SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

CON LA MEDIDA QUE MIDAN LOS MEDIRÁN (Mt. 7, 1-5)

Un remedio tecnológico muy común para cuando no encontramos una dirección o estamos perdidos en una ciudad son las aplicaciones de “mapas” que nos permiten situarnos y retomar camino. Después de dar muchas vueltas y percibirse confundido ante tantos cruces de caminos, basta presionar la función “centrar” y uno puede ubicar con facilidad dónde se encuentra y hacia dónde se dirige.

Hoy la palabra de Dios nos invita a “situarnos” en nuestra propia realidad. Muy a menudo por darle salida al incómodo encuentro entre nuestros defectos y nosotros mismos, nos inclinamos a ver los defectos de los otros, curiosamente nos es más fácil, es casi casi nuestro hobbie, nuestro deporte.

Jesús nos dice hoy: “enfócate en ti mismo, en ti misma”, ocúpate de corregirte, no conoces el camino del otro, no conoces su realidad completa, pero sí que sabes la tuya.

Quizá más de alguno dirá, yo lo he hecho muchas veces, “pero qué pesada es fulanita, qué cansado tolerar a perenganito, que alguien le diga algo…”, y es verdad, la convivencia diaria es un reto que supera muchas veces nuestra paciencia.

Humanamente parece imposible no notar que los otros fallan, cristianamente todo toma una visión nueva, es una invitación constante a la caridad. Jesús es el primero en ponernos el ejemplo. No es una invitación a no reaccionar, inevitablemente reaccionamos. Es un llamado a empezar por nosotros, recordando que la mejor corrección fraterna es el ejemplo, quizá cuando nos corrijamos a nosotros en algo en específico, dejaremos ver esos mismos defectos en los otros por aquello que se dice vulgarmente: lo que te choca te checa.

Dejar un comentario.