Skip to main content

Los valores y el crecimiento económico

Por 19 octubre, 2021Líderes de Opinión

Mtro. Luis Gonzalo Hernández Camacho • Docente UNIVA Plantel Guadalajara

 

La sociedad requiere satisfactores de diversos tipos. Existen satisfactores económicos e intelectuales, por ejemplo. Sólo nos referiremos a los o materiales, que se encuentran identificados con los económicos. Los satisfactores materiales son provistos por la naturaleza y por la sociedad a través de los procesos productivos. Pero es importante señalar que en cualquier forma de organización de la producción intervienen las familias, las empresas y el gobierno.

Cuando algunos de los agentes económicos se dedican a satisfacer alguna necesidad humana se dice que desarrolla una actividad empresarial. Principalmente las empresas hacen uso de los bienes naturales o creados a su vez por otras empresas. Una empresa transforma los bienes y servicios que ofrece la naturaleza y los pone a disposición de la sociedad. Es un gran avance que todos podamos dedicarnos a transformar los bienes de la naturaleza y obtener satisfactores cada vez más sofisticados.

Pero las empresas actúan en un marco de referencia que se compone de dos partes:

El jurídico o legal;

El económico.

El primero, está definido en todas las leyes y reglamentos que existe en el estado. El segundo, por el tipo de estructura productiva. Cuando una empresa decide su comportamiento en una economía de mercado, este quedará indisolublemente definido por estas dos áreas. Pero es innegable que su comportamiento estará basado en valores.

¿De dónde provienen esos valores y qué tan importantes son para su buen funcionamiento? Los valores provienen básicamente del comportamiento de las personas, ya que ellas son quienes guardan estos valores en su interior y los ponen en práctica en su actuar cotidiano. También, las empresas, como un conjunto de personas manifiestan sus valores en el actuar cotidiano, en la forma en que se comporta en el mercado.

La sociedad se dedica a varias actividades. Desde un punto de vista todas las actividades del ser humano son importantes. Aunque para lograr la satisfacción de todas las necesidades la sociedad hace uso de lo que se conoce como división del trabajo. Este concepto está en el origen de la humanidad. Quién presentó en forma sistemática tal concepto fue Adam Smith (1776), en su obra más importante: Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones.

Esta división del trabajo, cuando está basada en valores logra su mayor efectividad. Una economía como organización de la producción tiene como propósito generar riqueza. La importancia de la interioridad del ser humano en el comportamiento económico tiene como resultado un mayor equilibrio en el mercado. El comportamiento ético y moral es fundamental para el crecimiento económico, de una familia, empresa o nación. Los países que han logrado un mayor crecimiento económico están representados por aquellos que tienen un comportamiento ético y moral establecido en los valores.

Los valores permiten la práctica en libertad de las actividades humanas. Cuando existen estos valores en una sociedad, el cuidado de unos hacia otros se da de manera natural. Los valores permiten así, el avance de las sociedades humanas ya que se puede convivir en forma pacífica y creativa. Esta situación tiene grandes beneficios para el incremento de la producción y provisión de los servicios en un ambiente de innovación y progreso.

Si se guardan los valores, el desempeño económico será más firme y por tanto el crecimiento económico se presentará en forma permanente. Los valores, desde este punto de vista, son los pilares en que se sostiene el crecimiento económico. Cuidar estos valores y cultivarlos, es decir, sembrarlos y posteriormente cuidarlos hace que las sociedades crezcan más en términos económicos.

El crecimiento económico tiene impactos en la sociedad. Pero también es importante observar que el crecimiento económico tiene impacto en los valores. Cuando una sociedad crece, en términos económicos, puede suceder que los valores se descuiden y sea necesario recuperarlos desde su origen.

Uno de los semilleros más importantes de estos valores son los centros educativos en todos los niveles, entre los que se encuentran las universidades. Todas las universidades imparten educación con valores, algunas los transmiten de manera explícita, otras de forma implícita.

Las empresas, las organizaciones gubernamentales y las familias cuentan con valores. Prácticamente toda la sociedad tiene a su disposición valores éticos. Sigue siendo importante que en la universidad se definan y cultiven los valores y la comunidad los recuerde continuamente a través de la práctica cotidiana.

Agradezcamos que las universidades transmitan educación con valores.

adminretorno

Author adminretorno

More posts by adminretorno

Dejar un comentario.