SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

USTEDES TAMBIÉN DARÁN TESTIMONIO (Jn. 15,26-16,4ª)

Comenzamos la etapa final del tiempo de Pascua. El evangelio de hoy, tomado según san Juan, nos anuncia la venida del Espíritu Santo. Su presencia entre nosotros tiene como esencial poder dar testimonio.

Cristo nos dice que el Espíritu dará testimonio de Él. Esto nos recuerda que en la Trinidad no hay contradicciones. El Paráclito no viene con mensajes contrarios a lo que ya nos fue anunciado, sino que termina por darle plenitud haciéndolo presente en nosotros. Precisamente “Paráclito” significa consolador o abogado, porque Dios tuvo a bien nunca dejarnos solos y desea seguirse haciendo presente en la gran comunidad de los bautizados y en todo el mundo. Hoy podemos vivir con la seguridad de que el Santo Espíritu desea seguir trayendo fuego a nuestra vida para iluminar, dones para vivir, frutos para compartir y gracia para santificar.

Seguido al anuncio del gran testigo, Cristo nos deja el imperativo “Ustedes también serán mis testigos”. Para ello quiero traer un himno litúrgico de los mártires, puesto que mártir significa testigo, “Martirio es el dolor de cada día, si en Cristo y con amor es aceptado”. Esto nos recuerda que anunciar a Cristo no es solo dentro de las Iglesias, o aquí en la institución porque mis jefes o los padres me ven. Ser testigo implica serlo en todo momento, en las luchas y complicaciones, en las facilidades y felicidades. Ser testigo es esforzarnos por parecernos un poquito más a Él y apropiarnos de sus palabras. El salmo dice “¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho?”, ¿Cómo corresponderé a tantas gracias de Dios en mi vida? La única paga que podemos dar a Dios es anunciar a todo el mundo lo maravilloso que ha sido Dios con nosotros y la gran fidelidad en su amor.

Por último, citando a san Juan de Ávila, doctor de la Iglesia a quien hoy celebramos, comento una frase de su autoría: Donde no hay amor, poned amor y encontraréis amor. El Espíritu Santo es el amor entre el Padre y el Hijo. Esforcémonos por transmitir este amor incluso en los lugares menos usuales, y así disfrutaremos de las gracias que el amor implica.

Dejar un comentario.