SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

¡SI TÚ QUIERES, PUEDES CURARME! (MC. 1, 40-45)

La lepra, una enfermedad que en el tiempo de Jesús era sinónimo de dolor, exclusión, repulsión y mucha desesperanza, ya que era incurable. El día de hoy esa lepra sigue existiendo de diferentes maneras, una lepra silenciosa y muchas veces imperceptible, la lepra de la indiferencia, del descarte, de la muerte.

Esta enfermedad sigue siendo tan contagiosa como antes y sigue haciendo igual o peor de daño que antes. Sin embargo, ahora la lepra ha preferido los corazones humanos, los infecta, los pudre y los mata.

La deshumanización es la nueva lepra de nuestros días, acompañada de una serie de signos y síntomas que aíslan al individuo hasta su destrucción. Jesús, que es luz del mundo, el mejor médico por excelencia, quien nos acompaña y guía en esta vida, es el único que puede curar en plenitud.

Cuando el leproso le suplica a Jesús que lo cure, es sin duda, una súplica que sale del corazón, lleno de confianza y seguridad que será escuchado, Si tú quieres, puedes curarme. Jesús compadecido responde ¡Sí quiero, sana!

Un Jesús cercano y misericordioso, que responde cuando se le llama, atento a la necesidad del enfermo. El amor de Jesús es el principal motor para curar.

Hoy es un buen día para identificar nuestra lepra y suplicarle a Jesús que nos cure, confiados en que seremos escuchados y atendidos.

En cada enfermo está Jesús que sufre, en cada pobre está Jesús que languidece, en cada enfermo pobre está dos veces Jesús.

Padre Pío de Pietrelcina

Dejar un comentario.