Skip to main content

Sistema Nacional de Cuidados

Por 19 octubre, 2021Líderes de Opinión

Dra. Lucía Almaraz Cázarez. Docente UNIVA Guadalajara

 

Ante la ausencia de políticas públicas que reconozcan que institucionalmente son incapaces de proporcionar cuidados a la niñez, personas de la tercera edad, enfermos y discapacitados, y que adicional a esto, dichas actividades suelen recaer tradicionalmente en la mujer, genera una desproporcional carga de trabajo y pobreza de tiempo para las mujeres. Particularmente en México, las actividades domésticas y de cuidados a terceros tienen un valor equivalente al 24% del Producto Interno Bruto (PIB), las mujeres que contribuyen a estas labores no reciben ni paga ni reconocimiento por ello.

Existe una desigualdad en la distribución de las labores de cuidado y trabajo doméstico, en buena medida debido a la cultura machista que asigna estos roles especialmente a la mujer. Por ello, surge la necesidad de contar con un Sistema de Cuidados que implique el diseño e implementación de políticas públicas que reduzcan estas cargas en la mujer y que a nivel institucional busque que las dependencias se coordinen entre sí con el objetivo común de visibilizar, reconocer, redistribuir y reducir la carga para las mujeres. Además, este sistema debe buscar erradicar la violencia contra mujeres y niñas en todas sus modalidades, (física, emocional, económica, patrimonial y sexual), es decir, que venga a aterrizar el marco normativo dirigido a la protección de las mujeres en México, hace necesario reformar los artículos 4.º y 73.º de la Constitución Mexicana, con el fin de garantizar la atención integral de la niñez y de adultos mayores, en corresponsabilidad entre hombres y mujeres.

Aun cuando el Congreso de la Unión aprobó establecer el derecho al cuidado digno y la creación del Sistema Nacional de Cuidados, falta que el senado lo avale y con ello, se creen las condiciones institucionales para que esto se haga una realidad en cada una de las entidades federativas, además de la dotación presupuestaria suficiente que requerirá la implementación de este sistema, de otra forma la modificación a la carta magna en este sentido será letra muerta.

Por supuesto que la iniciativa ya aprobada, debe dar prioridad a las personas que requieran cuidados por enfermedad, discapacidad, niñez, adolescentes y adultos mayores, así como a aquellas personas que vivan en condiciones de extrema pobreza y deberá proteger también a quienes realicen la labor de cuidados sin remuneración.

adminretorno

Author adminretorno

More posts by adminretorno

Dejar un comentario.