SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

NO HE VENIDO A TRAER LA PAZ, SINO LA DIVISIÓN (LC 12, 49-53)

El bien siempre será incómodo en una sociedad deshumanizada, los seres humanos solemos segmentar a las comunidades, desde grandes ciudades hasta nuestras propias familias, buscaremos estar con aquellas personas que coinciden con nuestra manera de pensar y de vivir.

La diversidad no es el problema, ya que es la riqueza de toda sociedad, sin embargo, la maldad siempre nos dividirá hasta destruir. Jesús es el camino, la verdad y la vida (Jn 14), todo lo que ofrece Jesús es bueno, nutre y edifica para la vida eterna.

Todas y todos los que buscamos los bienes del cielo, procuraremos seguir el ejemplo de Jesús y al seguir sus pasos, caminaremos por el sendero de la luz y de la verdad, abandonando la oscuridad que nos ofrece el mundo, una oscuridad que seca el alma, dejándonos vacíos. Jesús tiene muy claro la división que existe entre los que buscan hacer el bien y los que hacen el mal.

La paz es responsabilidad nuestra, mientras más humanos seamos, más divinos seremos. Tenemos la capacidad de apostar por el buen convivir, de ser instrumentos de Dios para reconstruir el tejido social tan dañado en nuestra sociedad.

Que la división que genera el mal, sea más angosta y que el amor puesto en nuestras obras sea lo que nos ayude a construir la paz, una paz que es posible si aceptamos a Jesús como nuestro salvador, nuestro redentor. Aceptar el amor en cada corazón, en cada familia, en cada sociedad hambrienta de paz y misericordia nos devolverá el valor de la vida y de lo sagrado.

 

“El amor se ha de poner más en las obras que en las palabras”.

San Ignacio de Loyola

Dejar un comentario.