SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

¿Quién dicen que soy yo?

El día de hoy el Evangelio nos propone el paradójico momento en que Pedro reconoce a Jesús como el Mesías, pero luego parece estar en completa oposición frontal. En el texto vemos esta progresión en san Marcos; en un primer momento Jesús pregunta a sus discípulos qué opina la gente sobre él, luego viene la profesión de fe de Pedro, pero seguido de esto viene una muestra de fe que es más bien imperfecta en cuanto a Jesús se refiere.

Nuestra atención casi de manera inevitable se vuelca para intentar responder el porqué de primer momento Pedro reconoce en Jesús su mesianismo y luego lo desconoce. En nuestra cotidianeidad y vida de fe, es probable que lleguemos a reconocer en un momento a Dios y luego negarlo con palabras o acciones. Por ello, es necesario pensar en alguna propuesta para crecer como cristianos y como punto de partida:

Primero.- La autenticidad: Vamos a ver que no es lo mismo ser auténtico, que ser rebelde. Porque la persona auténtica tiene algunas características, y la primordial, es que uno se centra en sí y sabe qué es lo que quiere y quién es. Puedes escuchar lo que la gente diga y hable de ti, pero lo que verdaderamente importa es que sepas tú quién eres. Eso te permite ser libre y claro con los demás, al estilo de Jesús, pues él sabe cuál es su misión y sabe quién es, sabe los riesgos, pero los asume y deja en claro a quienes lo rodean por dónde va su caminar. Es a esta autenticidad a la que tú y yo debemos llegar, el poder transmitir ideas claras de lo que somos, de lo que podemos y no podemos. Ser auténtico es saber quién eres, mostrarte como eres y que no te manipulen.

Segundo.- La tentación de ser rebelde: Es distinto el rebelde al auténtico, ya que no cumple con lo que se le pide, no porque no lo quiera, sino más bien para enfrentar al que le pide, es romper leyes que afectan a los demás, pero no tiene en claro qué quiere y por qué lo quiere. Es chocar por chocar, pero también es un victimizarse por victimizarse, el rebelde escucha la demanda, escucha al otro y lo que piensa, pero no se escucha a sí. Distinto de ser auténtico.

Tercero.- El asumir: Jesús asume su realidad y plantea su camino. Pero deja en claro que su mirada está en el Padre y lo que el Padre Dios le pide, lo que sucede a su alrededor es un conocer la realidad. Hoy asume la misión que Dios te puso en tu vida y no dejes que los comentarios te distraigan de la misión que tú tienes. Dios va contigo y te va regalando personas que contribuyen al mismo propósito. Por ello pidamos a Dios nos conceda descubrir estas realidades en nuestra vida de fe.

Bendiciones.

Dejar un comentario.