Skip to main content

El papa Francisco pide perdón a México por los pecados de la conquista

Por 19 octubre, 2021Líderes de Opinión

Dr. Fabián Acosta Rico

 

El régimen de la Cuarta Transformación no se siente a gusto con el pasado hispano de México; para demostrar su menosprecio hacía el español, en un impulso, de integrismo indigenista, las autoridades capitalinas mandaron quitar, de Paseo de la Reforma, la escultura del navegante genovés, Cristóbal Colón; para dejar en claro cuáles son sus verdaderas filias históricas y culturales, para ello proponen colocar en su lugar un monumento, una efigie, de una mujer indígena en un acto de dignificación y desagravio para con los pueblos originarios.

Ahora que estamos enfiestados con las celebraciones del Bicentenario de la Independencia de México; nuestro presidente, Andrés Manuel López Obrador no desaprovechó la ocasión para solicitarle a la Madre Patria, a España, y al ocupante del Trono de San Pedro que se disculparan con los pueblos indígenas de nuestro país por las atrocidades, el escarnio y la violencia que sufrieron durante la Conquista. La Conquista ha sido repensada, revisionistamente, por los historiadores y propagandista del régimen, como un hecho histórico cuestionable cuyos móviles fueron la gloria y ensanchamiento de un imperio extranjero y la propagación de una fe ajena y disímbola a la religiosidad de las naciones precolombinas.

España calló; y el desaire se prestó para las mofas hacia nuestro presidente. El papa, con más condescendencia, sí respondió. Como se le solicitó, dio las esperadas disculpas, con breves palabras, a través de una carta que recibió y leyó el cardenal Rogelio Cabrera, arzobispo de Monterrey y presidente del Episcopado Mexicano (CEM). Estas fueron: “En diversas ocasiones, tanto mis antecesores como yo, hemos pedido perdón por los pecados personales y sociales, por todas las acciones y omisiones que no contribuyeron a la evangelización”.

Comparto los links de consulta:

https://www.elmundo.es/internacional/2021/09/28/61533a11e4d4d85a658b45c6.html

https://www.jornada.com.mx/notas/2021/09/29/politica/la-carta-de-perdon-a-mexico-del-papa-francisco/

El pontífice ya se disculpó. Bien por López Obrador y éxito para la diplomacia mexicana. Ahora qué sigue. Pues como él mismo sucesor de San Pedro lo propone hay que dejarnos ya de retrospectivas que pretendan resucitar añejos rencores. Hacer las paces con el pasado es, hasta psicoanalíticamente, sano como lo propone el filósofo Samuel Ramos y el ensayista y poeta Octavio Paz. Nada podemos hacer por las civilizaciones prehispánicas caídas hace 500 años; pero si tenemos la obligación de velar por el bienestar y dignificación de los pueblos indígenas. Hay que preocuparnos por los presentes y no por los pretéritamente ausentes.

Mientras tanto, cabe preguntarse: hasta cuándo seguirán los interminables debates y alegatos entre hispanistas e indigenistas: los primeros convencidos de que España trajo la verdadera fe y la civilización a pueblos bárbaros que, en su vorágine idolátrica y culto a la muerte, practicaban sacrificios humanos que terminaban en banquetes canibalescos; los segundos, no menos radicales, siempre insistieran en la grandeza y superioridad cultural, artística, religiosa… de los pueblos precortesianos y de cómo la miopía intelectual de los conquistadores, aunada a su falta de sensibilidad estética, los hicieron incapaces de apreciar y valorar el legado de estas naciones y simplemente le echaron “trascabo” a las pirámides y fuego a los códices, segados por su fanatismo y codicia.

Mal educa a su pueblo el que evoca resentimientos ejercitando una pedagogía del odio necia en revivir traumas del pasado; satanizar al español y victimizar al indio, en un pueblo mestizo como el nuestro, lo único que ocasiona es conflictuar su ya difícil condición dicotómica identitaria: hijos al fin tanto de los otrora dominados, pero también de los dominadores. En el resolvernos orgullosa e integralmente como mexicanos no procede, en esencia, el tomar partido ante lo disímbolo (lo español y lo indígena), sino el buscar su conciliación, la que por fin nos traiga paz interior y nos haga fuertes para adueñarnos de un mañana de prosperidad del que somos merecedores. Al final del día, el verdadero mexicano toma como suyo el valor y esplendor del teocalli precolombino, y con no menos orgullo identifica como parte de su herencia cultural a la catedral virreinal.

Vale hoy como en el pasado hacer realidad el sueño de nuestro visionario y filósofo, José Vasconcelos, el Ulises criollo, de lograr la síntesis perfecta de todas las etnias y culturas cristalizada en la raza cósmica; los individuos de esta hipotética e idealizada raza serán los mestizos definitivos; fusión última y perfecta de todos los pueblos del orbe. El mexicano y con él el resto de los latinoamericanos son la anticipación, el preludio, de esta quinta raza; la raza que heredará primero el continente americano y después el mundo; según los vaticinios vasconcelistas.

 

adminretorno

Author adminretorno

More posts by adminretorno

Dejar un comentario.