Skip to main content

Laura O. Robles Sahagún · Coordinadora de Alumni y Bolsa de Trabajo UNIVA Guadalajara

 

El CONEVAL, que es el Consejo Nacional de Evaluación de la Política en Desarrollo Social, es un organismo encargado, a nivel federal, de generar información que de manera objetiva permita evaluar la política social y con ello, medir los niveles de pobreza en nuestro país. Dicen por ahí que lo que no se mide no se puede mejorar, así que el propósito es tomar mejores decisiones en cuanto al tema.

Según la Organización “¿Cómo Vamos México?”, la pobreza laboral “es la situación en la que el ingreso laboral de un hogar no es suficiente para alimentar a todos sus miembros”, hay algunos que pueden lograr ingresos adicionales a los laborales para alimentarse a partir de remesas o por acceder a programas sociales. Es decir, nos damos cuenta que puede haber personas que trabajan, tienen un salario, pero no es el suficiente para cubrir una de las necesidades básicas que es la de alimentar a su familia.

El índice de la tendencia laboral de la pobreza (ITLP), permite dar seguimiento al ingreso laboral vs el costo de la canasta básica. Sí, esa canasta que incluye los productos que son mínimamente necesarios para comer, pero que van en aumento constante, contra ese salario que, o está estancado o incluso se ha reducido, pero que definitivamente ya no alcanza a los trabajadores.

Recordemos que el Art. 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, menciona que todas las personas tenemos derecho a un trabajo digno, es decir, a aquel en el que se respeta la dignidad humana. Y cuando vemos que la inflación del primer trimestre fue de 7.3%, lo que significa que ha habido un aumento desordenado de los precios en la mayor parte de los bienes y servicios de los mercados, y por el otro lado, vemos que el ingreso laboral real per cápita de las personas ocupadas fue de $6,611.78 por mes, imaginemos si esto entra en el contexto de la dignidad humana.

También nos damos cuenta que continúa la brecha salarial en razón de género. Esa cantidad mensual ($6,611.78), surge del promedio en que los hombres ganan $7,169.93, mientras que las mujeres tan solo $5,763.28. Esto también rompe con la dignidad.

Las personas no trabajan solo para comer, hay otras necesidades que solventar y definitivamente, la pobreza en los salarios, es un tema cada día más preocupante, porque los trabajadores notan cada que reciben su pago, cómo les rinde menos, cómo tienen qué dejar de comprar ciertos productos para cubrir solo lo esencial.

Mucho se habla cada año de los salarios mínimos y podríamos decir que sí se han incrementado considerablemente, pero los salarios medios requieren también de una seria revisión y por supuesto que las políticas económicas del país, no son la excepción.

Si las empresas están pasando por momentos difíciles de recuperación económica tras la pandemia, los trabajadores también lo están sufriendo. Las familias han tenido que sacrificar mucho por conservar algún ingreso y desafortunadamente aún hay empleadores que dicen: “es lo que hay”, “que se vaya, hay mucha gente buscando trabajo”, “hay quien me haga más por ese salario”. “te estoy pagando y tienes que hacer todo lo que yo te ordene”. No señores, el trabajo, el trato y la paga, deben ser dignos, porque es un derecho constitucional y humano.

La crisis y los salarios pobres, cada vez están más presentes en la vida de las familias mexicanas, la pobreza salarial, cada día es mayor, aunque las estadísticas dicen que han disminuido y está en el 38.8%.

 

Publicado en La Crónica de Hoy Jalisco del viernes, 01 de julio de 2022.

Comunicación Sistema UNIVA

Author Comunicación Sistema UNIVA

More posts by Comunicación Sistema UNIVA

Dejar un comentario.