SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

GRATUITAMENTE HAN RECIBIDO ESTE PODER; EJÉRZANLO PUES, GRATUITAMENTE. (Mt. 10, 7-15)

Desde el día de nuestro bautizo, el día que recibimos la gracia de ser hijas e hijos adoptivos de Dios, fuimos ungidos con poder y de tal manera nos convertimos en reyes, profetas y sacerdotes tal como Cristo lo es.

Los dones recibidos por el Espíritu Santo son de manera gratuita, y el día de hoy, Jesús nos lo recuerda, todo lo que viene de Dios es gratuidad, es amor, es caridad.

Los servicios que como cristianos ofrecemos a la Iglesia, en nuestras comunidades parroquiales, inclusive en nuestras familias de carácter religioso no tienen un precio de manera económico. Todo lo bueno que Dios nos regala para servir a la sociedad y que hemos recibido de manera gratuita debemos ofrecerlo de la misma manera, gratuitamente.

Es penoso para un cristiano intentar enriquecerse a costas de la Iglesia, nuestra Iglesia está para servir a través de los dones que hemos recibido de parte de Dios. Inclusive, un profesionista cristiano católico está invitado a cobrar lo justo por su trabajo, con honestidad y sobre todo, practicando la caridad como objetivo principal de la Iglesia.

Las bendiciones se deben compartir con generosidad, si al recibirlas las guardamos para nosotros mismos, inclusive, las intentamos esconder, pecamos de egoístas. Las bendiciones debemos multiplicarlas para que la acción de Dios pueda llegar a más personas necesitadas de ellas.

Muchas veces caemos en el error de intentar hacer negocios con Dios, inclusive trueques; “Dios, si me concedes esto que pido, te prometo que hago esto”, “Si me ayudas, te enciendo una veladora, o me voy de rodillas”, etc. Dios no es un mercader que vende sus gracias, sus auxilios. Dios es un Dios de amor que todo lo da por amor.

Toda la acción salvífica de nuestro Señor Jesucristo es amor, el amor es gratuito, porque Dios es amor, y todo lo que se hace con amor, se hace con Dios.

Si todos nos damos la mano, no habrá manos pidiendo pan.

 

 

 

 

Dejar un comentario.