NOTICIAS

Guachimontones: “¿Qué hacemos para revertir el daño en la naturaleza?”

Mayte Aguilar, egresada UNIVA, junto con la fotógrafa y bióloga Eliza Grzybowska, llevaron a cabo el cortometraje "Guachimontones: los límites del hombre y la naturaleza", con el objetivo de dar a conocer las riquezas naturales y culturales del sitio y sus alrededores, para ayudar a preservar esta importante zona arqueológica jalisciense.

06 de Jul de 2016 a las 23:05 |

00mayte
Foto de Mayte Aguilar.

Lo apasionante de realizar un proyecto cinematográfico no es únicamente el producirlo o verlo proyectado en pantalla; también el aprendizaje y el descubrimiento personal, que son igualmente enriquecedores. Esto es parte de lo que Mayte Aguilar, egresada de la carrera de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de nuestra Casa de Estudios, platicó para Voces Univa, acerca de su proyecto cinematográfico Guachimontones: los límites del hombre y la naturaleza.

El cine, como forma del arte, tiene la cualidad y el potencial para convertirse en una herramienta de conciencia social. A través de trabajos de cortometraje documental, como Guachimontones: los límites del hombre y la naturaleza, podemos aprovechar el impacto del séptimo arte y atraer la atención hacia una problemática ambiental como la de la presa de la Vega, localizada en el municipio de Teuchitlán, Jalisco, a unos 64 kilómetros al oeste de Guadalajara. La presa de la Vega, que colinda con el antiguo asentamiento prehispánico de Guachimontones (el complejo más grande de la tradición Teuchitlán), registra índices de contaminación cada vez más altos, situación que repercute de manera directa en los pobladores de esta región.

Mayte Aguilar, realizadora audiovisual, junto con la fotógrafa y bióloga Eliza Grzybowska, decidieron unir esfuerzos para llevar a cabo este proyecto, con el objetivo de dar a conocer las riquezas naturales y culturales del sitio y sus alrededores, para ayudar a preservar esta importante zona arqueológica jalisciense. La idea de este proyecto surgió después de una charla entre Mayte y Eliza Mayte y Eliza acerca de la riqueza natural de esta región y de cómo es afectada por las actividades humanas con consecuencias como la contaminación generada en el sitio y cercanías como la Zona Metropolitana de Guadalajara, la implementación de monocultivos y el uso irracional de las tierras y las aguas con repercusiones en la pérdida de biodiversidad, razón por la cual se propusieron difundir, mediante un proyecto audiovisual, la riqueza natural de los ecosistemas de esta región.

Sin embargo, con el paso del tiempo, se dieron cuenta de la gran complejidad del problema, así como de las personas a las que afectaba, y eventualmente se convirtió en un cortometraje documental con el fin de crear conciencia acerca del impacto ambiental que está afectando a esta importante zona arqueológica y sus alrededores. “Primero, se propuso como un audiovisual sobre la riqueza natural; después, conforme fuimos conociendo la problemática del lugar, el proyecto se convirtió en un cortometraje documental”, confirma Mayte.

“El humano es un animal más de la naturaleza”: Mayte Aguilar

Durante cuatro meses visitaron el lugar para recabar información y sensibilizarse de la situación de Guachimontones. Se acercaron a la gente de la región mediante el diálogo continuo y directo, y así lograron establecer un vínculo que les permitió conocer a profundidad la situación. Esto se ve reflejado en la manera en la que las personas originarias de la región expresan ante las cámaras el orgullo y cariño por la tierra que los vio nacer, así como en su preocupación por el desgaste ecológico y las condiciones actuales de sus ecosistemas.

“El enfoque que le dimos a este trabajo de cortometraje documental es el de mostrar la relación actual del lugar con sus habitantes, para que el público que lo vea conozca cómo viven y trabajan estas personas (…), retratar el vínculo de los pobladores de la región con sus ancestros y cómo este define su comportamiento con su entorno y el respeto que le tienen a su historia. También intentamos mostrar, tanto los daños como los aspectos positivos de esta interacción del hombre con la naturaleza”.

Mayte menciona que con Guachimontones: los límites del hombre y la naturaleza, se busca plantear la reflexión sobre qué estamos haciendo como seres humanos para revertir el daño ocasionado en nuestros ecosistemas. Mayte puntualiza: “Como realizadoras, decidimos mostrar al humano como un animal más y no únicamente como el destructor y el culpable del deterioro y el mal uso de las tierras. A través de eso, se invita al espectador a reflexionar y percibirse a sí mismo como otra especie más del planeta que intenta sobrevivir dentro de este sistema, que no solamente tiene que ver con la naturaleza, sino también con los aspectos socio-políticos de la vida en la región. El objetivo es lograr que -a través de la autocritica- las personas cuestionen su rol en el deterioro ecológico y, al mismo tiempo, su posible aportación para aprovechar de mejor manera los recursos naturales de esta zona arqueológica y sus alrededores”.

Un reto personal

Guachimontones: los límites del hombre y la naturaleza, primer proyecto para Mayte de tipo cortometraje documental, fue todo un reto, ya que su experiencia como realizadora solamente se había enfocado a la ficción. Según comenta, uno de los principales aprendizajes que le dejó este proyecto fue el “saber cómo acercarme a las personas y entablar relaciones personales y profesionales para lograr esa empatía con la gente, para que compartan sus vivencias. También, el conocerme a mí misma a través de la autocrítica y del rol que tengo como persona en toda esta problemática de contaminación ambiental y mi rol profesional como documentalista”.

Además, resalta “el haber dejado atrás algunas ideas personales preconcebidas y paradigmas arraigados”, lo que le permitió contar de mejor manera todas estas historias de los habitantes del municipio de Teuchitlán, a través de la lente.

Por el tipo de documental y de público al que va dirigido, en este momento Guachimontones: los límites del hombre y la naturaleza se encuentra en convocatorias de festivales para ser exhibido. Por supuesto, se contempla proyectarla en la comunidad donde se llevó a cabo la producción, para exponerlo rodeado de todas las personas que formaron parte del documental.

Este proyecto de cortometraje documental contó con el apoyo del Programa de Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico de Jalisco (PECDA) en 2014. Poco después de haber obtenido esta beca, otorgada por la Secretaría de Cultura a Jóvenes Creadores, fue que se inició el proceso de producción.

A pesar de haber contado con el apoyo económico de distintos patrocinadores para la realización de este documental, Mayte considera que, en México, el cine es muy poco valorado y -en consecuencia- resulta complicado lograr que la gente se interese en apoyar este tipo de proyectos; no obstante, se logró generar los vínculos necesarios para llevar a cabo este trabajo cinematográfico. “Se debería apostar más por este tipo de proyectos porque ya de por sí es difícil ‘vender’ una idea para un filme a los potenciales auspiciadores de la importancia de realizar trabajos fílmicos que apoyen causas ambientales”, concluye.

Comentarios | Este es nuestro Aviso de Privacidad

Comentarios de Disqus