SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

LA COSECHA ES MUCHA Y LOS TRABAJADORES POCOS (LC 10, 1-12)

Jesús en este evangelio es claro y consciente de las necesidades del mundo y de alguna manera, de la Iglesia presente y futura. Sabe que trabajar en la construcción del reino de Dios no es nada fácil y por ello nos invita a mirar a lo alto, a nuestro Padre celestial, pidiendo su gracia, el auxilio divino; Rueguen, por tanto, al dueño de la mies que envíe trabajadores a sus campos.

Sentirnos necesitados de Dios, saber que por nuestras fuerzas no podemos lograr nada, es un acto de humildad y de amor hacia Dios que está siempre muy pendiente de nosotros, de nuestras necesidades y aflicciones. Nosotros los seres humanos llegamos a sentirnos autosuficientes, muchos, inclusive muy poderosos por algunas razones de “prestigio”, por ejemplo; relaciones sociales que nos garantizan los mejores lugares, dinero, conocimiento, etc. Todo es gracia de Dios si lo recibimos para hacer el bien, como bendición del cielo por nuestro trabajo.

San Ignacio de Loyola, comprendió que todo era gracia y lo plasmó en una bella oración: Toma, Señor, y recibe toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento y toda mi voluntad; todo mi haber y mi poseer. Tú me lo diste, a Ti, Señor, lo retorno. Todo es tuyo: dispone de ello según tu voluntad. Dame tu amor y gracia, que éstas me bastan. Amén.

Todo lo que somos y poseemos es gracia, es amor de Dios que se manifiesta como regalo en gratuidad para la construcción del reino. Nos han hecho creer que nadie es indispensable en este mundo; nadie sobra; todos somos necesarios, simplemente porque somos hijos e hijas de Dios, con talentos, virtudes e inclusive miserias que nos ayudan a construir la mejor versión de nosotros mismos para darnos en servicio a los demás. Eres una persona única, valiosa y auténtica, enviada al mundo de dos en dos, creando equipo, comunidad y familia.

El trabajo es mucho, bien lo dice Jesús, roguemos pues, al Padre, para que nosotros respondamos con un sí generoso al servicio de la Iglesia, no basta ser un católico dominical, la bendición se debe compartir y multiplicar, una buena oración nos impulsará a la acción.

… Jesús no mira tanto la grandeza de las obras, ni siquiera su dificultad, sino el amor con que tales obras se hacen… Santa Teresita del Niño Jesús.

Dejar un comentario.