Skip to main content

Dra. María Cristina Martínez Arrona · Directora de UNIVA Online

 

Cualquier momento que no se gasta en el amor, se pierde.

Torquato Tasso

 

En estos días, en una red social se compartió una reflexión de la hermana Glenda1 sobre Eclesiastés 3,2-8: todo tiene su momento. Conforme la escuchaba y meditaba pensé “que cita más acorde para evaluar y cerrar este 2021”. Terminamos otro año complejo, como lo fue el 2020, cargado de incertidumbre, pero en el cual aprendimos a sembrar, proyectar y construir desde la ambigüedad incorporado nuevas formas de trabajo, de relacionarnos, de comprar, de estar y de vivir-convivir en sociedad.

Siempre he considerado la vida como la mejor escuela, el libro a través del cual aprendemos lo esencial y aquello que da sentido a la existencia, siempre y cuando sepamos leer e interpretar, a la luz de lo recorrido los errores y los aciertos para así proyectar un tiempo nuevo. Iniciamos el año y con él un nuevo capítulo con hojas en blanco, pero no empezamos de cero, tenemos varias páginas escritas, caminos e historias que deben continuar, para que al final del recorrido los demás, pero especialmente nosotros, podamos reconocer y disfrutar de contemplar la mejor historia porque es la nuestra, valorando a su luz el aporte realizado a la herencia cultural, al igual que la trascendencia de nuestras acciones y decisiones.

Hay un tiempo para todo, dice la palabra de Dios, y al finalizar este año conviene revisar, evaluar y analizar -desde lo vivido- cómo han estado los porcentajes “de tiempo dedicado” a lo largo de los meses y de los días. Así como evaluamos el logro de los objetivos realizados en un trabajo con indicadores, hacerlo con nuestra historia personal, ¿Cuáles serían los porcentajes?  A lo largo del camino ¿qué ha consumido nuestro tiempo? ¿Somos capaces de identificar aquello que nos ha desgastado, al igual de esos momentos y espacios que nos han llenado de alegría, plenitud y de vida?

Las preguntas que considero conveniente realizar antes de nuevos propósitos podrían ser: ¿en qué has invertido tu mente, tu corazón y tus fuerzas a lo lardo de los últimos meses? ¿Lo reconoces? Y si lo identificas, ¿eres capaz de poner los medios para cuidar-valorar lo que conviene mantener? Si es así buscaremos transformar todo aquello que no es positivo para mi desarrollo personal y comunitario, con el propósito de que nuestro tiempo se invierta y, se pierda, sólo en el amor.

Es necesario que seamos sinceros y reconozcamos, desde el camino recorrido, si “estoy destruyendo o edificando”; “amando u odiando”, con el deseo de que este tiempo nuevo que se nos confía lo dediquemos en plantar, curar, construir, sonreír, en otras palabras, que lo gastemos amando, realizando así una bella historia que muchos disfrutarán de su lectura.

 

[1] Venita Trezza (2019). Todo a su tiempo. Reflexión y meditación con la hermana Glenda. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=kvGJDk3rWF8

Comunicación Sistema UNIVA

Author Comunicación Sistema UNIVA

More posts by Comunicación Sistema UNIVA

Dejar un comentario.