SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Unadis Biblioteca

English Assistance

¿Quién nos ha enseñado a andar en el camino laboral?

José Ángel Rodríguez Romero • Alumni Ciencias y Técnicas de la Comunicación

#Tendencias

 

En tono de anécdota y a su vez como experiencia personal, expongo la situación a la que algunos egresados de diversas universidades se han enfrentado, se enfrentan o se enfrentaran. Por supuesto, no se trata de una regla general ni tampoco de un caso aislado.

Un día terminas la universidad, te levantas con ganas de madurar, te alistas, sales en busca de un empleo. Con un positivismo enorme e inexplicable, te adentras en un mundo desconocido, con una venda en los ojos pero con actitud triunfadora, das el primer paso, entregas un par de solicitudes de empleo o CVs, hasta ese momento todo va bien, no te has dado cuenta que entraste a un lugar lleno de depredadores, que como en la cadena alimenticia cada uno de ellos cuenta con diferentes habilidades, entrenados para cazar, cazar tus sueños, tu energía, la elasticidad de tu mente, tu creatividad, tus ganas, tu entusiasmo, tu sed de aprender la elasticidad de tu mente, las ganas de aportar algo nuevo, algo diferente, como mínimo. Vas con la convicción de gestar como mínimo, una idea que en conjunto con otras conformen “la gran idea”, la que te catapulte a un éxito pasajero, como lo es todo en la vida; pero que al final, traiga consigo ese sentimiento reconfortante propio de él.

El inconveniente es que se olvidaron de avisarte de que a ese mundo, se entra con entrenamiento y armadura para esquivar, para resistir palabras fulminantes, de odio, egoísmo, envidia y otra clase de embestidas; producto de la inconciencia, de la repetición de absurdos paradigmas que jamás han sido cuestionados, todo lo anterior aunado a una falta de empatía. Pero no importa, porque poco a poco te das cuenta que olvidaron advertirte que leyeras las letras pequeñas del contrato, para aprender por ti y en ti mismo. Para ese entonces todos los ataques entraron directos, así como los golpes entran a un boxeador con la guardia cansada. Algunos golpean tu orgullo, otros tu dignidad, arriba, abajo, golpean, vas perdiendo movilidad, elasticidad, golpes bajos al entusiasmo, un gancho a la confianza, un directo al corazón, un volado de izquierda impacta a los  sueños, suena la campana, el siguiente round.

Lo que intentan es noquearte, te quieren bajar del ring, sin ni siquiera haber intentado lo que creías poder llegar a ser. Te dicen “Tú no puedes” “así no” “eso aquí, no es posible”. Y bueno, ya que aprendiste a esquivar y enfrentar, sobrevives y te das cuenta de que ese mundo no es lo que esperabas; que el camino para “madurar” y consolidar tus conocimientos no era como lo idealizaste. Pero al final era necesario para entender cómo funcionan algunas cosas, como funciona el mundo laboral, para posteriormente tomar una decisión y cambiar el rumbo a un lugar en donde puedas pertenecer, ser y estar…

Andrés Oppenheimer en su libro crear o morir, menciona la abismal diferencia entre un sistema laboral tradicional, en el que cada quien hace su parte y nada más versus un ecosistema lleno de creatividad y colaboración como el que se vive en Silicon Valley; sede de los monstruos tecnológicos a nivel mundial. Oppenheimer menciona que la clave de un buen ambiente laboral o de emprendimiento no existe en esencia, sino que tenemos que crearlo; conformando un ecosistema creativo a partir de un conjunto de personas que compartan la misma energía, la misma hambre de crear y compartir su conocimiento para solucionar problemáticas de manera colaborativa, bajo el fundamento del “bien común” como un interés particular. Es decir, cada quien o quienes, desarrollan su proyecto y a su vez ayudan a los demás a superar dificultades en común.

Vamos poniendo manos a la obra y comencemos a compartir nuestro conocimiento dentro de nuestro entorno social más cercano, por ejemplo, compañeros de trabajo, de clase, amigos, familia.