SEDES
Ags Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Unadis Biblioteca

English Assistance

Familia moderna: Una serie sobre la inclusión social en tiempos postmodernos

Dr. Fabián Acosta Rico • Docente-Investigador UNIVA Plantel Guadalajara

 

Desde el éxito de los Pica-piedras a mediados del siglo pasado al que le siguió los Supersónicos recreando un futuro sobre-tecnologizado para la humanidad; los directores de las grandes cadenas han sabido que las audiencias les gustan las series cuyo personaje principal no es un individuo, sino un ente colectivo como lo es la familia.

Las comedias ligeras para televisión protagonizada por alguna singular familia siempre han sido muy rentables; radicalizando la nostalgia y haciendo un llamado a la vieja guardia del homo videns: quien con más de tres décadas encima no recuerda a los Locos Addams o a la Familia Monster. Un presente más cercano que igual nos sitúa pasando interminables tardes y noches frente a la caja-idiota: nos invita a hacer mención de dos de los pesos pesados en el entretenimiento con tinte a hogar disfuncional: los Simpson y Malcom el del medio.

Para los televidentes de estos tiempos, la serie que le dio continuidad a esta temática de la familia jocosa e inmersa en enredos de ocasión: es Modern Family o como la conocemos en el mundo de habla hispana: Familia Moderna. ¿Qué tiene de especial esta serie? ¿Qué nos muestra que no hayamos visto antes en la nutrida lista de comedias televisivas? Hay dos tópicos a ser destacados: el matrimonio gay y la disparidad de edades entre cónyuges. Este tipo de casos ya no son tan extraños o raros y resulta interesante que una serie de comedia los aborde.

La teoría antropológica describe a las familias nucleares como aquellas que están formadas por individuos de parentesco cercano o directo como lo son papás e hijos; una familia extensa incluirá a tíos, primos y parientes políticos como los cuñados y suegros. Cuando uno oye el término familia moderna nos viene a la mente la de tipo monoparental integradas básicamente por un solo progenitor y uno o varios hijos. No obstante, la familia estelar de nuestra serie es una de tipo extensa integrada por tres nucleares emparentadas sanguínea y políticamente. La familia central de la serie está conformada por un hogar del tipo compuesto, como fue en su momento el del expresidente Peña Nieto, en la que los hijos están repartidos entre: “los míos, los tuyos y los nuestros”. El hombre de esta familia (y patriarca de todas las demás) es un sexagenario de nombre Jay Pritchett, dueño de una fábrica de closet, es decir, es un empresario de dinero; él tuvo, llamémosle la fortuna, de casarse en sus segundas nupcias (tras su divorcio) con una mujer separada, madre de un hijo pre-adolescente, a la que le dobla la edad y que además es colombiana (este personaje es interpretada por la modelo y actriz Sofía Vergara).

De los hijos de Jay, Mitchell y Claire, se desprenden las otras dos familias de este trío. La de Claire es la típica con un papá, Phil Dunphy, y una mamá más tres hijos cuyas edades rondas los 12 y 18 años: Haley, Alex y Luke. Por su parte, Mitchell es un abogado homosexual que tiene una pareja de nombre Cameron (con la que pudo contraer matrimonio cuando este tipo de uniones fue legalizado en los Estados Unidos). Ambos adoptaron a un bebé vietnamita de nombre Lily.

Familia Moderna retrata una realidad de la sociedad estadounidense que nos remite al hecho de la superación gradual y constante de ciertos tabús. El primero que un hombre ya mayor vaya por sus segundas nupcias con una madre divorciada de la edad de sus hijos y que, además, para rematar, es de una raza o nacionalidad distinta a la suya. Todavía en los años sesenta del siglo pasado en los Estados Unidos eran mal vistas las parejas interraciales. En cuando a Mitchell los prejuicios abatidos en su caso son aún más polémicos pues el suyo es un matrimonio gay que adoptó una niña, nada más postmoderno. Los Dunphy son los más típicos o aparentemente ordinarios, en esta familia, los roles de género tradicionales aún se cumplen; Phil, el papá, es un vendedor de bienes raíces que desempaña con responsabilidad su papel de proveedor; por su parte su esposa, Claire, sacrificó su carrera para criar a sus hijos; se puede decir que es toda una ama de casa moderna.

La serie tiene la decencia de no adoctrinar a pesar de su marcado tono progresista o moderno; no hace apología de ninguno de los modelos de familia que nos presenta. En la discusión entre el deber y el ser; entre lo políticamente correcto o incorrecto; Familia moderna se concreta a retratar la realidad intergeneracional de los parentescos planteada por los nuevos y viejos modelos de familia: recrea los problemas y fortalezas de cada modelo dándole un toque de humor a los apremios, desentendidos y vivencias de sus personajes; los cuales, habrá que decirlo con toda pertinencia, están tan bien perfilados y caracterizados que no cae en los clichés comunes de los estereotipos. Todos lucen frescos y naturales: desde el abuelo con un machismo domesticado, hasta la niña cerebrito Dunphy siempre angustiada, como Lisa Simpson, en ser la número uno de su clase.

La última temporada de Familia moderna, la once, se trasmitió en los Estados Unidos, este pasado abril del 2020. Netflix tiene montado en su plataforma hasta la penúltima temporada. Si eres de los que disfrutó Malcom el del medio y se quedó con ganas de otra temporada; Familia moderna puede ser un buen y aceptable relevo dentro del género.

Dejar un comentario.