NOTICIAS

Legado de Obama: el salto a una nueva era

09 de Nov de 2016 a las 00:20 |

1-portada
Barack Obama

Conforme nos acercamos a la recta final del año en curso y con las recientes elecciones en Estados Unidos, los reflectores mundiales han sido acaparados por el presidente electo, Donald Trump, y cada vez es menor es la atención que recibe el aún presidente, Barack Obama.

Entre el discurso nacionalista del triunfador republicano y la retórica social de Hillary Clinton, pareció cada vez menos importante analizar el balance que deja Obama después de ocho años como presidente y quien -para algunos detractores- por lo que más será recordado es por haber sido el primer presidente de origen afroamericano de Estados Unidos.

Poco después de las elecciones presidenciales de Estados Unidos en noviembre del 2008, la economía estadounidense, que venía en picada desde el año anterior, terminó de colapsar hasta llegar a lo que se conoce como la peor crisis financiera desde la Gran Depresión de los años treinta. Esta recesión económica jugó un papel importante en el fracaso de muchos negocios clave para el país, pero lo que parecía ser una tormenta perfecta para el entonces nuevo presidente Barack Obama se convirtió en una oportunidad idónea para brillar y demostrarles a los votantes por qué lo habían elegido a él para ocupar la silla presidencial, ya que un legado debe tener un balance entre lo que la gente sabe y siente, y entre el presente y el pasado.

Desde el punto de vista estético, hay algo en torno a la figura presidencial de Obama que nos remonta al pasado, desde sus lemas de campaña de “Esperanza” y “Cambio”; Barack Obama, el presidente número 44 de los Estados Unidos, hace él mismo un balance de su tiempo en oficina diciendo: "Los cambios nunca son fáciles y nunca rápido".

Según palabras del todavía mandatario estadounidense, uno de sus errores más grandes durante su primer periodo presidencial fue no haber logrado "contar la historia" acerca del cambio tan rápido que su administración estaba persiguiendo. Los mismos demócratas han criticado a Obama y sus aliados, por no haber promovido sus logros lo suficiente. Se dice que la Casa Blanca titubeó en este sentido, más específicamente en torno a la economía, ya que a pesar de que los indicadores económicos mostraban un crecimiento sostenido, muchos estadounidenses todavía se sentían en una incertidumbre financiera.

2-obama

Barack Obama ve al mundo en una encrucijada. En su última aparición antes de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, habló de una "paradoja" que determina el mundo de hoy. Por un lado, existe una mayor prosperidad y menos violencia que nunca. Por otro, prevalece en las sociedades globalizadas un alto grado de incertidumbre y lucha constante. El presidente Obama expresó su convicción de que los problemas urgentes del mundo podrían resolverse solo a través de la democracia y cooperación transfronteriza de las naciones. Obama cree que para la democracia y las sociedades abiertas contra el fundamentalismo y el populismo, el mundo es demasiado pequeño y demasiado interconectado para tener éxito a través de la separación y la exclusión.

También, dentro de la asamblea, habló desde el punto de vista institucional estadounidense diciendo que: “A pesar de un enorme progreso, mientras las personas pierden la confianza en las instituciones, gobernar es cada vez más difícil, y las tensiones entre países afloran más pronto”. Para Obama, en la actualidad, las sociedades del mundo están de cara a una nueva oportunidad: “Podemos optar por seguir adelante con un mejor modelo de cooperación e integración, o podemos retirarnos a un mundo agudamente dividido con el conflicto como instancia final, a lo largo de antiguas líneas de tribu, nación, religión y raza”.

4-obama

El presidente Barack Obama cree firmemente que así de imperfectos como son, los principios de la apertura de mercados y gobierno responsable, de la democracia y los derechos humanos, así como el derecho internacional, siguen siendo la base más firme para el progreso humano en este siglo. Él dice hacer este argumento, no basándose en teoría o ideología, sino en hechos que con demasiada frecuencia se olvidan en la inmediatez de los acontecimientos actuales.

Según historiadores como Stephen Walt, la presidencia de Barack Obama fue más restauradora que transformadora y fue más efectivo como un presidente “normal” al haber reivindicado a la función presidencial en una escala más humana. Walt dice que, como presidente, Obama mostró que gobernar eficientemente requiere deliberación cuidadosa, disciplina y la voluntad de tomar difíciles e imperfectas decisiones, y nos dejó observarlo hacer precisamente eso. Incluso cuando uno no estuviera de acuerdo con algunas de sus decisiones, se sabía que sus actos nunca fueron impulsivos o inconscientes. En el futuro, los historiadores le darán cada vez más crédito por eso.

Recientemente, Barack Obama propinó un golpe indirecto a la candidatura presidencial de Donald Trump, al haber dejado en claro que el presidente en turno no ve la solución de los problemas en ejecutar una “hipoteca de naciones”. Para Obama, “una nación rodeada por paredes se incluiría solo a sí misma”, refiriéndose a la intención de Donald Trump de construir un muro entre los Estados Unidos y México.

Fuentes de Consulta:
TheGuardian
HuffingtonPost
Politico
WashingtonTimes

Comentarios | Este es nuestro Aviso de Privacidad

Comentarios de Disqus