SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

¿POR QUÉ VES LA PAJA DEL OJO DE TU HERMANO Y NO LA VIGA QUE LLEVAS EN EL TUYO? (Lc. 6, 39-42)

Grandes enseñanzas nos deja la palabra de Dios, siempre nos habla claramente sobre nuestra vida, Él lo sabe todo y sabe cómo superar las adversidades de la propia vida, por eso hoy nos llama a reflexionar sobre nuestro autoconocimiento.

La mayoría de veces nos consideramos con la sabiduría suficiente de poder descubrir los errores de los demás, de creernos perfectos y con la autoridad moral, inclusive, de corregir al que ante nuestros ojos y prejuicios se ha equivocado.

Jesús hoy nos invita al discernimiento, al autoconocimiento de nuestra personalidad, de nuestra forma de actuar. Cada uno de nosotros conocemos nuestras debilidades, nuestros talentos, ambiciones, pero sobre todo nuestra manera de amar.

Frecuentemente nos equivocamos y nos cuesta mucho reconocer nuestras flaquezas primeramente ante nosotros mismos, que llega a ser lo más difícil, y después, ponernos ante los ojos de Dios cuesta mucho, porque nuestro ego nos hace sentir perfectos y libres de pecado. Dios nos conoce perfectamente y solo espera un poco de fe y humildad para transformar nuestros corazones.

Antes de juzgar a nuestros hermanos, a nuestro prójimo debemos preguntarnos en qué se parece la debilidad del juzgado y la nuestra, porque en la semejanza nos hermanamos, en la semejanza surge la empatía y la comprensión.

La confianza que se experimenta en el Resucitado es la motivación que nos debe impulsar a imitar a Jesús, llegar a ser más humanos, porque mientras más humanos, más divinos seremos.

Dejar un comentario.