Skip to main content

Emesis de turbulencias emocionales, 12:38 a.m.

Adrián Barragán · Médico Cirujano. Baterista de Ave Eva.

 

Hola a todos de nuevo, soy yo, al que le prestaste, hace unos meses, de tu valioso tiempo leyendo Volvamos a tocarnos, en este mismo espacio, el cual por cierto, me da la oportunidad de que estas palabras, sean más que palabras; generando la posibilidad de que  estos pequeños fragmentos de mi alma lleguen hasta tu ordenador y hasta el lugar donde estés leyendo; debo confesar que este quehacer un tanto literario me ha expandido hacia nuevos-viejos horizontes de mi propia imaginación, me ha hecho recordar la primera vez que escribí un texto en mi vida, un cuento en la secundaria que la maestra de español nos dejó de tarea, al estilo libre (el mejor que existe para toda clase de arte, claro); cinco días era el plazo de entrega de esa tarea, que por supuesto, la dejé, como buen niño mexicano de primaria buscando cartulina el domingo en la papelería del barrio, hasta el último.

La verdad era que toda la semana no se me había ocurrido de qué tema iba a escribir, esa primer master piece de mi carrera como escritor de cuentos (carrera que creí por una semana, ejercería el resto de mi vida), esperé a que la idea brotara por obra del Espíritu Santo el jueves por la noche… y así fue. Así nació mi primer cuento Otra historia de amor y obscuridad, que hasta la fecha conservo en una de mis cajoneras del closet de mi cuarto, uno nunca sabe cómo te puede renovar la vida, sacar los recuerdos del closet y todo lo que nos haga recordar que vivimos para crear; porque somos parte de la creación divina y tenemos el poder de la creación para hacer todas nuestras ideas realidad, recuerda que toda gran hazaña comienza en tu cabeza y todos tenemos el poder de materializarlo.

Es curioso que existan turbulencias dentro del cuadrante emocional, siendo seres emocionales, deberíamos entender que las sacudidas que nos da la vida naturalmente se vuelven constantes, que parece que volvemos a girar en una espiral de emociones y sensaciones parecidas a las de tiempo atrás, ahora, más que antes, nos podemos dar cuenta por los recuerdos que nos muestran las redes sociales, e incluso, hasta podemos compartir en el presente con esa misma persona del pasado ese recuerdo, ¿no les ha pasado que tienen un gap de años en su vida? Por ejemplo; estoy escribiendo este texto mientras una luna llena está colgada del firmamento, en el mismo lugar en donde hace dos meses veía una película una noche de luna llena.

Pero ¿qué estamos haciendo al respecto?

Todas estas cosas que pasan día con día debemos de aterrizarlas, y así como los bebés necesitan tomar siestas cada cierto tiempo para poder asimilar todo lo aprendido en su crecimiento, nosotros tenemos que tener un espacio para poder reflexionar acerca de lo que está ocurriendo a nuestro alrededor, hacer un análisis propio de nuestro entorno y clarificar nuestras ideas para poder ir escalando cada vez más hacia nuestra mejor versión, para cuando volteemos la mirada y veamos todos esos recuerdos, podamos conectar con nuestro presente y tomar conciencia de en dónde estamos, dónde seguimos, con quién estamos y sobre todo, quiénes somos; es ahí cuando nos damos cuenta de que vivimos en un constante crecimiento y evolución interna natural, aceptándola y tratando de que sea lo más equilibrado posible, ya que el equipaje que te llevas al viaje, siempre es el perfecto,

y cuando podamos tener una verdadera aceptación de nuestras emociones, sanar esa sensación de emesis emocional y así hacer que desaparezca, girando las cosas con perfecta sincronía con el universo.

Por último, quiero hacerles una pequeña recomendación, que me la compartió un pajarito y otra de parte mía, acerca de cómo darle un giro a las emociones y transformarlas hacia una aceptación y libertad que nos permita vivir más en paz con nosotr@s mism@s, así como sacar el poder creativo que tenemos guardado en el closet y hacerlo realidad, recuerda que nunca es tarde para comenzar a hacer esa actividad que siempre quisiste hacer.

Hablando de las emociones, podemos comenzar aceptando la responsabilidad de lo que estamos sintiendo:

Para hacer ese primer paso debemos de reconocer la emoción.

¿Qué sientes?

¿En qué parte de tu cuerpo la sientes?

Una vez que logres saber de dónde viene e identificarla, obsérvala.

Siéntela como si estuvieras fuera de tu cuerpo, descríbela.

Exprésala, libérala y compártela.

A fin de cuentas, nadie nos puede privar de la libertad que nos ha otorgado el universo como seres libres de pensamiento, quédate a solas con tu mente y descúbrete.

Gracias por quedarte hasta el final, puedes compartir el texto si te gustó y comentar si quieres que publique mi primer cuento para la siguiente entrega.

Muchas, muchas, muchas gracias por regalarme tu hermoso y valioso tiempo.

Namaste.

 

La turbulencia emocional es uno de los principales obstáculos

para el cumplimiento espontáneo de los deseos.

Deepak Chopra, Sincrodestino.

 

Comunicación Sistema UNIVA

Author Comunicación Sistema UNIVA

More posts by Comunicación Sistema UNIVA

Dejar un comentario.