SEDES
Colima Guadalajara Lagos de Moreno La Piedad León Puerto Vallarta Querétaro Tepic Uruapan Zamora Online
Bolsa de trabajo Bolsa de trabajo Portal de pago Online Biblioteca

English Assistance

¡ÁNIMO HIJO, TUS PECADOS TE SON PERDONADOS! (Mt. 9, 1-8)

El evangelio del día de hoy está lleno de motivación y esperanza. Podemos ver a un Jesús lleno de entusiasmo, que inyecta energía e impulsa para seguir caminando, para seguir viviendo.

El objetivo principal de Jesús no era hacer milagros, y no porque no pudiera hacerlos. Los milagros significan “El Reino de Dios” ya está entre nosotros, por tal motivo es importante no ver a Jesús exclusivamente como un hacedor de milagros, no. El objetivo de Jesús fue humanizarnos y de esa manera ser más divinos, para poder alcanzar la vida eterna.

Qué sentirías al escuchar al mismo Cristo decirte ¡Ánimo hijo, tus pecados te son perdonados! Creo que de manera espontánea podríamos responder como lo hacemos en misa Señor, no soy digno de que entres a mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme. Basta imaginarlo para que nuestro corazón se estremezca de amor y agradecimiento.

En realidad, esas palabras siempre las escuchamos después de una confesión en la boca del sacerdote confesor, es la motivación que recibimos de parte de Jesús que no se ancla en el pecado, todo lo contrario, no te condena, te limpia, te motiva a ser mejor, a estar más unido a Él. Te invita a perfeccionarte en el amor y en la caridad, te recuerda que hay una habitación en el cielo que te espera.

El perdón de Jesús es libertad, el pecado enferma y esclaviza. La misericordia libera, sana y cura todo lo que está enfermo, por eso, Jesús no se limita a perdonar los pecados del paralítico, Él siempre va más allá, le regala la sanación de su cuerpo, de su mente y de su espíritu. Jesús es integral, no deja nada a medias, todo lo hace en plenitud.

Que Jesucristo rico en amor y misericordia nos permita desear su perdón para que algún día podamos gozar de la eternidad prometida. «Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa».

 

Dejar un comentario.