SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

ESTAR CON ÉL PARA SER COMO ÉL (Mc. 3, 13-19)

Aparece en este pasaje evangélico la elección que Jesús hace entre sus discípulos. La iniciativa parte siempre de Él. Elige a los que quiere; no se fija en méritos o estirpes exquisitas. Vemos bien en esta primera lista de los doce que, del grupo más amplio de discípulos, el Señor escoge con nombre y apellidos, y sabemos que en este grupo están el que lo negó, el publicano –pecador público-, el zelota que busca imponer el Reino por medio de la violencia, y finalmente el traidor que lo entregó. A todos los elige Jesús porque quiere, y ahí radica la mayor grandeza de los apóstoles y también la nuestra, su elección sobre nosotros.

Pero lo más importante de esta perícopa, me parece que es el para qué de la elección: para que estuvieran con Él. Convivir con Jesús, permanecer junto a Él, es la principal tarea que tienen los escogidos por el Señor. Porque sólo con un trato de intimidad podemos conocer en profundidad. Y, por otro lado, somos conocidos por el Señor, porque Él también permanece y está junto a nosotros.

Estar con Él, es el único medio de penetrar en el corazón del Señor, ese corazón ajustado en todo momento a la voluntad del Padre. Sólo estando con Él podemos adherirnos a Él, podemos reproducir en nosotros la imagen del Hijo para ser otros cristos en la tierra, aptos para ser enviados a predicar.

Necesitamos profundizar constantemente las primeras motivaciones de nuestro seguimiento de Cristo para crecer más y más en el conocimiento de su persona, su obra y su mensaje, así como en el amor y la fidelidad. En una palabra, siempre podemos avanzar en la larga aventura de la vocación cristiana al seguimiento de Jesús el mesías, el enviado del Padre, el misionero del Reino, el cordero inmolado en la cruz, el Señor resucitado y el dador del Espíritu a su Iglesia.

Jesús no escogió a las personas por lo que ellos eran. Él los escogió por lo que ellos podrían llegar a ser bajo su dirección. Señor, yo no soy nada extraordinario, sin embargo, tú me llamaste a estar contigo. Dame el coraje para servirte con una dedicación generosa.

 

Dejar un comentario.