SEDES
Ags Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Unadis Biblioteca

English Assistance

TÚ ERES PEDRO Y SOBRE ESTA PIEDRA EDIFICARÉ MI IGLESIA (Mt. 16, 13-19)

Hoy celebramos la fiesta de San Pedro y San Pablo, apóstoles de Cristo y columnas de la Iglesia, en ellos se funda la Iglesia, especialmente en Pedro a quien, como escuchamos en el evangelio de hoy, Jesús le entrega las llaves del reino, le encomienda la Iglesia y le da la potestad de atar y desatar en cielo y tierra. Llama la atención el hecho de que se celebre el mismo día a dos apóstoles tan distintos, pero con ello se nos invita a no separar dos formas distintas de vivir el Evangelio y construir la Iglesia. Pedro representa la referencia permanente a Cristo, la roca, la unidad de los cristianos, el primer Obispo de Roma (primer Papa). Pablo representa la fuerza interna, la esencial apertura de la Iglesia más allá de sí misma y la fidelidad al Espíritu.

Pero, ¿por qué Pedro? ¿Qué no fue él quien lo negaría tres veces o a quien Jesús le dice “apártate de mí satanás”?, por su parte, Pablo tenía cierto fanatismo precisamente en contra de los cristianos y los perseguía. Ciertamente ninguno de los dos llevó una vida ejemplar en sus inicios, tenían sus errores y los cometieron repetidas ocasiones, sí, pero la diferencia la hicieron en poner toda su confianza en Jesús, en su maestro, en dejarse moldear y abrir sus oídos a sus palabras; pues hicieron un largo aprendizaje y siguieron confiando aun cuando veían que el camino era duro y el final estaba cerca.

La clave está en la confianza; la confianza no en las propias fuerzas, sino en la gracia que levanta, que ayuda a crecer, que nos hace libres y que nos lleva a predicar con nuestra propia vida el anuncio del reino. Pedro y Pablo no fueron perfectos, acumularon errores en su vida, pero lo cierto es que confiaron en el Señor, y fueron aprendiendo y creciendo en el camino, no se detuvieron a llorar por sus pecados, sino que aprendieron de ellos y siguieron adelante compartiendo su fe con quien encontraban en el camino.

La respuesta a la pregunta de Jesús en el evangelio, ¿quién dice la gente que es el Hijo del Hombre? La fueron dando y entendiendo poco a poco hasta sus últimos días. Así nosotros estamos también llamados a responderle al Señor, estamos en el mismo camino y nuestra única arma es la confianza en Jesús y el seguimiento de su palabra; el camino no es otro que amar a Jesús como Él nos amó, para poder responder cuando nos haga la pregunta como Pedro ¿Y quién dicen ustedes que soy yo?, a la que responde: “Tú eres Cristo, el Hijo de Dios vivo”. Pedro responde de tal manera no porque lo haya escuchado o porque se lo hubiesen dicho, sino porque se le fue revelando por Dios mismo, los experimentó en su vida en el compartir con Jesús. Estemos preparados para cuando se nos haga esa pregunta. Para ti, ¿quién es Jesús?

Te bendecimos Padre, porque Cristo tu Hijo, piedra angular y cimiento de tu Iglesia, tu pueblo, vive hoy como ayer en nosotros por el Espíritu. Creemos en la Iglesia, que es comunión de hermanos presidida por los pastores que Cristo le dio. Amén.

Dejar un comentario.

Leave us your information to get in touch with you

https://www.youtube.com/embed/ZVtO9ZXTW24