SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

SI YO EXPULSO A LOS DEMONIOS CON EL PODER DE DIOS, ESO SIGNIFICA QUE EL REINO DE DIOS HA LLEGADO A USTEDES (Lc. 11, 15-26)

En el mundo actual, la sociedad cegada por el morbo y por tantos ataques espirituales de parte del enemigo parecen tener mayor atención que las cosas de Dios. Es común hablar e inclusive buscar cosas relacionadas con el mal, con el demonio. Películas sobre exorcismos, o cualquier tema de espiritismo y esoterismo mueven a muchas personas a estar buscando cosas sobrenaturales, en sí, parece que el objetivo es buscar y hablar del demonio más que de Dios.

Otras personas se encuentran en el otro extremo, en no creer en el mal, no creer en la existencia del demonio, y, por ende, se la pasan toda la vida engañadas y dirigidas por el mal. Todos los extremos hacen daño.

El mal existe, es tangible, tiene olor y color, inclusive sabe rezar, se encuentra más cerca de lo que creemos, y muchas veces nos toma de instrumento para herir, siempre herimos a los que más amamos o nos aman, y ese es el objetivo del mal espíritu, lacerar y destruir toda relación fundada en el amor, todo lo que esté consagrado a Dios, allí donde hay amor verdadero y puro estará el enemigo atacando.

El amor siempre triunfa, porque Dios es amor puro. Los ángeles del enemigo intentan cambiar tu vida, la historia de la humanidad. Pero los ángeles de Dios restauran el camino y el plan de Dios. Muchas veces Dios permite que el mal nos toque para fortalecer nuestra fe siempre con un plan de redención, de salvación, para que podamos reconocer que el Reino de Dios se encuentra entre nosotros.

Solo una persona orante y de fe es capaz de reconocer con el espíritu de discernimiento la presencia del mal y las tretas que utiliza para engañar y destruir. Jesucristo Rey del Universo, fuente del amor es quien libera, quien expulsa a los demonios. ¿Cuántos te atacan a ti? La soberbia, el orgullo, el desamor, la infidelidad, la traición, etc. Un corazón endurecido es semillero del mal, en donde germina, se arraiga y hiere.

Nada ni nadie es más fuerte que Dios. El amor todo lo puede, todo lo transforma, todo lo purifica, todo lo soporta. Nada puede importar más que encontrar a Dios, enamórate, permanece en el amor.

San Miguel Arcángel defiéndenos en la lucha, ser nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Amén

Dejar un comentario.