NOTICIAS

El diálogo internacional como fundamento para crear lazos de fraternidad y enriquecimiento cultural

Toda institución educativa, por naturaleza, tiene que ser una voz intelectual y social y debe tener también un compromiso.

30 de Aug de 2016 a las 23:35 |

0dr

Pareciera que, en medio de tanto movimiento en el mundo, nosotros como sociedad volviéramos a darle el justo valor a una palabra tan desgastada por todos: diálogo. A raíz de tantos disturbios mundiales, que incluyen muertes ocasionadas por guerras (locales o internacionales), y movimientos sociales y religiosos, entre otros, el diálogo emerge como ese tesoro tan preciado por todos, pero tan difícil de llevar a cabo. La única certeza es que el diálogo entre sociedades y naciones es tan necesario como comer.

Voces UNIVA platicó con el Dr. Mario Ortiz, Vicerrector de Asuntos Internacionales de la Universidad Católica de Estados Unidos y Miembro Correspondiente de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE), quien visitó nuestra Universidad en el marco del Verano Global.

¿Por qué es importante para una universidad la internacionalización?

Toda universidad, por definición y por la naturaleza del trabajo que hace, el cual está relacionado al conocimiento, tiene el rol de educar y formar profesionales y líderes y, por ello, resulta inevitable no mirar o no enfocarnos en actividades internacionales. Desde el punto de vista de nuestros objetivos académicos y los programas sociales que desarrollamos, es imposible estar ajenos a las influencias internacionales por ese intercambio de ideas. La internacionalización yo la defino como la utilización de todas esas influencias que ya existen para crear un plan y fijar prioridades y direcciones institucionales de manera estratégica.

En el caso de una universidad católica, ¿de qué manera puede contribuir al mundo bajo esa visión internacionalista?

Cuando hablamos de una universidad católica, es más evidente por lo que representa el concepto de “católico”, que -para mí- tiene un significado universal, una Iglesia universal. No podríamos pensar en una universidad católica mexicana que solo mire hacia adentro y se conciba solamente como una Iglesia o una universidad de México y fijar fronteras geográficas.
Si analizamos la historia de la Iglesia y la función de la educación católica, por ejemplo, los principios deben ser los mismos. El Vaticano no produce un documento para cada región más allá de las diferencias locales y las distintas realidades socioeconómicas y políticas y de otros tantos elementos y necesidades. Esto hace que las universidades tengan que adaptarse; sin embargo, los principios fundamentales continúan siendo los mismos.

¿En qué medida las universidades contribuyen a generar el diálogo entre diferentes religiones?

Tenemos que reconocer que el llamado al diálogo entre religiones no es algo tan reciente en la Iglesia, es algo que ha estado presente por muchos años. En estos momentos podemos hablar, por ejemplo, de las iniciativas específicas sobre el diálogo entre el Islam y el Cristianismo que corresponde a necesidades inmediatas, ya que hay un sentido de urgencia por reanudarlo para fortalecer el entendimiento de que vivimos en una comunidad de hermanos con diferente fe. El concepto de la tolerancia religiosa tiene una gran relevancia en la situación política actual por los actos de terror que estamos viendo alrededor del mundo, que nos hacen darnos cuenta de que estamos bajo una amenaza real.
El diálogo tiene como objetivo principal el educar y el concientizar, creando un entendimiento para, a partir de ahí, fundar la tolerancia religiosa.

¿Por qué es importante que una universidad católica se convierta en voz y de qué forma esto ayuda a generar un cambio en los ámbitos científico y social?

Toda institución educativa, por naturaleza, tiene que ser una voz intelectual y social y debe tener también un compromiso. Particularmente, en una universidad católica, por ejemplo en la UNIVA, tiene que ver con el compromiso y el rol de la institución, así como con el impacto que tiene en la sociedad. Por definición, la identidad católica tiene la responsabilidad de no ignorar la doctrina social de la Iglesia, y eso es una forma de impacto que se convierte y transforma en acción. La otra voz la forman las respuestas de las universidades como instituciones de conocimiento respecto a las inquietudes sociales, políticas e ideológicas del momento. No podemos tomar una actitud de indiferencia hacia ciertos debates sociales y no debemos olvidar tampoco que aparte de ser instituciones de cambio y servicio social, también somos instituciones de conocimiento y quehacer intelectual. Como institución católica, debemos encontrar esa voz intelectual que nos defina y distinga.

El diálogo como eje central es la clave para una armonía entre las diferentes religiones, y la internacionalización es el fundamento para crear lazos de fraternidad y enriquecimiento cultural en las instituciones del pensamiento.

mercado

¿Cómo aterrizar proyectos con funciones específicas por medio de la movilidad?

El aspecto de la movilidad, tanto estudiantil como de profesores, es un componente esencial en los procesos de internacionalización, pero existen otros tipos de colaboraciones en proyectos de investigación igual de importantes. Aquí en la UNIVA tenemos un ejemplo, que es el del Departamento de Investigación, el cual tiene un esquema muy ambicioso de integración de aspectos de impacto social, económico, comunitario e individual, que contempla diferentes unidades académicas e instituciones a nivel nacional e internacional. También podemos mencionar la creación del consorcio de universidades católicas, específicamente con el enfoque de la colaboración internacional. Una de las primeras iniciativas de este proyecto es promover una movilidad de profesores para, no solamente ejercer la docencia en otros lugares, sino también trabajar en conjunto a largo plazo en proyectos de colaboración de investigación, la cual -sin duda- va a representar una oportunidad de crecimiento para nuestras instituciones.

Perspectivas de colaboración entre la Universidad Católica de Estados Unidos en Washington y la UNIVA

Como cualquier aspecto de la vida, cuando uno inicia en el tema de las relaciones internacionales, esto implica un proceso de conocimiento que, en mi caso, comenzó con una reunión preliminar con el profesor Andrés Barba (UNIVA) y, como resultado de esa visita, se generó una relación de reciprocidad en el diálogo para tener un beneficio mutuo. Tras haber discutido y analizado las fortalezas y las áreas de crecimiento de ambas instituciones, este diálogo abrió la puerta a explorar ya concretamente las posibilidades de una visita de la UNIVA a Washington como continuación a este primer acercamiento que se tuvo aquí en Guadalajara.
Hemos hablado también de la posibilidad de intercambio, tanto de profesores como de estudiantes, así como de una potencial colaboración en programas de teología con la UNIVA o con otras universidades en México. También se contempló la creación de programas que se puedan desarrollar en Washington para estudiantes de esta Universidad y viceversa.

¿Existe algún programa enfocado a recuperar la identidad hispana de los estudiantes latinos de segunda o tercera generación en Estados Unidos?

Los cambios demográficos en Estados Unidos y el crecimiento de la población hispana a nivel nacional, así como el número de jóvenes católicos, van a definir el futuro de la Iglesia. Se estima que, en los próximos años, al menos un 25% de los nuevos estudiantes de las universidades será de origen hispano. Para nosotros, como universidad católica, esto es un tema fundamental, ya que este fenómeno tendrá un efecto significativo en el futuro de la institución. La universidad ha hecho esfuerzos para seguir alentando a más jóvenes latinos a estudiar en ella. Actualmente tenemos una población hispana de estudiantes de alrededor de 13% que participan en diferentes grupos como la Asociación de Estudiantes Latinos, que es uno de los colectivos culturales más importantes de la universidad. Tenemos también diferentes líneas de investigación en distintas áreas académicas del ámbito latino y latinoamericano.

colores

Se dice como un cliché que la experiencia internacional cambia la vida al abrir nuestras perspectivas; sin embargo, es algo real. El enviar a un estudiante de intercambio a otros países también implica el prepararlo, enfatizando la consejería académica, para que, previo a su experiencia de intercambio, se le enseñe a ver ese otro mundo y lo explore con los ojos bien abiertos. También es importante que se vea al mismo nivel de las demás personas; en otras palabras, no llegar con una perspectiva vertical en ningún sentido, sino manteniendo una apertura para que su experiencia en el exterior sea más provechosa y positiva.

Probablemente, algo en lo que muchas veces fallamos es que damos mucho énfasis a la preparación de programas en el exterior, tanto en el proceso de reclutamiento y orientación como de seguimiento durante su estadía en el extranjero, pero cuando el estudiante regresa ya no se hace mucho por ayudarle a aplicar esa experiencia en el resto de su carrera académica o para que se involucre en su comunidad o en algún organismo local y darle así continuidad a sus procesos de formación.

Comentarios | Este es nuestro Aviso de Privacidad

Comentarios de Disqus