SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

JACOB ENGENDRÓ A JOSÉ, EL ESPOSO DE MARÍA DE LA CUAL NACIÓ JESÚS, LLAMADO CRISTO (MT. 1, 1-17)

La genealogía en cada una de nuestras familias es importante, porque gracias a ella podemos conocer nuestro origen y nuestros antepasados. En el caso de Jesús, su genealogía nos ayuda a comprender aún más el misterio de Dios a través de las profecías, que nos muestran a un Dios que siempre cumple sus promesas.

Aunado a la declaración del papa Francisco sobre el año 2021, como año dedicado a san José, es oportuno resaltar su figura en torno a Jesús. Cuando se nombra a Jesús como hijo de David, se refieren a la genealogía que viene por su padre adoptivo, José. En este sentido, quiero resaltar la importancia de que Jesús es “hijo adoptivo de José”, en la actualidad y en nuestra cultura, el ser adoptado llega a ser motivo de situaciones de inferioridad o inclusive, rechazo de la familia en donde se intenta incluir a un nuevo miembro.

En la cultura de Jesús, el ser adoptado tenía una fuerza idéntica al compartir la misma sangre, con derechos y deberes, sin hacer ninguna distinción. Se asumía el parentesco sin ninguna restricción, con amor, entrega y responsabilidad. Así mismo, nosotros al ser hijos adoptivos de Dios, es con un enfoque similar al que tuvo san José con Jesús, un amor de verdadero padre, que cuidó y protegió a su hijo con verdadero amor.

Por tal motivo, en este evangelio se cumple la profecía del profeta Natán al rey David, quien le promete, en nombre de Dios, un «trono eterno» (Sam. 7, 12). Y ese trono eterno es el mismo Jesucristo como hijo de Dios, hijo adoptivo de José, de donde proviene su genealogía humana.

Que san José, modelo de padre y esposo, patrono de la Iglesia universal, ruegue por nosotros.

Dejar un comentario.