Skip to main content

Ayúdate que yo te ayudaré

Por 19 octubre, 2021Líderes de Opinión

Laura O. Robles Sahagún • Coordinadora de Alumni y Bolsa de Trabajo UNIVA Guadalajara

 

Pareciera una frase bíblica, pero no, ni siquiera aparece en la biblia. Esta frase más bien hace referencia al trabajo colaborativo, tan necesario en las organizaciones para el logro de los objetivos y de la misión. Existen conceptos como “trabajo colaborativo” y “trabajo cooperativo”, que solemos confundir o considerar que son lo mismo, pero cada una tiene características diferentes.

El trabajo colaborativo es aquel en el que todos los participantes contribuyen con ideas, conocimientos y de forma simultánea sin importar la jerarquía ya que cada uno aporta con una visión de que el éxito será compartido. En las aulas también es muy conveniente aplicarlo con los estudiantes ya que, al realizar trabajos en equipo, se aprende, se adquieren habilidades y se contribuye con el aprendizaje de los demás integrantes, de manera solidaria. La Real Academia de la Lengua Española (RAE), define colaborar como “trabajar con otra u otras personas en la realización de una obra”.

En el trabajo cooperativo existe un dirigente (que puede ser el jefe o el maestro en el caso de los estudiantes), en el que cada uno de los integrantes, aunque trabajan de forma conjunta en equipo, realiza sus actividades individuales con responsabilidad personal, pero con interdependencia. Es decir, cada uno aporta su parte al cumplimiento del objetivo y son aprovechadas las habilidades particulares de sus integrantes, quienes son dirigidos por alguien más. La RAE define cooperar como “obrar juntamente con otro u otros para la consecución de un fin común” y agrega que “…favorablemente a los propósitos o intereses de alguien”.

Desde mi punto de vista, colaborar tiene que ver con solidaridad y cooperar va más relacionado a la responsabilidad. En ambos casos existe un grande compromiso ligado a valores personales e institucionales. Los directivos y los líderes deberán determinar cuál tipo de trabajo es el más adecuado para sus equipos y fomentarlo, siempre teniendo presente la misión y los objetivos. El saber cómo aplicarlos determinará en un alto grado, la participación decidida y armoniosa de los colaboradores.

¿Quién no se ha molestado alguna vez porque el otro no hace lo que le correspondía y afecta a sus procesos? ¿Quién no ha entendido alguna vez las indicaciones y ha hecho de mala gana su trabajo? El buen liderazgo, sabrá plantear las condiciones favorables de trabajo en el que el sentido de identidad y la intención de cumplir las metas, sean predominantes ante la carga laboral.

Unir esfuerzos depende si de los directivos, pero también de los colaboradores, quien llega con esa voluntad a la organización, es porque es parte de sus habilidades. A quien se le logra desarrollar ya estando dentro del equipo, es porque el líder es hábil. Y en estos tiempos, más que siempre, se requiere sumar y colaborar.

 

Publicado en La Crónica de Hoy Jalisco del Viernes 13 de agosto 2021

 

 

adminretorno

Author adminretorno

More posts by adminretorno

Dejar un comentario.