SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

EL ESPÍRITU DEL SEÑOR ESTÁ SOBRE MÍ (Lc. 4, 14-22a)

Con la Fuerza del Espíritu, palabras con las que comienza este evangelio y en las cuales vale mucho la pena centrar nuestra atención. El Espíritu Santo es la Tercera Persona de la Santísima Trinidad y Jesús cuando afirma “El Espíritu del Señor está sobre Mí” es porque se reconoce como Hijo de Dios, ya que Dios es Creador y dentro de su creación estamos nosotros los seres humanos, privilegiados al ser sus hijos por adopción, y de tal modo, el día de nuestro bautismo recibimos al Espíritu Santo en plenitud.

La vida misma es Espíritu Santo, el soplo de vida que Dios nos regala día a día, aquello que nos permite respirar, ver, oír, sentir, reflexionar, etc. Simplemente todo aquello propio de la vida es Espíritu Santo, y no solamente los dones y frutos que aprendemos en el catecismo.

Jesús nunca dudó que estaba lleno del Espíritu Santo, y así como Él, nosotros nunca debemos dudar de la presencia de Dios en nuestras vidas, tú como hija e hijo de Dios estás lleno del Espíritu Santo, solo basta enfocar tu atención en tu respiración, que es posible gracias al don sagrado que es la vida, por eso, hasta nuestros días, la vida es un misterio que solo compete a Dios, que es el Creador.

Reconociendo que el Espíritu Santo nos acompaña siempre, y que cada despertar es un milagro de Dios en tu vida, que gracias al Espíritu Santo es que puedes seguir vivo y viva, que es el Espíritu el que te conecta con Dios y con el mundo entero que, gracias a Él, puedes admirar la creación, orar, bendecir y sobre todo, amar con el amor de Dios.

“Hoy es un buen día para reconocer que Dios vive en ti y decir confiadamente; el Espíritu de Dios está sobre mí.” Amén.

Dejar un comentario.