SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

LA MISMA MEDIDA QUE UTILICEN PARA TRATAR A LOS DEMÁS, SE USARÁ PARA TRATARLOS A USTEDES (MC. 4, 21-25)

Nada está oculto para Dios, nuestros pensamientos y sentimientos son puertas abiertas para Él. El corazón del ser humano está inclinado a menudo al mal, sin embargo, nuestro amor a Dios nos ayudará a vencer esta inclinación que con oración, empatía y sobre todo mucha humanidad, el bien estará por encima del mal que deseemos hacer.

Cuando el ser humano se siente poderoso, cuando se encuentra en algún cargo de responsabilidad laboral o social de mucha responsabilidad en donde tiene la posibilidad de tomar decisiones sobre muchas personas, se corre el riesgo de generar atropellos e injusticias, estas situaciones se agravan cuando la persona o personas se encuentran enfermas del alma.

Una persona con el alma enferma de antivalores, alejada de la oración, llena de sufrimiento y dolor, con un cargo de responsabilidad social o familiar, estará muy lejos de ofrecer compasión, cuidado, respeto y empatía. Estará muy lejos de tratar a los demás al modo de Jesús.

Jesús nos invita a reflexionar en nuestra manera de tratar al prójimo (al más cercano) y nos advierte que de esa manera seremos tratados por la justicia divina. Estamos viviendo la época de la misericordia, que nuestros corazones no sean indiferentes al dolor, a la necesidad y al sufrimiento de los demás. Que Dios nos libre de las enfermedades del alma que pudren y contaminan a quienes nos rodean, principalmente a quienes más amamos.

Jesús, al contemplar en tu vida el modo que Tú tienes de tratar a los demás, me dejo interpelar por tu ternura, tu forma de amar nos mueve a amar; tu trato es como el agua cristalina que limpia y acompaña el caminar.

Francis Adão SJ.

Dejar un comentario.