SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

ÉL SE LEVANTÓ Y LO SIGUIÓ (Mt 9, 9-13)

¡Qué grande la misericordia de Dios! Y lo deja muy claro cuando llama a Mateo. El cobrador de impuestos era visto como un traidor para su pueblo, y en más de una ocasión tenía la facilidad para cobrar de más o tomar lo que no era suyo. Definitivamente Mateo no gozaba de alta estima entre los suyos.

Jesús lo miró y lo llamó. La única palabra fue “sígueme”, sin condición ni explicación. En cambio, Mateo sabía que seguirlo implicaba dejar la mesa de impuestos que era su vida, su comodidad y su pecado. Al levantarse, Mateo no lo hizo únicamente en el sentido físico, levantó la mirada al cielo, el corazón a Dios, su dignidad hacia el valor merecido y sus deseos hacia el único que puede colmarlos.

El llamado que Jesús nos hace para seguirlo es permanente, cada decisión y cada día son una nueva oportunidad para levantarnos y decir “quiero seguirlo”. El deseo sincero de la verdad, la búsqueda del bien de mi prójimo, el perdón y los gestos de amor son acciones sencillas y concretas que nos impulsan a dejar de lado la comodidad y las fallas, para avanzar en el camino de la santidad.

¿Cuáles son las comodidades que necesito dejar para seguirlo? ¿He escuchado hoy la voz de Dios invitándome a seguirlo? ¿Cómo? ¿Al seguir a Jesús soy capaz de dejar mis monedas en la mesa o prefiero llevarlas conmigo?

Que nuestro sincero deseo de conversión en el seguimiento de Cristo culmine haciendo que Dios venga a comer a nuestra casa, entre a nuestra comunidad y nos haga fuentes de misericordia.

Dejar un comentario.