Skip to main content

La vida nos pone en el momento indicado

Claudia Mata · Alumni de la Licenciada en Nutrición UNIVA Guadalajara y escritora del libro ¿Cuál es el beneficio?

 

¿Será ella? No sé, tienen un gran parecido. ¿Y si le pregunto su nombre y descubro que es la misma? ¡Ay no! ¿Cómo le voy a preguntar aquí en el baño si es ella? Pensará que la estoy persiguiendo. En fin, no creo que sea ella. Además, tengo entendido que ella trabaja en otro lugar.

3 días después…

Realmente se parecen tanto, que podría jurar que es ella o tiene alguna hermana. Pero no, no le preguntaré ahora, no quiero llegar tarde a clase.

2 semanas después…

Definitivamente, le voy a preguntar…

-Disculpe mi atrevimiento, ¿Es usted Ana?

-Señorita Carla, qué gusto verla. ¿Qué está haciendo por aquí?

-Doctora Ana, ya la había visto en otras ocasiones, sin embargo, no me atreví a verificar si era usted. Aquí, estoy estudiando una nueva carrera.

Fue así como las circunstancias llegaron en su momento. Hace unos años yo conocí a la doctora Ana, ella fue mi profesora en la primera carrera que estudié. Y me dio un grato gusto saber que la vida y Dios la pusieron de nueva cuenta en mi camino, y en este nuevo encuentro me invitó a colaborar en un proyecto de investigación, que ella, sin saber, es algo que desde hace 4 años he querido hacer.

Al mes de la conversación, me dirigí a su laboratorio para que me explicara en lo que iba a estar implicada. Me comentó detalles sobre la investigación y demás cosas, hasta que la conversación llegó o me llevó a una pregunta. Esa pregunta, tuvo una respuesta que nunca imaginé, sin embargo, estaba a punto de abrir una gran puerta.

Te das cuenta de que la vida y Dios te ponen en el momento, en el tiempo y con las personas indicadas para lograr lo que tanto has buscado. Y sobre todo, el ser amable, responsable y agradecido, te abre muchas puertas y en la mayoría de los casos, te las mantiene abiertas.

Es cierto, no siempre es en el momento que deseas. En la mayoría de los casos nuestros deseos se concretan cuando Dios te ve con la suficiente madurez y capacidad para recibirlo, y sobre todo, cuando tu esfuerzo y trabajo empiezan a dar otro tipo de frutos, pero antes de eso, tendrás que vivir algunas otras experiencias que te hagan valorar el momento que buscas.

Es como hace 4 años, yo tuve una idea de producto, que tendría una gran función, ayudar a la sociedad y sobre todo, a pacientes con una enfermedad en específico. Y cuando la Dra. Ana me preguntó, -¿Has realizado un proyecto con estas características?

Mi respuesta fue: -No, pero siempre he querido hacer tal producto…

-¿Realmente esa es tu idea? Permíteme decirte que lo que estamos haciendo en el laboratorio y en lo que estarás implicada es para pacientes con esa patología que me comentas.

En ese momento, pensé, -¿Realmente yo voy a ser parte de esa investigación? ¿Cómo es posible? Lo único que hice fue preguntarle a la doctora sobre la oportunidad de aprender sobre alguno de sus proyectos. Jamás imaginé que me integraría a una investigación que desde hace 4 años solo idealicé y pensé solo como una posibilidad.

Reflexiones de este tipo podrás encontrar en mi libro ¿Cuál es el beneficio?

https://www.facebook.com/desarrollopersonal.cm/

Comunicación Sistema UNIVA

Author Comunicación Sistema UNIVA

More posts by Comunicación Sistema UNIVA

Dejar un comentario.