Skip to main content

Desigualdad entre países

Por 19 octubre, 2021Líderes de Opinión

Mtro. Francisco Meza Estrada • Coordinador de la Licenciatura en Derecho UNIVA León

 

La pandemia nos ha dejado lecciones muy significativas en lo individual y en lo social. Nos ha puesto en situaciones límite y nos ha dejado al descubierto muchas realidades. Una de ellas, se refiere a la asimetría entre países, en donde todavía estamos muy lejos de alcanzar la igualdad entre naciones.

Demos un repaso a estos aspectos que nos permiten constatar la disparidad y al mismo tiempo, la evolución que ha tenido el mundo.

Comencemos por el origen de las vacunas. Debemos reconocer el avance de la ciencia que permitió encontrar, con relativa prontitud, varias vacunas contra el COVID-19 y nos mostró los países donde la ciencia es una realidad.

Algunas de las principales vacunas son las siguientes:

  • Moderna. Producida por la compañía biotecnológica estadounidense Moderna.
  • Oxford-AstraZeneca. Es producida de manera conjunta por un fabricante sueco-británico junto con la Universidad de Oxford.
  • BioNTech-Pfizer. Fabricada por una empresa alemana BioNTech y la empresa farmacéutica estadounidense Pfizer.
  • Johnson & Johnson. Es fabricada por las empresas Janssen Pharmaceutica que es subsidiaria de la estadounidense Johnson & Johnson.
  • Sputnik V. Es desarrollada por el Instituto de Investigación Gamaleya y el Ministerio de Salud de la Federación Rusa.
  • Sinovac. Producida por la empresa Sinovac de China.
  • Sinopharm. Es fabricada por el Grupo Farmacéutico Nacional de China, que es respaldado por el Estado.
  • CanSino. De la farmacéutica china CanSino Biologics.
  • Covaxin. Es desarrollada por la empresa india Bharat Biotech International.

 

Como podemos observar, las principales vacunas provienen de países desarrollados entre los que existe una mayor integración. Gran parte de ellas, son fabricadas en empresas privadas. En un segundo plano, se encuentran las vacunas de potencias emergentes como China, Rusia e India en donde todavía se aprecia la participación del Estado.

Es evidente que Estados Unidos, Reino Unido, China y Rusia buscaron su prestigio a partir del desarrollo de vacunas contra el COVID-19 (Moon y Alfonso Ruiz, 2021). Mientras eso sucede con estos países, el resto del mundo permanece paralizado esperando que estas vacunas puedan llegar a rescatarlos de la difícil situación.

Avance de la vacunación

Cuando pasamos al proceso de vacunación en el mundo podemos seguir observando estas enormes diferencias.

Los 10 países con más vacunas aplicadas son: China, Estados Unidos, India, Brasil, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, México y Turquía. No deja de ser una buena noticia; sin embargo, no es suficiente porque el avance respecto a su población puede ser muy poco.

Observando un mapa, las regiones del mundo donde se aprecia un porcentaje importante de la población vacunada son fácilmente identificables: Norteamérica, Europa, China y algunos pequeños puntos en Sudamérica y Medio Oriente. De ahí en más, todos los países tienen un avance moderado de su población vacunada.

Cuando ya lo observamos como país podemos ver que Israel (59%), Reino Unido (44%), Estados Unidos (43%) o Chile (47%) tienen un avance muy importante de vacunas. El mejor ejemplo que podemos citar es el de Estados Unidos, en donde ya podemos observar en los medios de comunicación la asistencia a eventos deportivos de las personas. Prácticamente, se ha vuelto a la normalidad.

En cambio, países como México todavía se encuentran lejos de esa realidad. Se han suministrado aproximadamente 37.5 millones de vacunas y el porcentaje de la población vacunada es del 11.7%. Se podría decir que peor es nada; no obstante, se está todavía lejos de que un porcentaje importante esté inoculado.

A pesar de ello, la situación de otros países todavía es peor. Por ejemplo, naciones de Centroamérica todavía no alcanzan el 1% de su población vacunada. En Guatemala apenas existe el 0.8% de personas vacunadas. En Nicaragua se han suministrado 167 mil vacunas que no alcanzan ni el 0.1% de la población.

En Sudamérica, países como Brasil, Argentina y Colombia están entre el 7% y 11% de vacunación, pero Bolivia, Ecuador, Perú están por debajo del 6%.

En la mayor parte de África y una porción amplia de Asia está en las mismas circunstancias. Todavía el acceso a las vacunas suena algo lejano.

Conscientes de esta desigualdad

La ONU está consciente de esta situación y ha reconocido: “La crisis de vacunas COVID-19 denota una desigualdad escandalosa que esté perpetuando la pandemia” (Noticias UN).

Todavía estamos lejos de salir de la pandemia porque se espera para septiembre tener un 10% de la población mundial vacunada y para finales de año el 30%. Ciertamente, los países desarrollados del G7 han decidido donar 1,000 millones de vacunas, pero todavía son insuficientes para llegar al 10%.

Esa es la situación del mundo en el contexto de la pandemia. Muchos países además de tener que resolver los problemas ocasionados por la propia crisis sanitaria, lo tienen que hacer en condiciones de desigualdad.

Seguramente, esta situación de desigualdad entre países nos llevará a un tiempo considerable para que la humanidad pueda afirmar que ha superado la pandemia.

 

adminretorno

Author adminretorno

More posts by adminretorno

Dejar un comentario.