Skip to main content

Mtro. Francisco Meza Estrada · Coordinador de la Licenciatura en Derecho UNIVA León

 

El hallazgo del cuerpo de un recién nacido en el penal de San Miguel en Puebla nos muestra con mucha crudeza un problema muy serio de fondo en nuestra sociedad y una cadena de errores de los que tenemos que aprender si queremos construir un mejor entorno.

El acontecimiento nos desconcierta y nos indigna, pero hay que señalar que pasaron varios días para que llegara a tomar la dimensión de lo que implicaba. Como señala el Maestro Raúl Quintanilla, no se trata solamente de un problema de seguridad sino también de un problema social de salud psico-emocional.

Recapitulemos lo sucedido y caigamos en la cuenta de que tenemos mucho por hacer por nuestra sociedad.

Primero. El 10 de enero fue encontrado en un contenedor de basura del penal San Miguel, el cuerpo de un recién nacido. Fue identificado por uno de los reclusos que apoyan a los custodios a sacar la basura de los contenedores.

Ninguna de las autoridades del penal pudo dar una explicación de lo sucedido ni existió una reacción de las autoridades estatales. El hecho noticioso también tuvo un lugar secundario en los medios de comunicación.

Segundo. Fue la intervención de la organización Reinserta y su fundadora Saskia Niño de Rivera lo que provocó que poco a poco fuera retomado por los medios de comunicación, para solicitar a las autoridades el esclarecimiento de cómo pudo desaparecer un bebé y terminara muerto en un penal de Puebla.

Este mismo cuestionamiento comenzó hacer eco en la sociedad y comenzamos a caer en la cuenta de lo delicado del tema. No es posible que uno de los lugares que supuestamente debe de ser de los más vigilados, alguien hubiera podido introducir un bebé y no existiera registro de ello; más aún, que nadie se hubiera percatado de que un recién nacido estuviera en el interior.

Tercero. Cuando ya todo alcanzó notoriedad mediática y las organizaciones civiles se movilizaron, vinieron poco a poco las aclaraciones. Se supo que el cuerpo del pequeño contenía todos sus órganos y solamente presentaba una herida quirúrgica en su abdomen.

Posteriormente, se informó que su cuerpo fue extraído de un cementerio en la delegación de Iztapalapa en la Ciudad de México. Con esta información aparecieron los padres que identificaron el cuerpo. Se trató del pequeño Tadeo que había fallecido el 5 de enero por un padecimiento intestinal. Sus padres tuvieron el dolor de volver a darle sepultura a su hijo.

Finalmente, se identificó a la persona que depositó el cuerpo del recién nacido en el contenedor y comenzaron las averiguaciones, sin dar a conocer mayor información hasta concluirlas.

Cuarto. Después de casi 15 días vino la destitución de Rogelio López Maya como secretario de Seguridad Pública y Alfredo Vargas como subsecretario de Centros Penitenciarios. Los más altos funcionarios en el tema de seguridad no pudieron responder a la situación y la presión de las organizaciones civiles forzaron al gobernador de Puebla a tomar una decisión.

Por último. Con todo lo anterior, hay muchas cosas que no nos sorprenden, pero no podemos normalizar o pasar por alto. Todavía queda por resolver, como lo señala la activista Saskia Niño de Rivera, desentrañar la trama de corrupción e identificar a las autoridades coludidas. También esclarecer la razón por la que querían el cuerpo del bebé en el reclusorio. Sea cual sea, la respuesta. La realidad que se vive en los centros penitenciarios desde hace años nos interpela seriamente como sociedad y las organizaciones civiles nos vuelven a mostrar su capacidad para denunciar lo que no debe suceder y exigir cuentas a las autoridades.

Es verdad que la mayor parte de todo este embrollo se esclarecerá desde el aspecto de la seguridad, pero también debe cuestionarnos sobre lo que tiene que ver con nuestra salud emocional y mental como sociedad. En todo esto, no fue la actuación de un individuo sino una cadena de personas involucradas que nos d

Comunicación Sistema UNIVA

Author Comunicación Sistema UNIVA

More posts by Comunicación Sistema UNIVA

Dejar un comentario.