Skip to main content

Tabaquismo

Por 19 octubre, 2021Líderes de Opinión

Profesor de Cardiología. Departamento de Medicina • Plantel Guadalajara

 

Cada año fallece una gran cantidad de personas en todo el mundo por padecimientos asociados al consumo de tabaco (Nicotiana tabacum). Según la OMS, mueren casi 6 millones de personas al año, de las cuales más de 5 millones son consumidores del producto y más de 600 000 son no fumadores expuestos al humo de tabaco ajeno. El tabaquismo es uno de los hábitos adictivos más potentes y prevalentes. El tabaco pertenece a la familia de las solanáceas y es una planta herbácea y perenne originaria de América y llevada a Europa por Sir Walter Raleigh. Al parecer se origina en la región de los Andes y se diseminó por todo el continente. Las poblaciones indígenas ya lo fumaban desde antes de la llegada de Cristóbal Colón, principalmente en las Antillas, Florida, México y Brasil, según se puede comprobar en las cartas de relación o incluso en algunas pinturas. Los indígenas mexicanos le atribuían propiedades medicinales y la utilizaban en algunas de sus ceremonias. Existe alguna evidencia de que el primer contacto de los europeos con el tabaco fue e la primera expedición de Colón en la que Rodrigo de Jerez y Luis de Torres fumaron de él en la isla de Cuba.

La primera descripción formal del tabaco la hizo el médico sevillano Nicolás de Monardes en 1565 en su Historia medicinal de las cosas que se traen de nuestras Indias Occidentales. Y posteriormente Francisco Hernández en su Historia Natural de la Nueva España hace una descripción más prolija de la planta y sus efectos: “Es el yetl una hierba de raíz corta…donde nacen tallos de cinco palmos de largo… hojas anchas oblongas y parecidas a las del lampazo, flores semejantes a la del beleño que dejan cápsulas llenas de semillas. Llaman los haitianos a esta planta tabaco. Otros, hierba sagrada o nicociana. Sus propiedades son bien conocidas: las hojas puestas a secar y luego envueltas en forma de tubo e introducidas en cañutos o canales de papel, encendidas por un lado y aplicadas por el otro a la boca o nariz y aspirando el humo para que penetre el vapor hasta el pecho, provocan admirablemente la expectoración, alivian el asma como por milagro, la respiración difícil y las molestias consiguientes. Además se embota el sentido de las penas y trabajos e invade por completo el ánimo como un reposo de todas las facultades que podría llamarse casi una “embriaguez”. Pero también advirtió que si se fumaba en exceso ocasionaba daños como que los fumadores “se ponen descoloridos, con la lengua sucia y la garganta palpitante y mueren por caquexia e hidropesía”, lo que muy probablemente representaba la insuficiencia cardiaca derecha secundaria a una Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica.

Se calcula que el 47.5% de hombres y el 10.3% de mujeres son fumadores en la actualidad, aunque esto tiende a aumentar entre la juventud, particularmente las mujeres; en las mujeres embarazadas el tabaquismo ocasiona bajo peso del recién nacido. El humo del tabaco contiene más de 4,000 productos químicos de los cuales cientos son tóxicos y 50 pueden causar cáncer. El tabaco es responsable del daño pulmonar ocasionado al fumar, los productos de la combustión del humo del cigarro ocasionan un daño pulmonar. El cáncer de pulmón es la forma más común asociada con el hábito de fumar, más del 80% de los casos de cáncer de pulmón son por fumar. En nuestro país desafortunadamente la prevalencia del tabaquismo ha ido en aumento según las diferentes Encuestas Nacionales de Salud.

Desde hace años se sabe que el humo del cigarro ocasiona alteraciones hemodinámicas en la circulación pulmonar tanto en personas sanas como en pacientes con EPOC con o sin hipertensión arterial pulmonar.

El tabaco tiene una toxicidad extrapulmonar importante que puede ocasionar daño en otros órganos por medio de un aumento en el estrés oxidativo, de la inflamación sistémica, disfunción endotelial y trastornos de la coagulación y la hemostasia. No solamente el fumador se lesiona sino que también afecta a aquellos quienes le rodean (fumadores pasivos o “de segunda mano”) en el hogar, en restaurantes o en las oficinas del lugar de trabajo. El fumador pasivo (Secondhand Smoke Exposure) ha sido definido como aquella persona “expuesta al humo del cigarro de otra persona durante 15 minutos al día cuando menos, por más de un día a la semana y por dos años seguidos”.

La mayoría de los fumadores que conocen los riesgos del tabaco desean dejarlo. Es indispensable en estos pacientes un buen consejo médico y asesoramiento por expertos ya que el sólo deseo del paciente de dejar de fumar en muchas ocasiones no es suficiente, aunque es muy importante que el paciente se decida y dé el primer paso. Existen algunos medicamentos que pueden contribuir de manera significativa a que se alcance el objetivo por parte del paciente para dejar de fumar.

José Guadalupe Posada Aguilar nació en Aguascalientes en el barrio de San Marcos un 2 de febrero de 1852, hijo de un panadero y desde pequeño dio muestra de su talento natural para el dibujo, es así que a los 18 años de edad ingresó como aprendiz en el taller de José Trinidad Pedroza donde aprendió litografía y al poco tiempo participó junto con otros amigos en El Jicote. Periódico hablador pero no embustero. Redactado por un enjambre de avispas, de oposición al gobierno del estado. En 1872 el taller se trasladó a León, Guanajuato, y Posada también se fue a vivir allá, donde se dedicó a producir estampitas religiosas principalmente.

Para ello se sirvió en un momento dado de la representación de muerte en diferentes esqueletos o “calacas”, bailando o montando a caballo. Fue un crítico del poder y de las costumbres con las que no estaba de acuerdo, sobre todo de la aristocracia de inicios del siglo XX. Su producción fue abundante y su último trabajo es quizá el más conocido y se publicó en 1913 y representa a la Garbancera, que es conocida popularmente como la Catrina. Falleció en la Ciudad de México el día 20 de enero de 1913.

Este año, la campaña del Día Mundial Sin Tabaco se centra en “el tabaco y la salud pulmonar”. El pasado 31 de mayo se cumplieron 32 años de la celebración del Día Mundial sin Tabaco o Día Mundial del No Fumador, como también se le conoce, y que está dedicado a señalar los riesgos para la salud que implica el consumo de tabaco, y la promoción de políticas públicas de salud dirigidas a la reducción de este hábito, principalmente entre los jóvenes.

 

LECTURAS RECOMENDADAS

de Micheli A. e Izaguirre-Avila R. Tabaco y tabaquismo en la historia de México y de Europa. Rev Invest Clin 2005;57:608-613

Swarski KM, Gorecka D, Sliwinski P, Hogg JC y MacNee W . The effects of cigarrette smoking on pulmonary hemodynamics. Chest 1993;103:1166-1172

Kuri Morales PA, González Roldan JF, Hoy MJ, Cortés Ramirez M. Epidemiología del tabaquismo en México. Salud Pública Mex 2006;supl I:S91-S98

Yanbaeva DG, Dentener MA, Creutzber EC, Wesseling G, Wouters EFM. Systemic Effects of Smoking. Chest 2007;131:1557-1566

Organización Mundial de la Salud. Centro de Prensa. Tabaco. Nota descriptiva n° 339. Julio de 2015. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs339/es/

Agustín Sánchez González, Mercurio López Casillas. José Guadalupe Posada 1852-1913. Instituto Nacional de Bellas Artes. Museo Nacional de Arte. 2013

Agustín Sánchez González. Las Calaveras de Posada Mito y Realidad. Relatos e historias en México. Año VI, num 68 abril de 2014. Editorial Raíces, S.A. de C.V.

adminretorno

Author adminretorno

More posts by adminretorno

Dejar un comentario.