Skip to main content

Mtro. Francisco Meza Estrada · Coordinador de la Licenciatura en Derecho UNIVA León

 

Ha llegado el momento de revisar el ambiente político que prevalece con el gobierno del presidente López Obrador para identificar lo más característico y sus repercusiones en la situación del país.

La política con todos sus aspectos positivos y negativos influye, significativamente, en otros ámbitos de la vida del país como la economía y la sociedad. El ambiente político viene impuesto por el propio estilo del gobernante, las circunstancias que le toca vivir y la relación que mantiene con otros actores políticos. El ambiente político se va transformando con el paso del tiempo y algo muy común, es que los gobiernos se van desgastando conforme transcurre su periodo.

La polarización

Se ha señalado que el ambiente político que prevalece es el de la polarización debido a que el presidente ha señalado que existen dos posiciones: los que simpatizan con su gobierno y los que ha denominado bando conservador.

No solamente los partidos se han visto ubicados en alguno de estos dos bandos, también medios de comunicación, comunicadores, analistas y académicos. Algunos han hecho notar que cuestionar o criticar algunas de las decisiones del gobierno no los pone necesariamente en el grupo conservador, pero una vez ubicados ahí es difícil salir del señalamiento.

En ciertos momentos, la polarización se acentúa por la competencia electoral, cuando existen declaraciones fuertes del presidente o cuando algunas decisiones no parecen estar lo suficientemente sustentadas por parte del gobierno. Podemos poner de ejemplo, el problema de la violencia que viven las mujeres. Desde la presidencia existe una posición y otra muy distinta tienen prácticamente el resto de los partidos y las organizaciones civiles.

Es muy curioso que ante estos señalamientos de polarización tanto el presidente como sus simpatizantes no muestran un claro desacuerdo o molestia, más bien no se inmutan y se mantienen con la idea de que es tiempo de definiciones.

Cambian las circunstancias

Algunas circunstancias se le han modificado al presidente y paradójicamente la polarización se profundiza.

Debemos recordar que el presidente perdió la mayoría calificada en la cámara de diputados y eso le complica llevar a cabo reformas constitucionales, que fue lo que sucedió con la reforma energética reciente. La oposición cerró filas y bloqueó la posibilidad de que se aprobaran los cambios en la CFE.  El presidente y sus simpatizantes llamaron a los legisladores de oposición “traidores a la patria” provocando una fuerte discusión al respecto. De esta forma, el presidente se aleja más de sus opositores porque aseguran que mantendrán la misma posición con las dos reformas restantes.

De la revocación de mandato también salieron chispas entre señalamientos del presidente, consejeros del INE y partidos de oposición. Al final, la revocación no alcanzó el porcentaje de participación requerido, pero dejó cuentas pendientes.

También hay que tener presente que este año hay elecciones en los siguientes estados del país: Durango, Aguascalientes, Oaxaca, Tamaulipas, Hidalgo y Quintana Roo. Esto ocasionará una fuerte competencia y la polarización se mantendrá candente.

Normalmente sus proyectos no habían tenido mucha oposición, pero recientemente el Tren Maya ha tenido críticas de grupos ambientalistas que han alcanzado mayor difusión.

Repercusiones

Este ambiente de polarización puede ser algo que el presidente busque precisamente para diferenciarse de sus adversarios políticos; sin embargo, lo distrae de los problemas del país. Esa sería una de las principales repercusiones negativas.

México presenta importantes pendientes en el aspecto económico y en el tema de la seguridad que no tienen una mejoría notable y el presidente parece preferir la disputa política. En ese sentido, se pierden mucho tiempo y recursos que podrían ser aprovechados en construir soluciones. Y es precisamente construir porque de diferentes maneras también requiere de los partidos de oposición y críticos para que sus propuestas puedan ser mejor aceptadas.

Ciertos aspectos de esta polarización también tienen una percepción negativa por parte de los ciudadanos. Así lo muestra la reciente encuesta de El Financiero donde se muestra que el 60% de los encuestados está en desacuerdo en llamar “traidores a la patria” a quienes están en contra de las propuestas del presidente. Así que, la polarización también puede ser contraproducente.

Este ambiente político de polarización puede ser muy efectivo en la competencia electoral, pero no es propicio actualmente para el país, que se ve necesitado de certezas, consensos y soluciones.

Comunicación Sistema UNIVA

Author Comunicación Sistema UNIVA

More posts by Comunicación Sistema UNIVA

Dejar un comentario.