Skip to main content

Laura O. Robles Sahagún · Coordinadora de Alumni y Bolsa de Trabajo UNIVA Guadalajara

 

Los últimos meses se ha visto fuertemente incrementada la demanda que tienen las empresas de contadores y nos estamos topando con que ¡No hay!

Mucha de esta falsa creencia se deriva a partir de que el SAT anuncia que su portal es tan fácil de operar que ya no se requerirá contratar a un contador para hacer las declaraciones de impuestos y que cualquier persona puede hacerlo.

Otro argumento es el uso de software especializado que les permite procesar y mantener de manera ordenada la integración de la información fiscal y contable de las empresas; pero debemos entender que el sistema no se alimenta solo, tampoco se interpreta. Estos programas fueron hechos para facilitar el trabajo de los contadores, no para eliminarlos. Se cambian las enormes sábanas, el lápiz y el borrador por estos programas.

Es muy triste escuchar a los propios contadores decir que muy pronto su carrera será obsoleta, son los primeros promotores de que cada semestre o cuatrimestre haya menos estudiantes de contaduría en las aulas. ¿Deben reinventarse? Sí, si deben, pero no desaparecer.

Aquí es donde estriba la importancia de la vinculación empresa-universidad, para conocer la pertinencia de los planes de estudio y adecuarlos a la realidad. Por ello los maestros deben ser profesionales en activo que conozcan las necesidades actuales y reales del ámbito laboral.

El mundo se está moviendo a una velocidad que, en ocasiones, ni siquiera alcanzamos a ver los cambios, mucho menos a preverlos;nos percatamos de su existencia hasta que ya están puestos en práctica. Esto es el reflejo de que somos nosotros (desde el lugar en el que estemos), que somos los que nos estamos moviendo más lento.

Estar a la vanguardia, es tener estrategias de innovación de forma permanente y analistas de las situaciones globales en los diferentes mercados. La innovación es cambio permanente, ajustes y puestas en marcha a un ritmo que solamente los mejores lo logran y son los que sobreviven.

Lo mismo sucede con las profesiones, por ello la virtuosidad de la quíntuple hélice que no es otra cosa que la interacción entre los sistemas educativo y económico, los entorno natural y político y la sociedad civil, pero todos al mismo ritmo, a la misma velocidad, en el mismo sentido y con objetivos comunes.

Es aquí en donde se tiene que alinear el conocimiento, con los sistemas de pago y condiciones laborales, ajustados a una normatividad que permita el correcto desarrollo de los diversos sectores, buscando el bien común de la sociedad y siempre protegiendo el medio ambiente.

Una vez que estemos todos alineados, entonces el desarrollo, el progreso y la prosperidad, estarán presentes en nuestros entornos. Por lo pronto, sépase que en el mercado laboral hay gran demanda de contadores, también sépase que las empresas deberán ajustar salarios para pagar a los que ya existen y tienen experiencia, porque recién egresados, no será sencillo contratar.

 

Publicado en La Crónica de Hoy Jalisco del viernes, 25 de junio de 2022

 

Comunicación Sistema UNIVA

Author Comunicación Sistema UNIVA

More posts by Comunicación Sistema UNIVA

Dejar un comentario.