SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

SEÑOR, QUE TE CONOZCA Y QUE ME CONOZCA

“Quieres conocer a Inés, vive con ella un mes”. Sin temor a equivocarme, esta expresión ha sido escuchada y utilizada por muchos de nosotros en más de una ocasión. La experiencia nos dicta que el tiempo que estemos presentes o ausentes ante una persona será un factor fundamental para el conocimiento o no de la misma.

Todo esto a razón de que, en el evangelio de este día, Jesús nos tiene una pregunta muy inusual, muy difícil de responder: ¿quién soy yo para ti? Naturalmente que, para responder a esta pregunta, no será suficiente lo que hemos estudiado y aprendido en el catecismo, los que fuimos; se vuelve necesario pasar tiempo con Jesús, hacer camino con él, escuchar atentamente sus palabras, si es que lo queremos conocer seguramente tendrá que ser más de un mes.

Pedro pasó mucho tiempo con Jesús, escuchó atentamente sus enseñanzas, fue testigo de grandes prodigios, y tal vez estuvo tentado a pensar: ¡ahora conozco quién es el Maestro! Sin embargo, aún faltaban muchas cosas para conocer quién era Jesús. Una mañana, en el lago de Tiberíades, Pedro sería otra vez cuestionado, pero ahora tres veces.

También nosotros llevamos mucho tiempo escuchando de Jesús, hemos tenido muchos encuentros personales en los sacramentos, y tal vez creemos tener una respuesta. Hoy el evangelio nos lanza un reto, nos invita a refrescar la respuesta. Hagamos que nuestras palabras tengan proyección en nuestras vidas, en el trato personal, en el deseo sincero de seguirle a pesar de tus fallos. Y algo muy importante, que nuestra confesión de fe no huya del sufrimiento, sino que sea de ahí donde surja la respuesta exquisita y auténtica: “Tú eres el Mesías”.

“Señor Jesús, que me conozca a mí y que te conozca a Ti”.

Dejar un comentario.