SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

DENLES USTEDES DE COMER (Mt. 14, 13-21)

En este lunes décimo octavo del tiempo ordinario encontramos en la liturgia el relato de la multiplicación de los panes, según san Mateo. Esta narración muestra la libertad que da Jesús para la creatividad de los discípulos, puesto que de por sí Él hubiera podido hacer cualquier milagro para alimentar a toda la multitud sin requerir ayuda de otras personas. Así nos enseña la importancia del trabajo de cada uno de nosotros para la edificación del Reino.

Desde la Jefatura de Desarrollo Integral, a través de sus diferentes coordinaciones, tratamos de buscar espacios en la vida de nuestra Institución para hacer presente nuestra fe y hacer viva nuestra característica de universidad católica. El gran problema y oportunidad radica en que un equipo de once personas difícilmente puede llegar hasta el último rincón de nuestra comunidad, hasta el último alumno, docente, administrativo y personal de mantenimiento. Lo anterior lo digo no por lavarnos las manos, sino porque los tiempos y las maneras hacen aquello algo imposible. De ahí la pregunta sobre cuántas personas de nuestra comunidad llegan, viven y se van sin haber recibido una probadita de lo que Dios les regala por medio de la Iglesia que vivimos en UNIVA.

Hoy te quiero proponer que nos unamos para trabajar en el mismo equipo de la fe. Como Jesús a los discípulos hoy yo te digo “dales tú de comer”. Que por tu presencia en medio de nosotros todos nos podamos nutrir con lo que Dios nos tiene preparado. Por ello te quiero mostrar algunas maneras de dar de comer a tus compañeros y alumnos (aunque no olvides que Cristo nos da la libertad de ser creativos y la confianza de ponerle nuestro sello a las cosas):

La mejor manera está en el encuentro de calidad. Date un momento del día para entablar un diálogo amable, sin distracciones ni ocupaciones, con alguna persona de tu alrededor. Conoce su historia, su realidad e inquietudes. Probablemente seas la única persona que hoy le muestre afecto o atención.

La oración es otro gran regalo. Sin decir una sola cosa puedes ofrecer una oración por alguien. Pide por aquello que necesite o simplemente pon al otro en manos de Dios. Podría ayudar que le preguntes si tiene alguna dificultad o necesita oración por algo en especial. Poner sus necesidades en la Eucaristía u ofrecer el rosario por el otro son por excelencia las mejores intercesiones.

Dispón algún momento con las personas de tu área o tus alumnos para hacer presente la fe, para reflexionar un tema a la luz de la Iglesia o para proponer actividades que abonen a nuestra identidad católica o a lo que el Evangelio propone. Si tienes dudas de cómo hacerlo, en el equipo de pastoral te podemos asesorar para combinar la fe con aquello a lo que tu área se dedica (hasta las finanzas y las tecnologías pueden ser iluminadas por Cristo).

Al final, la caridad, la fe y la esperanza son virtudes universales que siempre tendrán una manera de hacerse presentes, solo pon tu creatividad y disposición para que Dios actúe por medio de ti.

Dejar un comentario.