos los ciudadanos que nos creyéramos cuanto vemos, leemos u oímos sin someterlo todo a comprobación y análisis, con base a una duda no obsesiva sino pedagógica, tarea que compete a todos pero que, como tantas cosas, hemos descuidado permanentemente.