SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

COMPROMISO HERMANOS, COMPROMISO (Lc. 11, 15-26)

Jesús “pasó por la vida haciendo el bien” (Hch 10,38), nos dice san Pedro y lo atestiguaban sus seguidores. Pero, los fariseos, escribas y demás autoridades judías se creían con el monopolio de la virtud. Y pensaban que aquella fama se les podía venir abajo ante la vida, obras y milagros de Jesús. Solución: desprestigiarlo, hablar mal de él y, llegado el momento, acabar con él.

El milagro que acaba de hacer lo atribuyen a Belzebú. El siempre buen Jesús no se enfada, y hasta trata de hablar con ellos intentando que recapaciten, abran los ojos y, sobre todo, el corazón, y acepten la evidencia.

Otros le piden “un signo en el cielo”, cuando él se lo acaba de ofrecer. Y no sólo eso, seguro que estaban al tanto de los signos que había hecho antes. Pero, obcecados y ciegos de corazón, sólo se ven a sí mismos. Y eso que Jesús, según el Evangelio, “hablaba con autoridad” (Mc 6,1-3), hablaba y obraba con credibilidad, pero ésta sólo la percibían los sencillos y limpios de corazón. Esta es la táctica eterna de las personas “tóxicas”, desprestigiar, demonizar al adversario, para convertirlo en enemigo y más fácilmente destruirlo. Jesús luchó contra el mal y a favor del bien, pero siempre con la verdad por delante y con misericordia y compasión. Y, todo el que no usa sus formas y actitudes, “está contra mí”, llega a decir hoy, “porque el que conmigo no recoge, desparrama”.

Como seguidores de Jesús no podemos ser neutrales, por no decir pasivos o ausentes, respecto de la misión del Evangelio de Cristo en el mundo. Nuestra fe, si de verdad la tenemos y la vivimos, nos compromete. Este compromiso libre y no coaccionado, brota de la vocación cristiana a la fe y al seguimiento del Mesías. Como Él, somos servidores del reino de Dios y de su palabra; y no podemos servirnos de ellos. Si Jesús vino a servir y no a ser servido, con cuánta mayor razón nosotros debemos hacer lo mismo.

Sólo se comprende bien aquello que uno ama y vive personalmente. Para conocer a una persona a la perfección hay que vivir y compartir la existencia con ella. Eso mismo sucede con Cristo. Para conocerlo y amarlo, para estar de su parte incondicionalmente no tenemos otro camino y posibilidad que la familiaridad con Él mediante la oración y la escucha de su palabra. Ésta nos invita a una continua y siempre inacabada conversión; así iremos venciendo con Jesús el mal que anida dentro de nosotros e impera a nuestro alrededor. Porque Cristo es el más fuerte.

Dejar un comentario.